No­so­tros los ‘ton­tos’

De ca­ra a la po­lí­ti­ca, no de­ja­mos de equi­vo­car­nos in im­por­tar nues­tra edad.

El Norte - - Opinión - El au­tor es maes­tro en Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca y Po­lí­ti­ca Pú­bli­ca por el Tec de Mon­te­rrey.

To­dos sa­be­mos que en la po­lí­ti­ca –so­bre to­do la me­xi­ca­na– cual­quier co­sa es vá­li­da por de­ba­jo de la me­sa y em­pre se ha­cen co­sas de lo más su­cias.

Sin em­bar­go, la de­ci­sión del Tri­bu­nal Ele­cral fe­de­ral de in­cor­po­ra­ra Jai­me Ro­drí­guez n la bo­le­ta, re­ba­só cí­ni­ca­men­te los lí­mi­tes e lo to­le­ra­ble y des­gra­cia­da­men­te nos con­ma el tris­te y de­ca­den­te fu­tu­ro po­lí­ti­co de ues­tro País.

A par­tir de las du­das que nos plan­teó el ibu­nal al pre­miar a un tram­po­so –y a una am­po­sa, pa­ra ser in­clu­yen­tes– es que uno mien­za a des­con­fiar y por­fía en ne­gar cua­luier po­si­bi­li­dad de un me­jor des­tino.

No des­cu­bro el hi­lo ne­gro ni abro un co­fre ue con­tie­ne una gran re­ve­la­ción cuan­do dio que aquí siem­pre triun­fa la ile­ga­li­dad, que ab­sur­do es la nor­ma y que el más tram­po­so gu­lar­men­te triun­fa.

Es por ello que, sin­ce­ra­men­te, me es imo­si­ble ob­ser­var un pa­no­ra­ma alen­ta­dor pa­ra ues­tro País, por­que, ade­más de que las ins­ti­cio­nes no sir­ven co­mo con­tra­pe­so a los in­re­ses de ac­to­res y par­ti­dos po­lí­ti­cos –co­mo Tri­bu­nal Elec­to­ral y mu­chas otras más–, nguno de los can­di­da­tos es­tá a la al­tu­ra de que el País ne­ce­si­ta.

Ni con Jo­sé An­to­nio Mea­de con to­da su gran pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca y su sol­ven­te ca­rre­ra en el ser­vi­cio pú­bli­co, pe­ro co­bi­ja­do por una hor­da de­bri­bon­cil los y ru­fia­nes; ni con Ri­car­do A na y aquea fuer­za de en­ga­ñar y pi­so­tear a sus co­rre­li­gio­na­rios y re­nun­cia­ra sus su pues­tas con­vic­cio­nes, se em­bar­có en un pro­yec­to po­lí­ti­co sin uni­dad de man­do ni coor­di­na­ción ideo­ló­gi­ca y ter­mi­nó des­fon­dan­do a su par­ti­do, y me­nos, mu­cho me­nos, con An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, que es­tá so­bra­do de pro­pues­tas ab­sur­da se irrea­li­za­bles y cu­yos úni­cos ac­ti­vos va­lio­sos son el ca­ris­ma pos­ti­zo–cons­trui­do es­tra­té­gi­ca­men­te pa­ra las en­tre­vis­tas y la in­ter­ac­ción en re­des so­cia­les– y la gran elo­cuen­cia de Ta ti a na C lo ut­hier,por­cier to, com­pro­me­ti­da con el lo­pe­zo­bra­do­ris­mo a tra­vés de su inclusión en la lis­ta de can­di­da­tos a dipu­tados plu­ri­no­mi­na­les de Mo­re­na.

Jai­me Ro­drí­guez y Mar­ga­ri­ta Za­va­la son can­di­da­tos sin po­si­bi­li­da­des reales y só­lo sir­ven de pa­ra­pe­to a los in­tere­ses de­lPRIy­deM ea de.

En la mis­ma sin­to­nía de tram­pas y re­so­lu­cio­nes ab­sur­das, que a na­die sor­pren­da si en es­tos días in­clu­yen a Ar­man­do Ríos Pi­ter en la bo­le­ta.

La po­lí­ti­ca nos ha he­cho tan­to da­ño que ha lle­ga­do al pun­to de men­guar nues­tra fa­cul­tad de re­be­lión de la mis­ma for­ma en que la in­tem­pe­rie oxi­da el hie­rro.

Lo peor de to­do es que ha pro­vo­ca­do que aho­ra mu­chas per­so­nas vean aLó pez Obra­dor co­mo la so­lu­ción a to­dos los ma­les.

Fran­ca­men­te no creo que es­te per­so­na­je, con­sue­lo de la de­ma­go­gia, va­ya a con­ver­tir a Mé­xi­co en Ve­ne­zue­la. El pro­ble­ma es que ca­da una de sus pro­pues­tas de po­lí­ti­ca pú­bli­ca son una erran­cia sin fin por ob­so­le­tas, ca­du­cas y re­pre­sen­ta­ti­vas de un Mé­xi­co de ha­ce 50 años.

Re­pa­se­mos la historia de nues­tro País y vea­mos si exis­te al­gún triun­fo, o por lo me­nos al­go que nos enor­gu­llez­ca, he­cho por la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos.

Por ello, no hay ar­gu­men­tos con­tun­den­tes que nos ase­gu­ren que las co­sas aho­ra se­rán di­fe­ren­tes. Aca­so que­rrán apli­car­nos la má­xi­ma aque­lla del ga­to­par­dis­mo: cam­biar pa­ra que to­do si­ga igual que siem­pre.

La po­lí­ti­ca me­xi­ca­na es­tá he­cha pa­ra que quie­nes sir­ven a ella se en­ri­quez­can a man­sal­va, al gra­do de que nin­gún po­lí­ti­co se ne­ga­ría a car­gar el pe­sa­do lastre del des­ho­nor si eso im­pli­ca lle­nar­se los bol­si­llos.

Cier­to es que pa­ra ga­nar ex­pe­rien­cia a ca­da uno nos to­ca equi­vo­car­nos. Es­to quie­re de­cir que mien­tras más ex­pe­ri­men­ta­dos y sa­bios lle­ga­mos a ser de vie­jos, más “ton­tos” fui­mos de jó­ve­nes.

El pro­ble­ma es que pa­sa el tiem­po e in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tra edad no de­ja­mos de equi­vo­car­nos, por lo tan­to, no de­ja­mos de ser ton­tos.

La cul­pa no es to­da nues­tra por­que con es­tos can­di­da­tos :¿ cuán­do de­ja­re­mos de ser­lo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.