Un vis­ta­zo a la ba­ta­lla ve­ni­de­ra por ali­men­tos con ge­nes edi­ta­dos

El Norte - - The Wall Street Journal - Ja­cob Bun­ge y Amy Dock­ser Mar­cus

Za­chary Lipp­man, fi­to­bió­lo­go en el La­bo­ra­to­rio Cold Spring Har­bor, se en­con­tra­ba pa­ra­do en me­dio de 0.8 hec­tá­reas de sus cul­ti­vos ex­pe­ri­men­ta­les, in­clu­yen­do al­gu­nos al­te­ra­dos con una tec­no­lo­gía de edición de ge­nes lla­ma­da Crispr–Cas9, uno de los es­fuer­zos más am­bi­cio­sos pa­ra me­jo­rar lo que la na­tu­ra­le­za creó.

Arran­có un to­ma­te, lo le­van­tó en al­to y pre­gun­tó: “¿Lo co­me­rá la gen­te?”.

Esa pre­gun­ta se es­tá ha­cien­do en to­da la in­dus­tria ali­men­ti­cia, don­de una ba­ta­lla por la opi­nión pú­bli­ca es­tá en mar­cha in­clu­so an­tes de que los nue­vos ali­men­tos con ge­nes edi­ta­dos en­tren al mer­ca­do.

Los par­ti­da­rios, en­tre ellos cien­tí­fi­cos y eje­cu­ti­vos de la in­dus­tria agrí­co­la, di­cen que la edición de ge­nes en plan­tas po­dría trans­for­mar la agri­cul­tu­ra y ayu­dar a ali­men­tar a una cre­cien­te po­bla­ción global. Los agri­cul­to­res or­gá­ni­cos y las em­pre­sas de ali­men­tos na­tu­ra­les afir­man que po­dría pre­sen­tar ries­gos a la sa­lud hu­ma­na y al­te­rar per­ma­nen­te­men­te el me­dio am­bien­te al ex­ten­der­se más allá de las gran­jas.

La in­dus­tria agrí­co­la es­tá de­ses­pe­ra­da por evi­tar una re­pe­ti­ción de las ba­ta­llas en­co­na­das y cos­to­sas que li­bró en torno a los cul­ti­vos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos ac­tual­men­te en el mer­ca­do, aun cuan­do au­to­ri­da­des co­mo la Di­rec­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA) de Es­ta­dos Uni­dos y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud han de­ter­mi­na­do que no pre­sen­tan pe­li­gro. Las em­pre­sas de se­mi­llas y los gru­pos agrí­co­las han gas­ta­do mi­llo­nes de dó­la­res en cam­pa­ñas que pro­mue­ven los be­ne­fi­cios de las co­se­chas bio­tec­no­ló­gi­cas, mien­tras lu­chan con­tra los re­qui­si­tos del eti­que­ta­do y las pro­pues­tas pa­ra blo­quear su cul­ti­vo.

Aun­que los cul­ti­vos bio­tec­no­ló­gi­cos se han vuel­to ubi­cuos en las gran­jas es­ta­dou­ni- den­ses, cu­brien­do más del 90% de las hec­tá­reas de maíz y so­ya, la des­con­fian­za de los con­su­mi­do­res ha­cia los or­ga­nis­mos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos, co­no­ci­dos co­mo OGMs (GMOs en in­glés), ha cre­ci­do. Un son­deo del 2016 del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Pew mos­tró que el 39% de los adul­tos es­ta­dou­ni­den­ses cree que los ali­men­tos pro­du­ci­dos con cul­ti­vos OGM son me­nos saludables que las ver­sio­nes con­ven­cio­na­les.

Las ven­tas de los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos sin OGMs han au­men­ta­do de 349 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2010 a 25.5 mil mi­llo­nes de dó­la­res en el 2017, se­ña­la el Non–GMO Pro­ject, gru­po con se­de en el Es­ta­do de Was­hing­ton que pro­mue­ve y cer­ti­fi­ca los ali­men­tos he­chos sin cul­ti­vos trans­gé­ni­cos. Lla­ma “OGM 2.0” a los nue­vos cul­ti­vos ge­né­ti­ca­men­te edi­ta­dos.

Los fun­cio­na­rios de la in­dus­tria agrí­co­la afir­man que nue­vos mé­to­dos co­mo Crispr, Ta­len y las nu­clea­sas con de­dos de zinc son fun­da­men­tal­men­te di­fe­ren­tes a las téc­ni­cas bio­tec­no­ló­gi­cas in­tro­du­ci­das en los años 80 por fir­mas co­mo Mon­san­to Co. Esas téc­ni­cas más vie­jas ge­ne­ral­men­te in­vo­lu­cran agre­gar ge­nes de es­pe­cies ex­ter­nas, in­clu­yen­do bac­te­rias, vi­rus y otras plan­tas. In­ser­tar ta­les ge­nes per­mi­te que los cul­ti­vos so­bre­vi­van las fu­mi­ga­cio­nes con her­bi­ci­das o re­pe­lan a los bi­chos des­truc­ti­vos.

Las nue­vas tec­no­lo­gías de edición de ge­nes per­mi­ten que los cien­tí­fi­cos lo­gren al­gu­nos de los mis­mos efec­tos al al­te­rar el pro­pio ADN de las plan­tas, sin in­ser­tar ge­nes nue­vos. Con Crispr– Cas9, el sis­te­ma más am­plia­men­te usa­do, los cien­tí­fi­cos pue­den pro­gra­mar guías ge­né­ti­cas pa­ra di­ri­gir­se a una ubi­ca­ción en el ADN de la plan­ta, don­de la pro­teí­na Cas9 cor­ta el ADN. Las cé­lu­las cam­bian la se­cuen­cia del ADN cuan­do el cor­te es re­pa­ra­do. Los cien­tí­fi­cos usan Crispr pa­ra pro­du­cir maíz re­sis­ten­te a la se­quía, tri­go con glu­ten re­du­ci­do y to­ma­tes con ta­llos fá­ci­les de re­ti­rar.

La in­dus­tria agrí­co­la tra­ba­ja pa­ra per­sua­dir al pú­bi­co a dis­tin­guir en­tre los cul­ti­vos ge­né­ti­ca­men­te edi­ta­dos más nue­vos y los OGMs tra­di­cio­na­les. Des­cri­be las tec­no­lo­gías de edición co­mo una ex­ten­sión de la re­pro­duc­ción de las plan­tas, la prác­ti­ca de si­glos de exis­ten­cia de cru­zar variedades de plan­tas pa­ra crear re­to­ños me­jo­ra­dos. La edición ge­né­ti­ca, ase­gu­ra la in­dus­tria, pue­de dar los mis­mos re­sul­ta­dos que la re­pro­duc­ción cruzada, pe­ro más rá­pi­do.

“Lo que ha­ce­mos es bá­si­ca­men­te es­ti­mu­lar la Ma­dre Na­tu­ra­le­za has­ta cier­to gra­do, só­lo que en una ma­ne­ra más efi­cien­te”, in­di­ca Adrian Percy, di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción agrí­co­la de Ba­yer AG, el fa­bri­can­te ale­mán de me­di­ca­men­tos y pro­duc­tos quí­mi­cos, que tam­bién desa­rro­lla se­mi­llas de cul­ti­vos.

Esa dis­tin­ción es crí­ti­ca pa­ra la in­dus­tria agrí­co­la. Los re­gu­la­do­res, in­clu­yen­do el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de EU, no pla­nean re­gu­lar las plan­tas con ge­nes edi­ta­dos tan es­tric­ta­men­te co­mo las que son mo­di­fi­ca­das con ADN ex­terno. Eso sig­ni­fi­ca que el maíz edi­ta­do me­dian­te Crispr, por ejem­plo, pue­de ser lle­va­do al mer­ca­do de for­ma más rá­pi­da y ba­ra­ta que los cul­ti­vos bio­tec­no­ló­gi­cos tra­di­cio­na­les, que en pro­me­dio pue­den to­mar 13 años y 136 mi­llo­nes de dó­la­res en ser desa­rro­lla­dos y lan­za­dos, de acuer­do con la fir­ma de con­sul­to­ría agrí­co­la Phi­llips McDou­gall Ltd.

Al tiem­po que los ali­men­tos ge­né­ti­ca­men­te edi­ta­dos se acer­can a los es­tan­tes de los su­per­mer­ca­dos, las de­ci­sio­nes de los com­pra­do­res ayu­da­rán a de­ter­mi­nar el al­can­ce de la nue­va tec­no­lo­gía. Do­wDuPont Inc., uno de los pro­vee­do­res de se­mi­llas más gran­des del mun­do, pla­nea es­te oto­ño ven­der a los agri­cul­to­res es­ta­dou­ni­den­ses una va­rie­dad de maíz edi­ta­da con Crispr que pue­de ser pro­ce­sa­da pa­ra ela­bo­rar ade­re­zos pa­ra en­sa­la­das y otros pro­duc­tos.

“A fi­nal de cuen­tas, los con­su­mi­do­res tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre qué tec­no­lo­gía se usa en el mer­ca­do pú­bli­co”, de­cla­ra Neal Gut­ter­son, di­rec­tor de tec­no­lo­gía de la di­vi­sión agrí­co­la de Do­wDuPont.

Al­gu­nos fa­bri­can­tes de ali­men­tos or­gá­ni­cos han to­ma­do pa­sos pa­ra man­te­ner los cul­ti­vos con ge­nes edi­ta­dos fue­ra de sus pro­duc­tos. Nu­ti­va Inc., que pro­du­ce acei­tes de co­co y cre­mas de ave­lla­na or­gá­ni­cos, no em­plea acei­te de ca­no­la. Eso ga­ran­ti­za que no uti­li­za­rá acei­te de ca­no­la OGM o variedades ge­né­ti­ca­men­te edi­ta­dos en de­sa­rro­llo, di­ce John Rou­lac, fun­da­dor de Nu­ti­va.

Ju­lie Bor­laug es di­rec­to­ra de re­la­cio­nes pú­bli­cas de la em­pre­sa de arran­que Ina­ri Agri­cul­tu­re Inc. y nieta de Nor­man Bor­laug, pio­ne­ro de nue­vas variedades de tri­go y mé­to­dos de agri­cul­tu­ra a gran es­ca­la que re­vo­lu­cio­na­ron la pro­duc­ción de ali­men­tos en Mé­xi­co e In­dia en los años 40, 50 y 60. Se ha atri­bui­do a los avan­ces de Nor­man Bor­laug el ha­ber sal­va­do a cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas de la ham­bru­na, y se le otor­gó el Pre­mio No­bel de la Paz en 1970.

Ju­lie Bor­laug cree que la tec­no­lo­gía de edición de ge­nes que su com­pa­ñía em­plea pue­de avan­zar los es­fuer­zos de su abue­lo pa­ra re­du­cir el ham­bre global, pe­ro no cree que ese ar­gu­men­to per­sua­da a los con­su­mi­do­res es­cép­ti­cos de EU. “El con­su­mi­dor bus­ca una for­ma nue­va y di­fe­ren­te de agri­cul­tu­ra, y es di­fí­cil que las (em­pre­sas) gran­des ha­gan un gi­ro de 180 gra­dos”, ex­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.