Fa­la­cias AMLIs­tas

El Norte - - Negocios -

No ca­be du­da que es­ta­mos an­te una elec­ción muuuy po­la­ri­za­da. Y so­bre to­do al dis­cu­tir so­bre el cla­ro fa­vo­ri­to. Y ya sa­bes a quién me re­fie­ro. Con el ra­yi­to no hay me­dias tin­tas: se le ama o se le odia.

Por eso hay tan­tos plei­tos y som­bre­ra­zos al de­ba­tir de po­lí­ti­ca y so­bre to­do so­bre AMLO.

Si us­ted me lee, ya sa­be que me preo­cu­pan las ma­las ideas y el pé­si­mo tem­pe­ra­men­to de An­drés Ma­nuel. Re­lea las co­lum­nas: “¿Un ra­yi­to que elec­tro­cu­ta?”, “Los dos AMLOs”, “¿Ya sa­bes quién?”, “El sal­to de fe” y “¿Ya sa­bes quién va a ga­nar?”.

Me ha to­ca­do dis­cu­tir con sim­pa­ti­zan­tes del ra­yi­to en con­fe­ren­cias, char­las y cla­ro, por What­sApp. Ya sa­be, di­fí­cil que se mue­van opi­nio­nes, so­bre to­do cuan­do las re­des so­cia­les re­fuer­zan pos­tu­ras ideo­ló­gi­cas (re­lea “¡No sea us­ted fa­ke news!).

En es­tos diá­lo­gos he no­ta­do co­mo mu­chos AMLIs­tas uti­li­zan fa­la­cias pa­ra evi­tar de­ba­tir so­bre las ideas de es­te “sal­va­dor de la pa­tria”.

Aquí cua­tro de las más co­mu­nes:

1. No se pue­de es­tar peor.

A ca­da ra­to la es­cu­cho… y no aguan­ta un aná­li­sis de kín­der. ¿Por qué no se po­dría es­tar peor? Se­gún el li­bro “Fa­laz­men­te iló­gi­co”, es­ta fa­la­cia se lla­ma “in­cre­du­li­dad per­so­nal”. Bus­ca ce­rrar una dis­cu­sión con un “Me pa­re­ce im­po­si­ble creer que...”. Por ejem­plo: que no po­de­mos es­tar peor.

2. Cam­biar el te­ma. Ima­gi­ne que dis­cu­te la pé­si­ma idea de la am­nis­tía a cri­mi- 3. Fal­sa equi­va­len­cia: si no es­tás con An­drés, apo­yas a la co­rrup­ción. A es­ta fa­la­cia se le co­no­ce co­mo di­le­ma fal­so o “Blan­co y Ne­gro”. Pre­sen­tar só­lo dos op­cio­nes cuan­do exis­ten mu­chas. “El que es­té de acuer­do con que en­tren mu­sul­ma­nes, apo­ya el te­rro­ris­mo”. De otro maes­tro: ¡Trump!

4. Ig­no­rar los he­chos. Ejem­plo: cas­ti­go a los co­rrup­tos. Ten­go un ami­go que me­dio sim­pa­ti­za con An­drés y di­ce que la so­lu­ción a la im­pu­ni­dad es “san­gre de 20 co­rrup­tos de me­ro arri­ba, co­mo Vi­de­ga­ray y Man­lio”. Per­fec­to, es su opi­nión y se­gu­ra­men­te ayu­da­ría en al­go. Pe­ro AMLO di­ce otra co­sa: ¡bo­rrón y cuen­ta nue­va!

Apar­te de es­tos so­fis­mas, hay otras téc­ni­cas co­mu­nes en las que An­drés es un maes­tro y que tam­bién usan al­gu­nos sim­pa­ti­zan­tes: c) El ejem­plo es su­fi­cien­te. El pen­sa­mien­to má­gi­co del Tla­toa­ni de Ma­cus­pa­na, que so­bres­ti­ma el pe­so de su ac­tuar y su ape­go al tra­ba­jo pa­ra re­sol­ver de for­ma sen­ci­lla y rá­pi­da pro­ble­mas com­ple­jos y añe­jos.

Pa­ra ba­lan­cear un po­co, vea­mos el otro la­do de la mo­ne­da: el de los que odian a AMLO. Tam­bién tie­nen erro­res de ló­gi­ca:

• Los cie­ga un odio per­so­nal que les im­pi­de ra­zo­nar. No se me­ten a las tri­pas de lo que es­ta­ría mal con AMLO: ideas y tem­pe­ra­men­to. Ah, y no re­co­no­cen que An­drés tam­bién ha he­cho co­sas bue­nas: tie­ne un plan sú­per de­ta­lla­do, ya men­cio­nó con quién go­ber­na­ría, etc. Si no se ana­li­za el de­ta­lle, ¿qué van a ha­cer cuan­do ga­ne, só­lo odiar­lo?

• Se­guir in­sis­tien­do que él es co­rrup­to. An­drés tie­ne de­ma­sia­dos enemi­gos muuuy po­de­ro­sos… y lle­va más de 12 años en cam­pa­ña des­po­tri­can­do con­tra el sis­te­ma. ¿A po­co si fue­ra co­rrup­to no le hu­bie­ran ya en­con­tra­do al­go? Hom­bre, si el sis­te­ma pu­do lle­gar al de­ta­lle de una ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria de Ana­ya, ¿por qué no le en­cuen­tran na­da al ra­yi­to? Pa­ra mí es ob­vio: él en lo per­so­nal no es co­rrup­to.

• In­sul­tos y eti­que­tas.

A es­ta fa­la­cia se le co­no­ce co­mo “ata­que per­so­nal ( ad ho­mi­nem)”. Sa­car­le la vuel­ta al de­ba­te ata­can­do al­gún as­pec­to per­so­nal del opo­nen­te que no tie­ne na­da que ver con lo que se dis­cu­te.

Pa­ra que Mé­xi­co pro­gre­se, nues­tras dis­cu­sio­nes ten­drían que ba­sar­se más en la ló­gi­ca que en fa­la­cias. A fin de cuen­tas, un so­fis­ma nun­ca se­rá un buen ci­mien­to pa­ra el pro­gre­so, ¿no cree?

EN PO­CAS PA­LA­BRAS… “Al tra­tar con per­so­nas, re­cuer­da que la emo­cio­nes pe­san más que la ló­gi­ca”,

Da­le Car­ne­gie, au­tor es­ta­dou­ni­den­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.