Vein­ti­dós en­fer­me­da­des

El Norte - - Opinión -

Prohi­bi­do cri­ti­car. Prohi­bi­do opi­nar. Prohi­bi­do con­tra­de­cir. Prohi­bi­do su­ge­rir. El je­fe nun­ca se equi­vo­ca. Son las glas que des­gra­cia­da­men­te si­guen vi­gen­tes n la gran ma­yo­ría de las em­pre­sas me­xi­caas y en ca­si to­das las es­fe­ras del Go­bierno.

Mé­xi­co es­tá en­fer­mo. Mé­xi­co es­tá in ca­pa­ta do. Mé­xi­co va­ca yen­do, ca­da vez más dé­bil atra­sa­do. Son las re­glas ton­tas las que lo esn ma­tan­do. Pu­dien­do ser gran­des y fuer­tes, mos pe­que­ños e in­se­gu­ros.

El ta­ma­ño de la opor­tu­ni­da­des gi­gan­te. El oble­ma es el “si” con­di­cio­nal: si hi­cié­ra­mos, re­pen­sá­ra­mos, si cam­biá­ra­mos, si des­per­tá­mos. Si vié­ra­mos lo que es­tá pa­san­do en el un­do. Si fué­ra­mos cuan­do me­nos bue­nos ara co­piar. Si, si, si. Pu­ros “si” que no su­ce­den.

Go­bier­nos van, Go­bier­nos vie­nen. Po­neos to­do en ma­nos de un je­fe que por bueno ue sea ja­más lle­ga­rá al diag­nós­ti­co co­rrec­to or­que es­tá ro­dea­do de do­ce­nas de per­so­nas ue creen que es­ta vez se­rá di­fe­ren­te y que mpo­de­rán­do­lo a él to­do se re­sol­ve­rá.

Las pi­rá­mi­des de au­to­ri­dad se es­tán muen do a gran ve­lo­ci­dad en to­do el mun­do, pe­ro n Mé­xi­co pa­re­ce que se for­ta­le­cen. En­tre más m pro­ble­ma dos, más se apues­ta al je­fe man­dón.

La so­lu­ción or­gá­ni­ca es la res­pues­ta. No quie­re de­cir que las em­pre­sas o el Go­bierno sean en­tes vi­vien­tes, sino que una or­ga­ni­za­ción no tie­ne por qué se­guir un mo­de­lo au­to­ri­ta­rio. Hay que crear es­truc­tu­ras frac ta­les. Hay que re­di­se­ñar con otras ba­ses, mo­der­nas, de avan­za­da.

Mi ami­go, el con­sul­tor or­ga­ni­za­cio­nal Pa­trick Ho­vers­tadt, en In­gla­te­rra va en la pun­ta del co­no­ci­mien­to so­bre or­ga­ni­za­cio­nes en­fer­mas. Él y su equi­po de co­la­bo­ra­dor ese in­ves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­can 22 en­fer­me­da­des que aque­jan a las or­ga­ni­za­cio­nes.

No las voy a des­cri­bir por fal­ta de es­pa­cio. Sin em­bar­go, de­bo plan­tear lo bá­si­co. Una or­ga­ni­za­ción no su­fre po­lio o sa­ram­pión. Cuan­do se en­fer­ma es por­que fa­llan las lí­neas de co­mu­ni­ca­ción que co­nec­tan las fun­cio­nes bá­si­cas que ge­ne­ran va­lor.

En Mé­xi­co, to­dos los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción en­tre las par­tes vi­ta­les es­tán azol­va­dos. No trans­mi­ten na­da, na­die sa­be, na­die res­pon­de. Los ca­na­les de con­trol es­tán en la rui­na. Ahí te­ne­mos co­mo prue­ba una edi­fi­ca­ción que se cae y ma­ta a sie­te per­so­nas y hie­re a mu­chas más.

Hay lí­neas de co­mu­ni­ca­ción al in­te­rior de los ór­ga­nos pen­san­tes: di­ga­mos el Con­gre­so. ¿Có­mo fun­cio­na? Na­da bien. Hay lí­neas de co­mu­ni­ca­ción en­tre Pre­si­den­cia y los Se­cre- ta­rios. Otro fra­ca­so, por aque­llo de que el je­fe es per­fec­to.

¿Qué de­cir de la co­mu­ni­ca­ción en­tre Go­bierno y pue­blo? Co­mo pue­blo so­be­rano es­ta­mos anu­la­dos. Co­mo go­ber­na­dos es­ta­mos aplas­ta­dos. La co­mu­ni­ca­ción en am­bos sen­ti­dos es­tá ta­po­nea­da. Los go­ber­nan­tes co­mo que nos oyen, pe­ro no es­cu­chan ni ha­cen ca­so.

“El Bron­co” pro­me­tió que se iría a los tres años si la gen­te lo pe­día. Hoy na­die lo quie­re y se ha­ce el de­sen­ten­di­do.

An­drés ha­rá una con­sul­ta so­bre el nue­vo ae­ro­puer­to pa­ra que el pue­blo le di­ga “lo que tú di­gas”, por­que fi­nal­men­te el re­sul­ta­do de la con­sul­ta se­rá in­di­ca­ti­va, no vin­cu­la­to­ria.

No pue­de ha­ber trans­pa­ren­cia sin ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción que ope­ren en for­ma con­ti­nua, con in­for­ma­ción ins­tan­tá­nea co­nec­tan­do las fun­cio­nes bá­si­cas, por ejem­plo, en­tre Go­bierno y em­pre­sa­rios.

Cla­ro que cos­ta­ría al­go, pe­ro no tan­to co­mo nos cues­ta la co­rrup­ción en Pe­mex con el hua­chi­co­leo.

La ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia es una tu­be­ría ro­ta en mil pe­da­zos. Por allí no flu­ye la ac­ción co­rrec­ti­va ne­ce­sa­ria pa­ra cu­rar el cuer­po en­fer­mo.

En el cuer­po hu­mano el es­tó­ma­go, los pul­mo­nes y el co­ra­zón fun­cio­nan en ar­mo­nía au­to­má­ti­ca­men­te coor­di­na­dos por el sis­te­ma ner­vio­so por­que Dios lo di­se­ñó. Pe­ro hay que ver el desas­tre que ge­ne­ra­mos con las res­pon­sa­bi­li­da­des en­co­men­da­das a nues­tra vo­lun­tad: ni­ños aban­do­na­dos, al­coho­lis­mo, dro­ga­dic­ción, so­bre­pe­so.

Qui­zá el pro­ble­ma de fon­do es que Mé­xi­co es un país in­te­gra­do por ciu­da­da­nos dis­fun­cio­na­les que fue­ron dis­ci­pli­na­dos a re­gla­zos, pa­ra ca­llar y es­tar­se quie­tos, mas no edu­ca­dos pa­ra triun­far.

Ni por dón­de em­pe­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.