Los fren­tis­tas

Los fren­tis­tas es­tán se­gu­ro de que Ana­ya ga­na­rá el pri­mer de­ba y tam­bién la elec­ción pre­si­denc

El Norte - - Opinión - GUA­DA­LU­PE LOAEZA gloae­za­to­var@yahoo.com

Co­mo los priis­tas, los mo­re­nis­tas y los in­de­pen­den­tis­tas, los fren­tis­tas es­tán ás que se­gu­ros que su can­di­da, Ri­car­do Ana­ya, ga­na­rá, ade­más e las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, el ri­mer de­ba­te.

Se­gu­ra­men­te, pa­ra ver el de­bael do­min­go mu­chos fren­tis­tas ya die­ron ci­ta en al­gu­na de las ca­sas e al­guno de ellos pa­ra po­der grir en bo­la: “¡Tú pue­des, tú pue­des! sss, you can!!”, fren­te a su pan­ta­lla e te­le­vi­sión de 90 pul­ga­das mie­nas ce­nan ja­bu­go acom­pa­ña­do de ue­sos man­che­gos cu­ra­dos con un xce­len­te vino de Que­ré­ta­ro.

Pe­lean­do su can­di­da­to en seun­do lu­gar en las pre­fe­ren­cias, aben que el enemi­go a ven­cer, sin uda, es AMLO, lo cual los tra­nui­li­za. Sa­ben que el can­di­da­to de Mo­re­na es pé­si­mo pa­ra de­ba­tir, que o sa­be ha­blar de co­rri­di­to y que se rda una bar­ba­ri­dad de tiem­po en rmu­lar sus res­pues­tas.

Sin em­bar­go, el que más les reocu­pa en es­te de­ba­te es Mea­de. emen que el can­di­da­to de To­dos or Mé­xi­co pue­da lle­var con­si­go ocu­men­tos que con­fun­dan aún ás al elec­to­ra­do res­pec­to a las suues­tas ope­ra­cio­nes de la­va­do de ne­ro de Ana­ya por la com­pra de una na­ve in­dus­trial de 850 mil dó­la­res, di­chos que se­gu­ra­men­te es­ta­rán más que apo­ya­dos por los inevi­ta­bles ata­ques de Mar­ga­ri­ta Za­va­la.

“Se­gu­ro Cal­de­rón ya le la­vó la ca­be­za a su es­po­sa con quién sa­be cuán­tas men­ti­ras. To­do el mun­do sa­be que el ex Pre­si­den­te es, pre­ci­sa­men­te, el ne­ga­ti­vo de Za­va­la. Ca­da vez que le pre­gun­tan por la gue­rra de Fe­li­pe Cal­de­rón con­tra el nar­co­trá­fi­co, tar­ta­mu­dea, no sa­be qué de­cir y se ha­ce bo­las a la vez que se le es­cu­rre el re­bo­zo”.

Tam­bién di­cen: “Lo que de­be­ría de ha­cer Ana­ya pa­ra de­fen­der­se de los ata­ques de sus con­trin­can­tes es di­ri­gir­se, de vez en cuan­do, a las cá­ma­ras en in­glés y en fran­cés.

“¿No te encanta cuan­do ha­bla de los priis­tas y di­ce ‘corrrrrrrrrup­tos’, con mu­chas errrrres?”.

“En el de­ba­te tie­ne que in­sis­tir que in­ves­ti­ga­rá a Pe­ña Nie­to has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias, y que por eso el Pre­si­den­te le tie­ne mie­do”.

“Lo bueno con nues­tro can­di­da­to, ade­más de su ju­ven­tud e in­te­li­gen­cia, es que to­dos los ata­ques se le res­ba­lan. En­tre­na­do por su gran coach, Die­go Fer­nán­dez de Ce­va­llos, no le afec­tan. Él res­pon­de con con­tun­den­cia co­mo si fue­ran fal­sos to­dos los ata­ques”.

“Ata­ca­rá a AMLO con ar­gu­men­tos, sin mie­do, lla­mán­do­lo ‘ilu­mi­na­do’ y re­cor­dán­do­le la co­rrup­ción de Be­ja­rano y de su Se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas cuan­do era Je­fe de Go­bierno. Ana­ya, no se de­ja”.

“A Mar­ga­ri­ta Za­va­la no la va ni a ig­no­rar y me­nos al tram­po­so de ‘El Bron­co’”. “Él sí tie­ne cre­di­bi­li­dad, no co­mo los otros”.

“Con Mea­de, no tie­ne pro­ble­ma. A él lo va a ata­car por ser el pos­tu­la­do del PRI. Bas­ta con que le re­cuer­de la ‘Ca­sa Blan­ca’ y las víc­ti­mas de Ayot­zi­na­pa”.

Cu­rio­sa­men­te, cuan­do ha­bla­mos del Fren­te, tam­bién nos re­fe­ri­mos al PRD. Hay que de­cir que es­ta coa­li­ción, más que unir, en al­gu­nos as­pec­tos ha di­vi­di­do a los fren­tis­tas. Al­gu­nos de ellos, so­bre to­do los que­re­ta­nos que co­no­cen a Ana­ya des­de ha­ce mu­chos años, alu­ci­nan a los de iz­quier­da y és­tos, a los de la de­re­cha.

Cuan­do dis­cu­ten en­tre ellos, con­fie­san que ya no en­tien­den na­da. Los más pa­nis­tas con­si­de­ran que es­ta coa­li­ción es una trai­ción al fun­da­dor de su par­ti­do, Ma­nuel Gó­mez Mo­rin. Pa­ra no con­fun­dir­se aún más, op­tan por ya no ave­ri­guar y li­mi­tar­se a en­viar “pu­ras bue­nas vi­bra­cio­nes” a su can­di­da­to, por eso le en­vían mu­chos tuits con emo­ti­co­nes de aplau­sos y con ca­ri­tas son­rien­tes.

En­tre los fren­tis­tas, co­mo en los de­más par­ti­dos, tam­bién hay mu­chos lam­bis­co­nes que es­tán de­trás de un “hue­so”. ¿Qué da­rían por in­te­grar­se a la cam­pa­ña aun­que fue­ra pa­ra ocu­par­se de las re­des del can­di­da­to, es­pe­cial­men­te pa­ra los post­de­ba­tes? ¿Cuán­to desea­rían po­ner­se a sus ór­de­nes pa­ra cual­quier Se­cre­ta­ría? Y ¿có­mo les gus­ta­ría es­tar pre­sen­tes en el cuar­to de gue­rra y es­cu­char las dis­cu­sio­nes en­tre su equi­po y Jorge Cas­ta­ñe­da y las es­tra­te­gias de ata­que?

Se­gu­ra­men­te es­tos se­gui­do­res de Ana­ya con­fían en que las ca­pa­ci­da­des de su can­di­da­to, por su la­bia, re­ba­sa­rán a AMLO y bus­ca­rá pro­vo­car la irri­ta­ción de los de­más con­ten­dien­tes.

Lo que no sa­ben es­tos fren­tis­tas es que Ana­ya, en el fon­do, es­tá muer­to de mie­do por los tra­pi­tos su­cios que le pue­den sa­car y por sus con­tra­dic­cio­nes ideo­ló­gi­cas co­mo re­pre­sen­tan­te de dos par­ti­dos an­ta­gó­ni­cos.

A es­te can­di­da­to ha­bría que de­cir­le en fran­cés, idio­ma del que tan­to se ufa­na de ha­blar: le grand dé­faut de la jeu­nes­se est de ne pas sa­voir se mo­dé­rer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.