Fue­go ami­go de la Fed

El Norte - - Negocios - CO­LA­BO­RA­DOR IN­VI­TA­DO PA­BLO DE LOS SAN­TOS PSANTOS@STRATOSASESORES.COM

Las va­ria­bles im­por­tan­tes ra­ra vez son más de tres o cua­tro, to­do lo de­más es rui­do.Mar­tin Whit­man.

El es­pec­tácu­lo me­diá­ti­co de Trump por la im­po­si­ción de aran­ce­les a Chi­na tal vez no es un te­ma me­nor. El con­flic­to bé­li­co en Si­ria qui­zá tam­po­co lo es. Sin em­bar­go, és­tos y otros desafíos en­mas­ca­ran el ver­da­de­ro ries­go en los mer­ca­dos.

Ha­ce ca­si 10 años, en enero del 2009, en es­te es­pa­cio pre­sen­ta­mos el en­sa­yo “La luz al fi­nal del tú­nel”, en don­de tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de co­men­tar so­bre la re­cu­pe­ra­ción que vi­vían los mer­ca­dos de cré­di­to, prin­ci­pal­men­te la TED spread. Un mes y frac­ción des­pués, los mer­ca­dos bur­sá­ti­les en­con­tra­ron su pi­so.

Ac­tual­men­te los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res de cré­di­to mues­tran se­ña­les po­co fa­vo­ra­bles. El des­pe­gue de la Li­bor se pue­de ex­pli­car por el al­za de ta­sas de re­fe­ren­cia de la re­ser­va es­ta­dou­ni­den­se.

No obs­tan­te el dis­pa­ro en el spread de la L-OIS (equi­va­len­te si­mi­lar a la an­ti­gua TED spread) nos cuen­ta otra historia, és­ta co­ti­za en ni­ve­les no ob­ser­va­dos des­de aquel 2009. La Li­bor es la ta­sa de re­fe­ren­cia global de los ban­cos pri­va­dos (3 me­ses) y la se­gun­da es un swap de­ri­va­do de la ta­sa li­bre de ries­go over­night.

El spread L-OIS se pue­de de­cir que es un in­di­ca­dor de la con­fian­za en el sis­te­ma ban­ca­rio. La in­cer­ti­dum­bre de la re­pa­tria­ción de ac­ti­vos es­ta­dou­ni­den­ses po­dría ha­ber afec­ta­do al spread, al igual que la le­gis­la­ción BEAT, aun­que am­bas de for­ma po­co sig­ni­fi­ca­ti­va.

La cau­sa de la es­ca­la­da en el spread de la L-OIS es me­nos téc­ni­ca y más prác­ti­ca, al mer­ca­do sim­ple­men­te le preo­cu­pa que es­tas re­cu­rren­tes al­zas de ta­sas dre­nen la li­qui­dez, y ex­pon­gan los ex­ce­sos acu­mu­la­dos du­ran­te los úl­ti­mos nue­ve años. El “di­ne­ro gra­tis” se en­cuen­tra co­lo­ca­do en to­da cla­se de cré­di­tos.

No sa­be­mos cuál se­rá la pri­me­ra pie­za del do­mi­nó en caer, lo que sí sa­be­mos es que si la Fed con­ti­núa con es­te ca­mino res­tric­ti­vo en su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, no pa­sa­rán mu­chos tri­mes­tres an­tes de des­cu­brir­lo.

En el mis­mo sen­ti­do, el rá­pi­do apla­na­mien­to de la cur­va de los bo­nos gu­ber­na­men­ta­les de lar­go pla­zo con los de cor­to (0.49 por cien­to) de­ja de ma­ni­fies­to que se­gún el mer­ca­do, la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se no so­por­ta­rá la nue­va po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la Fed (in­clui­do el QT). La de­sa­pa­ri­ción de un —pre­mio— por ad­qui­rir bo­nos de lar­go pla­zo nos pue­de se­ña­lar un mer­ca­do que es­ti­ma un fu­tu­ro con me­nor ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. El desafian­te plan de la FOMC in­ver­ti­ría la cur­va el pró­xi­mo año.

Por aho­ra la me­di­da de in­fla­ción pre­fe­ri­da de la Fed —Co­re PCE— co­ti­za en 1.9 por cien­to, in­clu­so de­ba­jo de su ob­je­ti­vo de 2 por cien­to.

Los mo­ti­vos de la re­ser­va

La fir­me po­lí­ti­ca res­tric­ti­va de la re­ser­va de­ri­va del re­cien­te re­cor­te de im­pues- tos cor­po­ra­ti­vos (de 35 a 21 por cien­to) de la Ad­mi­nis­tra­ción de Trump (los más ba­jos des­de 1940).

Lo an­te­rior in­quie­ta a la Fed, más aún al con­si­de­rar que lle­gó a des­tiem­po con una eco­no­mía en pleno em­pleo —por lo tan­to, en teo­ría con más pro­ba­bi­li­da­des de re­pen­ti­na­men­te pre­sio­nar los sa­la­rios y los pre­cios.

De la mis­ma for­ma la nue­va ac­ti­tud “res­tric­ti­va” de la re­ser­va qui­zá es con­se­cuen­cia de la abru­ma­do­ra crí­ti­ca que re­ci­bió el maes­tro Alan Greens­pan por aca­dé­mi­cos y ana­lis­tas —en años pos­te­rio­res a la gran cri­sis— por sos­te­ner ta­sas ba­jas por tan­to tiem­po.

En reali­dad fue­ron 3 años de ta­sas aba­jo de 2 por cien­to, y aun­que ac­tual­men­te las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas son dis­tin­tas, la Fed su­ma 9 años con ta­sas aba­jo de 2 por cien­to. La po­lí­ti­ca la­xa no es un lu­jo, es la úni­ca op­ción en una eco­no­mía apa­lan­ca­da y ma­du­ra.

Sin em­bar­go, al ob­ser­var de­te­ni­da­men­te el desem­pe­ño de Greens­pan en­con­tra­mos que al mo­men­to de in­cre­men­tar ta­sas las efec­tuó más rá­pi­do de lo que la eco­no­mía po­día so­por­tar — en fe­bre­ro del 2006 in­vir­tió la cur­va—. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te di­cho error lo es­tá emu­lan­do la ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción de la Fed. Las ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción si­guen sin des­pe­gar. —10 year brea­ke­ven 2.13, le­jos del 2.59 por cien­to de fe­bre­ro del 2013.

El mo­no­po­lio tec­no­ló­gi­co

La se­ma­na pa­sa­da, el fun­da­dor de Fa­ce­book (FB), tes­ti­fi­có en re­fe­ren­cia al ca­so del uso in­de­bi­do de in­for­ma­ción de la red so­cial. En ge­ne­ral con­tes­tó con so­brie­dad al Senado, qui­zá úni­ca­men­te ti­tu­beó en una pre­gun­ta que no te­nía re­la­ción di­rec­ta con ese ca­so, cuan­do le cues­tio­na­ron quié­nes eran sus com­pe­ti­do­res.

De for­ma im­pre­sio­nan­te Zuc­ker­berg, el CEO de la em­pre­sa de 470 mil mi­llo­nes de dó­la­res due­ños de Ins­ta­gram y What­sapp, no en­con­tró com­pe­ti­do­res con­cre­tos de su mis­ma ca­te­go­ría. Pa­ra los in­ver­sio­nis­tas, los mo­no­po­lios en tiempos mo­der­nos son un ver­da­de­ro lu­jo (siem­pre y cuan­do el Go­bierno no in­ter­fie­ra).

Fi­nal­men­te el S&P 500 po­dría re­por­tar un pri­mer tri­mes­tre con uti­li­da­des ré­cord y el mer­ca­do bus­ca­ría ig­no­rar un po­co el rui­do po­lí­ti­co. No obs­tan­te la con­ti­nui­dad de tal reac­ción de­pen­de­rá del rit­mo en el bom­bar­deo de la con­fun­di­da Fed.

*Las emi­so­ras re­fe­ri­das no son re­co­men­da­ción de com­pra o ven­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.