Naim na­da...

La de­fen­sa de Car­los Slim de cons­tru el Nue­vo Ae­ro­puer­to de la Ciu­da de Mé­xi­co de­no­ta un con­flic­to de in­te­ré

El Norte - - Opinión - FRICASÉ EL ABO­GA­DO DEL PUE­BLO fri­ca­se@el­nor­te.com

To­das las opi­nio­nes son res­pe­ta­bles, más aún cuan­do pro­vie­nen de un hom­bre res­pe­ta­ble, exi­to­so y ta­len­to­so co­mo el Ing. Car­los Slim.

Sin em­bar­go, hay oca­sio­nes en que la me­jor op­ción pa­ra un hom­bre de al­to per­fil co­mo él es el si­len­cio y cree­mos mo­des­ta­men­te que es­ta má­xi­ma se apli­ca a su con­fe­ren­cia de pren­sa de ayer en la que DE­FEN­DIÓ el pro­yec­to del Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co (NAIM).

En la de­fen­sa que reali­zó del pro­yec­to, el Ing. Slim ci­ta que su cons­truc­ción se­rá un de­to­na­dor eco­nó­mi­co pa­ra una zo­na de­pri­mi­da y que el lu­gar es­co­gi­do es el idó­neo.

Ob­vio que es­ta opi­nión es­tá di­ri­gi­da en con­tra de una idea pro­fe­sa­da por el can­di­da­to pre­si­den­cial que pun­tea las en­cues­tas (con has­ta 15 pun­tos de ven­ta­ja), An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, quien se opo­ne no a la cons­truc­ción de un nue­vo ae­ro­puer­to, sino a que se edi­fi­que so­bre la ines­ta­ble y pan­ta­no­sa zo­na del La­go de Tex­co­co.

In­clu­so en el 2016 An­drés Ma­nuel di­fun­dió un in­tere­san­te li­bro, ela­bo­ra­do por gen­te ca­li­fi­ca­da, don­de ex­pli­ca­ba es­te ra­zo­na­mien­to res­pec­to al La­go de Tex­co­co sien­do inade­cua­do (por ines­ta­ble) pa­ra la edi­fi­ca­ción del NAIM.

La ra­zón por la que opi­na­mos, y si fué­ra­mos sus pu­bli­rre­la­cio­nis­tas le hu­bié­se­mos acon­se­ja­do a Slim que no se me­tie­ra en es­ta dis­cu­sión, es por­que al de­fen­der al NAIM el in­ge­nie­ro es­tá tam­bién de­fen­dien­do gran­des in­tere­ses eco­nó­mi­cos PRO­PIOS.

Su yerno reali­zó el pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co de la ter­mi­nal (muy bo­ni­to por cier­to) y su em­pre­sa cons­truc­to­ra es una de las prin­ci­pa­les CON­TRA­TIS­TAS de es­te enor­me plan, em­ble­má­ti­co del se­xe­nio pe­ña­nie­tis­ta.

Le to­ca­rán a sus em­pre­sas cons­truc­to­ras –y ce­men­te­ra– no po­cos mi­les de mi­llo­nes de pe­sos por los con­tra­tos que le ha otor­ga­do la SCT, que di­ri­ge el to­da­vía Se­cre­ta­rio Ge­rar­do Ruiz Es­far­za, quien –y lo de­ci­mos de pa­sa­di­ta sin nin­gún mal de­seo pa­ra él– pue­de ser que ten­ga que res­pon­der a un nue­vo Go­bierno por in­fi­ni­dad de tro­pe­lías co­me­ti­das por la Se­cre­ta­ría a su car­go, sien­do el so­ca­vón del Pa­so Ex­prés tan só­lo una de cien­tos.

Es de­cir, no le con­vie­ne al in­ge­nie­ro Slim in­ser­tar­se en es­ta dis­cu­sión por­que es juez y par­te, re­cor­dan­do el viejo di­cho de “no se pue­de re­pi­car y an­dar en la pro­ce­sión”.

Arries­ga su pres­ti­gio el in­ge­nie­ro en una es­pon­tá­nea au­to­de­fen­sa que lo úni­co que lo­gra es sa­car a re­lie­ve sus in­tere­ses per­so­na­les y se ade­lan­ta a un su­ce­so que pue­de o no dar­se, sien­do co­mo lo es hoy só­lo una “pro­me­sa de cam­pa­ña” que aca­rrea con­si­go enor­mes com­ple­ji­da­des.

Por ello le con­ce­de el in­ge­nie­ro de­ma­sia­da im­por­tan­cia, de­no­tan­do de pa­sa­da un inusual in­te­rés eco­nó­mi­co en tan só­lo UNO de mu­chos pro­yec­tos eco­nó­mi­cos que en to­da Amé­ri­ca La­ti­na plan­tean una do­ce­na de com­pa­ñías sub­si­dia­rias del Gru­po Car­so, que él co­man­da con gran ta­len­to.

Si aca­so siente una ne­ce­si­dad im­pa­ra­ble por ex­pre­sar­se don Car­los le di­ría­mos que es vá­li­do, pe­ro que el mo­men­to pa­ra ha­cer­lo es otro.

Se­ría en to­do ca­so cuan­do An­drés Ma­nuel ha­ya ga­na­do la Pre­si­den­cia, si es que la ga­na, y de­pen­dien­do de la com­po­si­ción (o des­com­po­si­ción, di­rían al­gu­nos) del Con­gre­so, y vien­do cer­ca que se es­tu­vie­se a pun­to de dár­se­le mar­cha atrás al pro­yec­to del NAIM en Tex­co­co, EN­TON­CES sí con­ven­dría alzar la voz y ex­pre­sar ra­zo­nes TÉC­NI­CAS y eco­nó­mi­cas pa­ra opo­ner­se a que se con­cre­te el en­gar­ce de la RE­VER­SA en es­te gran pro­yec­to por par­te de An­drés Ma­nuel.

No es­tá de más reite­rar­les, ami­gos lec­to­res, que no es­ta­mos ni a fa­vor ni en con­tra del pro­yec­to ni de na­die, sim­ple­men­te ex­ter­na­mos la opi­nión de que al Ing. Slim se le apli­ca la mis­ma re­gla que a al­gu­nas otras per­so­nas me­nos o igual de exi­to­sas: “ca­lla­di­tos se ven más bo­ni­tos”.

La re­ver­sa no es in­mi­nen­te, por los tiempos dar­le pa­ra atrás lu­ce com­pli­ca­do e im­pro­ba­ble, de ma­ne­ra que se ade­lan­ta don Car­los.

Pe­ro con la des­ven­ta­ja de que al pro­nun­ciar­se de ma­ne­ra tan tem­pra­na, abier­ta y pú­bli­ca –inusual en él– avi­va un avis­pe­ro que se cen­tra en SUS in­tere­ses per­so­na­les y en el que ca­si ca­si da por he­cho que An­drés Ma­nuel ga­na­rá la Pre­si­den­cia.

Pe­ro no en los cues­tio­na­mien­tos téc­ni­cos so­bre el sub­sue­lo de Tex­co­co, que es el cen­tro de la dis­cu­sión res­pec­to a que si es allí don­de de­be le­van­tar­se o no el NAIM.

Fi­na­men­te, el ar­gu­men­to de que su cons­truc­ción se­ría un de­to­na­dor eco­nó­mi­co es cier­to que es uno que se APLI­CA de ma­ne­ra uni­ver­sal a CUAL­QUIER zo­na en la que se rea­li­za­ra una obra de es­ta mag­ni­tud.

De ma­ne­ra que, con to­do res­pe­to, don Car­los, pe­ro es­te avión no vue­la… pe­ro sí mues­tra la ore­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.