Un sano equi­li­brio

Los di­ne­ros a los par­ti­dos no de­ben ser tan es­ca­sos que pue­dan ha­cer­se de re­cur­sos ilí­ci­tos ni tan ex­ce­si­vos que los ha­gan oca­sión de lu­cro per­so­nal.

El Norte - - Opinión -

Ten­di­dos en el tá­la­mo nup­cial es­ta­ban los re­cién ca­sa­dos, dis­pues­tos ya a la dul­ce en­tre­ga que con­su­ma el ma­tri­mo­nio tan­to en los tér­mi­nos del Có­di­go Ci­vil co­mo del De­re­cho Ca­nó­ni­co ecle­sial. El enamo­ra­do no­vio em­pe­zó con ter­nu­ra las ac­cio­nes. Le pre­gun­tó, amo­ro­so, a su tí­mi­da dul­ci­nea: “¿De quién han si­do siem­pre es­tos oji­tos?”. “Tu­yos, mi amor” –con­tes­tó ella. “Y es­ta na­ri­ci­ta ¿de quién ha si­do siem­pre?”. “Tu­ya tam­bién, mi cie­lo”. Lo uren­te del momento y la ar­do­ro­sa lla­ma del ins­tin­to hi­cie­ron que el apa­sio­na­do ga­lán abre­via­ra el in­te­rro­ga­to­rio. Se sal­tó bas­tan­tes par­tes; echó a ro­dar to­da me­su­ra y pre­gun­tó, vehe­men­te: “Y es­tas co­cho­to­tas ¿de quen han si­do siem­pre?”. Ella, en­ton­ces, res­pon­dió con in­só­li­ta fran­que­za. “Es­tas co­cho­to­tas han si­do de Pe­dro, Juan y va­rios; pe­ro la na­ri­ci­ta y los oji­tos han si­do só­lo tu­yos”... Co­noz­co dos sa­bro­sos di­chos me­xi­ca­nos, am­bos per­te­ne­cien­tes a la re­li­gio­si­dad del pue­blo. El uno in­ci­ta a la mu­ni­fi­cen­cia; el otro ex­hor­ta a la mo­ri­ge­ra­ción. Di­ce el pri­me­ro: “¡Échen­le co­pal al san­to, aun­que le ju­meen las bar­bas!”. Re­za el se­gun­do: “Con tien­to, san­tos va­ro­nes, que el Cris­to es­tá apo­li­lla­do”. En­tre una y otra de esas opues­tas ac­ti­tu­des po­de­mos po­ner la ex­pre­sión ho­ra­cia­na tan usa­da –y tan mal tra­du­ci­da ca­si siem­pre– que acon­se­ja una “au­rea me­dio­cri­tas” co­mo fór­mu­la de buen vi­vir. To­dos los ex­tre­mos son ma­los, en­se­ña la fi­lo­so­fía par­da. “Au­rea me­dio­cri­tas” no es do­ra­da me­dio­cri­dad; es do­ra­do jus­to me­dio que nos ale­ja de per­ni­cio­sos ex­tre­mis­mos. Mi opi­nión so­bre el fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co de los par­ti­dos es que los di­ne­ros que se les han de en­tre­gar no de­ben ser ni tan es­ca­sos que los pon­gan en el tran­ce de alle­gar­se re­cur­sos ilí­ci­tos ni tan ex­ce­si­vos que ha­gan de esos par­ti­dos oca­sión de lu­cro per­so­nal pa­ra mer­ca­de­res de la po­lí­ti­ca, lo cual pro­vo­ca el jus­to enojo de la co­mu- ni­dad. Se de­be bus­car un sano equi­li­brio que si­túe a los par­ti­dos en la hon­ra­da me­dia­nía re­pu­bli­ca­na pre­di­ca­da por don Be­ni­to Juá­rez, que lo mis­mo ale­ja de una po­bre­za me­nes­te­ro­sa que de una in­sul­tan­te opu­len­cia. Eso, con una es­tre­cha vi­gi­lan­cia so­bre la pro­ce­den­cia de los re­cur­sos par­ti­dis­tas, ayu­da­rá a evi­tar los abu­sos de­ri­va­dos de una par­ti­do­cra­cia to­do­po­de­ro­sa que en ho­ra ma­la se ins­tau­ró en nues­tro País, y que hoy por hoy do­mi­na la vi­da pú­bli­ca de Mé­xi­co... Don Al­gón en­tre­vis­ta­ba a la lin­da chi­ca que pe­día el pues­to de se­cre­ta­ria. “Dí­ga­me, se­ño­ri­ta Ro­si­bel. ¿Cuál di­ría us­ted que es su prin­ci­pal ha­bi­li­dad?”. Ella pre­gun­tó a su vez con in­si­nuan­te tono: “¿En la ofi­ci­na o fue­ra de ella?”... El va­que­ro de ro­deo le di­jo con jac­tan­cia a la avis­pa­da chi­ca que be­bía su co­pa en el bar: “Soy de Te­xas, pre­cio­sa, don­de los hom­bres son hom­bres y las mu­je­res son mu­je­res”. “¿Ah, sí? –se in­tere­só ella–. ¿Y en cuál de los dos ban­dos te si­túas?”... La es­po­sa de Usu­rino Ma­ta­tías le con­tó a una ami­ga: “La se­ma­na an­te­pa­sa­da mi ma­ri­do y yo co­mi­mos po­llo, y lo mis­mo la se­ma­na pa­sa­da y és­ta”. Co­men­tó la ami­ga: “En­ton­ces tu es­po­so no es tan ava­ro co­mo di­cen”. Acla­ró la se­ño­ra: “Es el mis­mo po­llo”... El em­plea­do del cen­so llegó a una gran­ja y fue re­ci­bi­do por un ni­ño que an­da­ba per­si­guien­do pa­ja­ri­llos con su ti­ra­chi­nas, hu­le­ra, re­sor­te­ra o ti­ra­dor. Le pre­gun­tó: “¿Es­tá tu pa­dre?”. “No –res­pon­dió el pe­que­ño–. Se fue de pes­ca. Eso es lo que le gus­ta ha­cer”. “¿Y tu ma­má?”. “Tam­po­co es­tá –di­jo el chi­qui­llo–. Fue de com­pras al pue­blo. Eso es lo que le gus­ta ha­cer”. Qui­so sa­ber el del cen­so: “¿Hay aquí al­gu­na per­so­na ma­yor?”. “Mi her­ma­na” –re­pli­có el cha­ma­qui­to. Pi­dió el vi­si­tan­te: “¿Pue­do ha­blar con ella?”. Le in­for­mó el ni­ño: “Se­gu­ra­men­te es­tá en el gra­ne­ro con su no­vio. Só­lo hay dos co­sas que le gus­ta ha­cer, y la te­le es­tá apa­ga­da”... FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.