El otro can­di­da­to

En el “re­fe­rén­dum” que es la elec­ción, Pe­ña y el PRI ven le­ja­na la vic­to­ria. “To­das las en­cues­tas ne­ga­ti­vas son fa­ke news”. Do­nald Trump

El Norte - - Opinión - SER­GiO SAR­miEn­tO www.ser­giosar­mien­to.com ARRE­BA­TA­DOS

Hay otro can­di­da­to y no es ni “El Bron­co” ni “El Ja­guar”. No es­tá en la bo­le­ta, pe­ro su pre­sen­cia es­tá mar­cano la elec­ción. Se lla­ma En­ri­que Pe­ña Nie­to.

To­da elec­ción es un re­fe­rén­dum so­bre el obierno en fun­cio­nes. En es­te año, el Go­bie­ro fe­de­ral lo es­tá per­dien­do.

Pe­ña Nie­to tie­ne la apro­ba­ción pre­si­de­nal más ba­ja en la historia. En fe­bre­ro re­gi­sa­ba una ci­fra de ape­nas 21 por cien­to. En mis­mo mes de su úl­ti­mo año de Go­bierno, li­peC al de­rón te­nía 52, Vicente Fox 63, Eres to Ze­di­llo 62 y Car­los Sa­li­nas 70 por cien­to on­sul­ta Mi­tofsky).

Pe­ña Nie­to no ga­nó la Pre­si­den­cia con n man­da­to abru­ma­dor: ob­tu­vo só­lo 38.2 por en­to del vo­to. Sin em­bar­go, en sus pri­me­ros eses en el po­der lo­gró ci­fras ra­zo­na­bles de opu­la­ri­dad. En di­ciem­bre del 2012, al asu­mir car­go, su apro­ba­ción era de 54 por cien­to y bió a 57 en ma­yo del 2013.

A ni­vel in­ter­na­cio­nal lo­gró el Me xi can­moent. Me­dios co­mo el F in an­ci al Ti­mes, el New rk Ti­mes, el Wall Street Jour­nal, Le Mon­de The Eco­no­mist aplau­die­ron las re­for­mas es- truc­tu­ra­les. La re­vis­ta Ti­me pu­bli­có una por­ta­da con su fo­to y el tí­tu­lo “Sal­van­do a Mé­xi­co”.

La po­pu­la­ri­dad del Pre­si­den­te em­pe­zó a ba­jar a par­tir de agos­to del 2013, pe­ro aun así man­te­nía ni­ve­les ra­zo­na­bles. To­da­vía en agos­to del 2014, en vís­pe­ras de su Se­gun­do In­for­me de Go­bierno, su apro­ba­ción era de 47 por cien­to.

A par­tir de ese mo­men­to em­pe­zó una de­cli­na­ción gra­dual, pe­ro sos­te­ni­da, que al­can­zó su ni­vel más ba­jo en fe­bre­ro del 2017, 17 por cien­to, in­me­dia­ta­men­te des­pués del ga­so­li­na­zo.

¿Por qué un Pre­si­den­te al que to­do le sa­lía bien em­pe­zó a caer en po­pu­la­ri­dad? Dos acon­te­ci­mien­tos pa­re­cen ha­ber mar­ca­do el ini­cio de es­ta caí­da. El pri­me­ro fue el se­cues­tro y apa­ren­te ho­mi­ci­dio de 43 nor­ma lis­tas de Ayot­zi­na­pa en Igua­la la no­che del 26 al 27 de sep­tiem­bre del 2014. El se­gun­do, la re­ve­la­ción por Car­men Aris­te­gui de que una ca­sa ex­tra­or­di­na­ria­men­te her­mo­sa de la Pri­me­ra Da­ma, An­gé­li­ca Ri­ve­ra, le ha­bía si­do ven­di­da por un con­tra­tis­ta gu­ber­na­men­tal, Gru­po Hi­ga.

Es­tos he­chos sir­vie­ron pa­ra re­sal­tar dos ten­den­cias de fon­do. Una era la per­sis­ten­cia y el cre­ci­mien­to de la vio­len­cia; la otra, la co­rrup­ción, que pa­re­ce ha­ber­se ex­ten­di­do co­mo tu­mor en me­tás­ta­sis por el País.

Pe­ña Nie­to, cons­cien­te de su im­po­pu­la­ri­dad per­so­nal y la del PRI, op­tó por es­co­ger a un can­di­da­to pre­si­den­cial que no es miem­bro del par­ti­do. Jo­sé An­to­nio Mea­de tie­ne una ima­gen lim­pia; pe­ro en lu­gar de que ha­ya limpiado la ima­gen del PRI, los cues­tio­na­mien­tos a Pe­ña Nie­to lo han afec­ta­do y man­te­ni­do en un le­jano ter­cer lu­gar en las en­cues­tas.

El des­plo­me de la po­pu­la­ri­dad de Pe­ña Nie­to pa­re­ce pro­duc­to de un fra­ca­so de co­mu­ni­ca­ción. Las re­for­mas es­truc­tu­ra­les han si­do en bue­na me­di­da po­si­ti­vas. La fi­nan­cie­ra ha im­pul­sa­do un fuer­te cre­ci­mien­to del cré­di­to, la de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ha ge­ne­ra do ma­yor com­pe­ten­cia y ba­jas de pre­cios, la la­bo­ral ha ayu­da­do a que el em­pleo for­mal crez­ca más que la eco­no­mía, la fis­cal por lo me­nos re­cau­dó más di­ne­ro.

El Go­bierno, sin em­bar­go, no ha sa­bi­do ex­pli­car ni las re­for­mas ni sus po­lí­ti­cas. La re­for­ma ener­gé­ti­ca, por ejem­plo, ha ge­ne­ra do un in­cre­men­to muy im­por­tan­te en las in­ver­sio­nes en el sec­tor, pe­ro pa­ra la gen­te co­mún y co­rrien­te es la res­pon­sa­ble del ga­so­li­na­zo de enero del 2017 y por lo tan­to inacep­ta­ble.

El otro can­di­da­to, es cier­to, no es­tá en la bo­le­ta, pe­ro se ha con­ver­ti­do en el lastre prin­ci­pal al que se en­fren­ta el can­di­da­to del Go­bierno.

El vier­nes 13 por la no­che me fue arre­ba­ta­do un ce­lu­lar mien­tras es­pe­ra­ba un Uber en el cen­tro de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Cuan­do co­men­té el ca­so ayer por ra­dio, una com­pa­ñe­ra di­jo que el su­yo le fue arre­ba­ta­do en el Me­tro y de in­me­dia­to em­pe­za­ron a lle­gar re­por­tes de otras per­so­nas que han su­fri­do el mis­mo ro­bo. Es una epi­de­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.