La re­be­lión de los hin­ca­dos

Las pro­tes­tas de atle­tas en EU tie­ne una hon­da raíz en el en­car­ce­la­mient ma­si­vo e in­jus­to su­fri­do por los ne­gro

El Norte - - Opinión -

Más allá de la gue­rra que Do­nald Trump in­ven­tó contra ellos, los ju­ga­do­res de futbol ame­ri­cano que se hin­ca­ron du­ran­te la in­ter­pre­ta­ción del himno na­cio­nal rea­li­zan una pro­tes­ta jus­ti­fi­ca­da des­de ca­si cual­quier pun­to de vis­ta.

Los ne­gros en Es­ta­dos Uni­dos han su­fri­do un en­car­ce­la­mien­to ma­si­vo tan ca­ren­te de jus­ti­cia que só­lo se le pue­de com­pa­rar con la vir­tual es­cla­vi­tud que ocu­rrió des­pués de la Gue­rra Ci­vil me­dian­te le­yes que aco­ta­ron su li­ber­tad ci­vil.

La su­pues­ta “gue­rra contra las dro­gas”, de­cla­ra­da por Ro­nald Rea­gan, res­pon­dió só­lo a una pro­me­sa de cam­pa­ña de “ser du­ro contra el cri­men”, no al uso de co­caí­na en pie­dra que no era un pro­ble­ma en esa eta­pa, y el cual fue el mo­ti­vo pu­bli­ci­ta­rio de la gue­rra.

Pe­ro la jus­ti­cia pe­nal es un asun­to de los Es­ta­dos, ex­cep­to por los de­li­tos re­la­cio­na­dos con dro­gas, que ya es un asun­to fe­de­ral. Y es­ta “gue­rra” ha si­do el me­dio por el cual se re­di­se­ñó la cas­ta ra­cial exis­ten­te en vez de eli­mi­nar­la.

Hay que te­ner en cuenta que los tra­fi­can­tes y usua­rios de dro­gas ile­ga­les en Es­ta­dos Uni­dos se en­cuen­tran en nú­me­ros si­mi­la­res en­tre to­dos los gru­pos ra­cia­les, sien­do los jó­ve­nes blan­cos más pro­pen­sos que los ne­gros.

Gra­cias a la “gue­rra”, en 30 años la po­bla­ción car­ce­la­ria de Es­ta­dos Uni­dos se dis­pa­ró de 300 mil a más de 2 mi­llo­nes, ma­yor­men­te por de­li­tos re­la­cio­na­dos con dro­gas.

“Es­ta­dos Uni­dos tie­ne aho­ra la ma­yor ta­sa de en­car­ce­la­mien­to del mun­do, re­ba­san­do las ta­sas de ca­si cual­quier país desa­rro­lla­do in­clu­yen­do a Ru­sia, Chi­na, e Irán”, se­ña­la la in­ves­ti­ga­do­ra Mi­che­lle Ale­xan­der en “The New Jim Crow: En­car­ce­la­mien­to Ma­si­vo en la Era del Dal­to­nis­mo”.

Una se­rie de de­ci­sio­nes de la Su­pre­ma Cor­te es­ta­dou­ni­den­se ha­ce que ca­da vez sea más di­fí­cil desafiar un sis­te­ma pe­nal que a to­das lu­ces afli­ge más a los ne­gros y la­ti­nos. Por ejem­plo, es le­gal de­te­ner a un con­duc­tor ba­sán­do­se só­lo en su apa­rien­cia y es le­gal ha­cer una bús­que­da en el au­to con el “acuer­do” del con­duc­tor.

El len­gua­je de las le­yes que apo­yan es­tas ac­cio­nes no se­ña­lan mo­ti­vos ra­cia­les, pe­ro és­tos sí exis­ten y sus re­sul­ta­dos sí es­tán a la vis­ta.

En las pri­sio­nes es­ta­ta­les, los afro­ame­ri­ca­nos son en­car­ce­la­dos 5.1 ve­ces más que los blan­cos. En Io­wa, Nue­va Jer­sey, Min­ne­so­ta y Ver­mont, la ta­sa es 10 ve­ces más. En Mary­land, la po­bla­ción car­ce­la­ria es 72 por cien­to ne­gra.

De acuer­do con The Sen­ten­cing Pro­ject y la in­ves­ti­ga­do­ra Ale­xan­der, es­to se de­be al ses­go ra­cial de jue­ces y po­li­cías, sen­ten­cias ex­tre­mas pa­ra cual­quier de­li­to re­la­cio­na­do con dro­gas, des­ven­ta­jas es­truc­tu­ra­les que afec­tan a los ne­gros an­tes de in­gre­sar al sis­te­ma pe­nal, el po­der ca­si to­tal de los fis- ca­les en un jui­cio, y la in­de­fen­sión de la ma­yo­ría de los acu­sa­dos la­ti­nos y ne­gros.

Bo­tón de mues­tra: si una per­so­na ne­gra es arres­ta­da por lle­var una do­sis per­so­nal de ma­ri­gua­na, y lue­go cae por lle­var la mis­ma más cual­quier otra dro­ga de uso per­so­nal, son “tres stri­kes” que im­pli­can unos 15 años de cár­cel, a pe­sar de que el de­li­to no in­vo­lu­cra vio­len­cia.

Si el Fis­cal ofre­ce re­du­cir la sen­ten­cia a sie­te años, an­tes del jui­cio, el arres­ta­do ge­ne­ral­men­te acep­ta. Des­pués de ser li­be­ra­da, es­ta per­so­na no pue­de vo­tar, no pue­de ad­qui­rir vi­vien­da de ti­po so­cial y tie­ne que in­di­car en so­li­ci­tu­des pa­ra un tra­ba­jo que es un ex reo.

El ex reo ne­gro es más pro­pen­so a man­te­ner un con­tac­to con sus hi­jos que los pa­dres de cual­quier otro gru­po ét­ni­co, pe­ro le es in­fi­ni­ta­men­te di­fí­cil es­ta­ble­cer un ho­gar por las tra­bas le­ga­les que le ata­ñen.

El “en­tre­te­ni­mien­to” en Es­ta­dos Uni­dos con­tri­bu­ye fuer­te­men­te a con­tem­plar a es­ta per­so­na co­mo un cri­mi­nal, a es­tig­ma­ti­zar­la co­mo un ser pe­li­gro­so, desem- plea­do, mal pa­dre, au­sen­te en la fa­mi­lia, y los me­dios se­ña­lan es­ta au­sen­cia ma­si­va co­mo si fue­ra un fe­nó­meno de­bi­do a la ra­za y no a una ma­si­va in­jus­ti­cia del sis­te­ma le­gal es­ta­dou­ni­den­se.

“Nues­tros com­pa­trio­tas blan­cos no nos com­pren­den. Son ex­tra­ños a nues­tro ca­rác­ter, ig­no­ran­tes de nues­tra ca­pa­ci­dad, in­cons­cien­tes an­te nues­tra historia y pro­gre­so... al­za­mos la ca­be­za... contra la in­fluen­cia mar­chi­tan­te del des­dén y des­pre­cio de una na­ción”, es­cri­bió el lí­der abo­li­cio­nis­ta ne­gro Fre­de­rick Dou­glass en 1853. Son pa­la­bras que se vi­ven hoy co­mo en­ton­ces.

Ro­di­lla al sue­lo, ¡a hin­car­se!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.