¿Con­sul­ta? ¡Vil de­ma­go­gia!

El Norte - - Opinión -

Nues­tro Pre­si­den­te elec­to no apren­de que, cuan­do pro­me­te­mos de más, os me­te­mos en la­be­rin­tos di­fíes de sa­lir.

¿Có­mo es po­si­ble con­vo­car a na con­sul­ta pú­bli­ca so­bre un tea del que el 99.9 por cien­to de s me­xi­ca­nos ca­re­ce de los co­no­mi en tos ne­ce­sa­rios pa­ra de­ci­dir?

Es la con­sul­ta pro­gra­ma­da el 25 al 28 de oc­tu­bre so­bre el tu­ro del Nue­vo Ae­ro­puer­to Inr­na­cio­nal de Mé­xi­co (NAIM), n Tex­co­co. La con­sul­ta se ha­rá n 538 mu­ni­ci­pios y se ins­ta­la­rán il 73 ur­nas.

An­tes de pla­near es­te ejer­cio ciu­da­dano era in­dis­pen­sa­ble fle­xio­nar so­bre los con­tras, coen­zan­do por­que son mu­chos n nues­tro País que ja­más han sa­do un ae­ro­puer­to. Es­to in­di­ca ue la con­sul­ta es una chu­pa­le­ta.

Hay que de­cir que la obra en­ca­mi­na­da a ele­var la mi­sión el tu­ris­mo, ade­más de co­nec­tar Mé­xi­co con el mun­do. Las mes y re tos de com­pe­ti­ti­vi­dad en el AIM son in­cal­cu­la­bles.

El pró­xi­mo Go­bierno fe­de­ral o es­tá ob­ser­van­do el pe­li­gro de na vo­ta­ción car­ga­da de bo­rre­gos, co­man da­dos por lí­de­res ex­per­tos en ma­ne­jar aca­rrea­dos.

Ade­más, la ma­yor par­te de los po­ten­cia­les vo­tan­tes des­co­no­ce a de­ta­lle si Tex­co­co es el lu­gar ade­cua­do pa­ra edi­fi­car un ae­ro­puer­to.

Por otro la­do, so­mos mu­chos los que ig­no­ra­mos si exis­te el ti­po de tec­no­lo­gía pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas exis­ten­tes, co­mo el plu­vial, el cual es to­do un re­to en esas tie­rras don­de hay inun­da­cio­nes de al­to ni­vel.

La ló­gi­ca in­di­ca que, sino hay aca­rrea­dos –lo cual es di­fí­cil–, la vo­ta­ción pue­de ser es­ca­sa, ya que son mu­chos los ciu­da­da­nos que de­ci­di­rán no par­ti­ci­par en un te­ma del que no sa­ben.

En­ri­que Cal­de­rón, ti­tu­lar de la Fun­da­ción Ar­tu­ro Ro­sen­blueth, en­car­ga­da de pro­ce­sar los vo­tos, se­ña­la que se es­pe­ran en­tre 100 mil y 500 mil per­so­nas en la con­sul­ta, que es por cier­to un ran­go muy va­go.

El pun­to cla­ve se­ría que el fu­tu­ro del NAIM lo re­sol­vie­ran en­tre la Se­cre­ta­ría de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes y ex­per­tos en la ma­te­ria ae­ro­por­tua­ria. Son los úni­cos que pue­den en­tre­gar opi­nio­nes acer­ta­das.

¿Por qué AM­LO no asu­me la mis­ma pos­tu­ra que con el pro­yec­to del Tren Ma­ya? Ha­ce unos días di­jo: “Les gus­te o no les gus­te a nues­tros ad­ver­sa­rios, a los fi­fís, a la pren­sa fi­fí, va­mos a cons­truir el Tren Ma­ya. Me can­so gan­so”.

El pró­xi­mo Go­bierno fe­de­ral ya anun­ció que, in­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do de la con­sul­ta, es in­dis­pen­sa­ble rea­li­zar una “ci­ru­gía ma­yor” al Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Ade­más, le pon­drá mano a la ter­mi­nal de To­lu­ca pa­ra re­sol­ver la sa­tu­ra­ción y ele­var la ca­pa­ci­dad de pa­sa­je­ros.

Por su par­te, Car­los Slim di­jo que sus­pen­der el pro­yec­to del NAIM sig­ni­fi­ca de­te­ner el cre­ci­mien­to del País.

Se­gún el em­pre­sa­rio, su cons­truc­ción se tra­du­ci­rá en una trans­for­ma­ción má­gi­ca de esa área de la ciu­dad, “un de­to­na­dor eco­nó­mi­co y so­cial”.

Apues­to do­ble con­tra sen­ci­llo que los pri­me­ros ma­ni­pu­la- do­res de la con­sul­ta se­rán los po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios la­gar­to­nes y co­rrup­tos que, apro­ve­chan­do el pi­ta­zo, arra­sa­ron con las pro­pie­da­des cir­cun­ve­ci­nas del que se­ría el NAIM. Y pien­san ver­lo ter­mi­na­do en el 2024.

El he­cho es que ya son mu­chas las pos­tu­ras en con­tra de es­ta ter­mi­nal aé­rea y to­do pin­ta co­mo el ini­cio de un mon­tón de bron­cas que se le vie­nen en­ci­ma a nues­tro Pre­si­den­te elec­to.

Y si a es­to le su­ma­mos el ca os eco­nó­mi­co que es­tá de­jan­do el Go­bierno de Pe­ña Nie­to, cual­quier de­ci­sión que se to­me se­rá di­fí­cil.

El Gru­po Ae­ro­por­tua­rio de la Ciu­dad de Mé­xi­co, em­pre­sa en­car­ga­da de la cons­truc­ción de la obra, tie­ne con­fian­za en que és­ta se­rá exi­to­sa, pe­ro en la le­tra chi­qui­ta re­co­no­ce que hay ries­gos de jui­cios de am­pa­ro, por ejem­plo.

Ay, Dios, cuan­do creía­mos que ya em­pe­zá­ba­mos a sa­lir del pan­tano de po­dre­dum­bre po­lí­ti­ca, ¡aho­ra re­sul­ta que es­ta con­sul­ta hue­le a vil de­ma­go­gia!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.