Pri­mer de­ba­te

El de­ba­te del do­min­go, lleno de re­glas om­pli­ca­das, pue­de aca­bar en bos­te­zo.

El Norte - - Opinión - ORGE ALCOCER inion@el­nor­te.com

Del pri­mer de­ba­te en­tre can­di­da­tos pre­si­den­cia­les (1994), si al­gún reuer­do que­da es la con­tun­de­na con la que Die­go Fer­nán­dez e Ce­va­llos ga­nó des­de el prier round y así se gran­jeó la ayo­ri­ta­ria apro­ba­ción de los le­vi­den­tes.

En 2000 una que­ja del can­da­to del PRI, por agre­sio­nes rba­les del can­di­da­to pa­nis­ta, e apro­ve­cha­da por és­te pa­ra spon­der con du­ras pa­la­bras y anar el de­ba­te; del se­gun­do dea­te de aquel año na­die se acue­ra, al igual que del rea­li­za­do en 006. En 2012 lo re­cor­da­ble fue

va­po­ro­so ves­ti­do blan­co de la de­cán.

La in­fluen­cia de los de­ba­tes n la de­ci­sión de vo­to del elec­to­do ha si­do mo­ti­vo de in­ves­ti­gao­nes y dis­cu­sio­nes des­de que n 1960 Richard Ni­xon y John F. en­nedy pro­ta­go­ni­za­ron el prie­ro trans­mi­ti­do en vi­vo por la Vy que a de­cir de la pren­sa del a si­guien­te ga­nó el de­mó­cra­ta.

Des­de en­ton­ces el post­de­baes tan im­por­tan­te, o más, que ocu­rri­do en los mi­nu­tos que a ua­dro usa ca­da can­di­da­to. Nae sa­be a cien­cia cier­ta si fue el eba­te y su re­sul­ta­do lo que llea Ken­nedy a la Ca­sa Blan­ca, o de­ci­si­vo fue­ron los ma­pa­ches elec­to­ra­les que en Mas­sa chus etts, su­pues­ta­men­te, em­ba­ra­za­ron las ur­nas y al­te­ra­ron ac­tas, se­gún de­nun­ció Ni­xon.

Co­mo es usual en otras la­ti­tu­des, de 1994 a 2006, en Mé­xi­co, el for­ma­to y con­duc­to­res de los de­ba­tes fue­ron de­ci­di­dos por ne­go­cia­do­res de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, con el res­pal­do téc­ni­co de la CIRT y la mí­ni­ma in­ter­ven­ción del IFE.

En ese en­ton­ces no ha­bía más res­tric­ción pa­ra rea­li­zar y di­fun­dir en­cuen­tros, o en­con­tro­na­zos, de ese ti­po, que el in­te­rés de los con­ce­sio­na­rios pri­va­dos de la TV o la ra­dio y la dis­po­si­ción de los can­di­da­tos de acu­dir, pe­ro no hu­bo ni uno ni lo otro.

Con la re­for­ma elec­to­ral de 2014 el INE asu­mió la in­gra­ta ta­rea no só­lo de ha­cer po­si­ble la trans­mi­sión de los de­ba­tes, sino de me­ter su cu­cha­ra en el for­ma­to y la de­ci­sión so­bre los con­duc­to­res, fa­cul­ta­des que es­tre­na es­te año. Las con­se­cuen­cias es­tán a la vis­ta.

Ape­nas ayer el Con­se­jo Ge­ne­ral del INE apro­bó el acuer­do pa­ra re­gu­lar el for­ma­to y apro­bar los con­duc­to­res del de­ba­te del do­min­go. El ines­pe­ra­do in­gre­so de Jai­me Ro­drí­guez a la con­tien­da vino a des­ajus­tar lo pre­via­men­te acor­da­do y obli­gó M.A. KLAVELO a nue­vas dis­cu­sio­nes y con­fron­ta­cio­nes.

Uno de los con­duc­to­res, Ser­gio Sar­mien­to, fue ve­ta­do por el re­pre­sen­tan­te de “El Bron­co”, con el ar­gu­men­to de que ha­bía es­cri­to y opi­na­do con­tra su can­di­da­to. El ve­to no pros­pe­ró y De­ni­se Maer­ker, Azu­ce­na Ures­ti y Sar­mien­to se­rán los con­duc­to­res.

No ca­be es­pe­rar mu­cho del pri­mer de­ba­te de es­te año. El nú­me­ro de can­di­da­tos, 5, más el de con­duc­to­res, 3, no au­gu­ra un en­cuen­tro ágil, mu­cho me­nos en­tre­te­ni­do y en la TV si no hay eso lo que hay es bos­te­zo, du­ran­te ca­si dos ho­ras, que qui­zá se­rá in­te­rrum­pi­do por la pre­vi­si­bles agre­sio­nes de “El Bron­co” en con­tra de Ló­pez Obra­dor o la ex­pec­ta­ti­va de que en al­gún mo­men­to Mar­ga­ri­ta Za­va­la lo­gre po­ner en en­tre­di­cho a Ri­car­do Ana­ya; el pla­to de la ven­gan­za, ade­más de frío, en la pan­ta­lla chi­ca es más sa­bro­so.

Al nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes hay que agre­gar re­glas in­ne­ce­sa­ria­men­te com­pli­ca­das, que pue­den pro­vo­car tro­pie­zos de los con­duc­to­res y re­cla­mos de los can­di­da­tos; bus­can­do fres­cu­ra y agi­li­dad, lo que hi­cie­ron los con­se­je­ros del INE fue com­pli­car lo que por su na­tu­ra­le­za de­be­ría ser sen­ci­llo. Ron­das de in­ter­ven­cio­nes, con tur­nos al­ter­na­dos, es lo usual, aquí y en Chi­na.

Coin­ci­do con lo di­cho por Die­go Fer­nán­dez de Ce­va­llos: “No es po­si­ble un torneo de aje­drez o de esgrima, o un buen de­ba­te po­lí­ti­co te­le­vi­sa­do, con más de dos com­pe­ti­do­res” (Re­vis­ta R, 15 de abril).

Lo peor es que un pri­mer de­ba­te abu­rri­do se tra­du­ci­rá en de­sin­te­rés del pú­bli­co en los dos si­guien­tes. Que­da la es­pe­ran­za de ver al­gún post­de­ba­te en­tre­te­ni­do, pe­ro du­do que sean mu­chos los que aguan­ten se­guir vien­do la te­le.

Qui­zá, co­mo en otros te­rre­nos, es­ta nue­va ex­pe­rien­cia ha­brá de ser­vir pa­ra que, den­tro de seis años, otros bus­quen la cua­dra­tu­ra al círcu­lo, que so­la la ten­drá cuan­do se acep­te que el tan­go del de­ba­te po­lí­ti­co, pa­ra ser vis­to­so, se bai­la en­tre dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.