Re­pre­sen­tan­tes

El Norte - - Opinión -

Des­de el pa­sa­do 1 de sep­tiem­bre en que es­tre­na­mos re­pre­sen­tan­tes an­te el Ho­no­ra­ble Con­gre­so de la Unión, has­ta los pri­me­ros días de di­ciem­bre en que por fin to­ma­rán po­se­sión nues­tro Pre­si­den­te y nue­vos Go­ber­na­do­res, an­da­re­mos con el áni­mo arras­tra­do. Lue­go ya nos acos­tum­bra­re­mos.

No se­rá la pri­me­ra vez que mu­chos de los que aho­ra ocu­pan un asien­to de po­der y usan su voz y su vo­to pa­ra de­fi­nir fu­tu­ro, no son pre­ci­sa­men­te ciu­da­da­nos ejem­pla­res que go­cen de so­bra­da sol­ven­cia mo­ral y ca­pa­ci­dad pa­ra desem­pe­ñar­se en sus fun­cio­nes, y sin em­bar­go, pa­re­ce que hoy nos em­pie­za a im­por­tar más.

Se­rá el efec­to AM­LO (que con el mie­do que sus­ci­ta ha crea­do in­te­rés en­tre quie­nes an­tes no se in­tere­sa­ban en po­lí­ti­ca y ren­di­ción de cuen­tas) o se­rán la tec­no­lo­gía y las re­des so­cia­les; pe­ro es un he­cho que el al­za en el ni­vel de in­vo­lu­cra­mien­to ciu­da­dano es­tá sien­do no­to­ria, y eso no pue­de ser de nin­gu­na for­ma ne­ga­ti­vo.

Una de las pri­me­ras de­cep­cio­nes de nues­tra de­mo­cra­cia es co­men­zar a en­ten­der có­mo al­guien, por ejem­plo, ele­gi­do en el Dis­tri­to 6 en la Ciu­dad de Mé­xi­co, pre­si­di­rá la Co­mi­sión de Cul­tu­ra en San Lá­za­ro, y que ese al­guien, que na­tu­ral­men­te no te re­pre­sen­ta, al­gu­na vez fue al­go cer­cano a un strip­per y se de­di­ca­ba a bai­lar la bo­li­ta que le sube y le ba­ja.

Mo­les­tar­te por­que un miem­bro de la Cá­ma­ra ba­ja, pro­ve­nien­te de Ix­mi­quil­pan, Hi­dal­go, que tam­po­co te re­pre­sen­ta, es ca­paz de com­por­tar­se co­mo el peor ciu­da­dano al no ha­cer­se res­pon­sa­ble de sus ac­tos en un ac­ci­den­te vial del cual hu­yó, mien­tras un hom­bre mo­ría cal­ci­na­do.

En­ten­der que otro Dipu­tado, que se­ría im­po­si­ble que te re­pre­sen­te y a quien se le ha en­co­men­da­do la Co­mi­sión del De­por­te, pue­de con­fun­dir la hal­te­ro­fi­lia con la “he­te­ro­fi­lia”, y có­mo el mis­mí­si­mo AM­LO pue­de ha­blar tan tran­qui­lo de ener­gía “eó­ti­ca” de­ján­do­nos en el abis­mo de sa­ber que no tie­nen ni no­cio­nes de cier­tos te­mas bá­si­cos, mu­cho me­nos de te­mas es­ca­bro­sos.

Con­tem­plar a lo le­jos có­mo el Es­ta­do de Mo­re­los se­rá go­ber­na­do, por aplas­tan­te ma­yo­ría, por al­guien que dio glo­ria al fut­bol me­xi­cano y que, aun­que fue un buen ju­ga­dor, di­fí­cil­men­te te re­pre­sen­ta, es­pe­cial­men­te aho­ra que ha ali­nea­do en su Go­bierno a ami­gos y co­no­ci­dos del mun­do de­por­ti­vo, con­vir­tien­do aque­llo en un par­ti­do de re­sul­ta­dos to­da­vía in­cier­tos y de pro­nós­ti­co re­ser­va­do.

En­fu­re­cer por­que un Dipu­tado va a dor­mir a las se­sio­nes del Con­gre­so sin pu­dor, y has­ta se jus­ti­fi­ca ha­blan­do de ese “so­por­ci­to de sies­ta bien sa­bro­so que le en­tra a uno des­pués de co­mer”.

O de plano no po­der to­le­rar que un Se­na­dor del par­ti­do más con­ser­va­dor use su tiem­po la­bo­ral pa­ra in­ter­cam­biar fo­tos de mu­je­res y ha­cer co­men­ta­rios ofen­si­vos al res­pec­to. Nin­guno de ellos nos re­pre­sen­ta.

No im­por­ta si al­gu­nos tie­nen gra­do de li­cen­cia­tu­ra, son em­pre­sa­rios o cam­pe­si­nos; no im­por­ta si otros di­fí­cil­men­te aca­ba­ron la pri­ma­ria. Pa­ra­fra­sean­do a uno de los an­tes pe­no­sa­men­te nom­bra­dos, di­ré que “no se ne­ce­si­ta ser Só­cra­tes” pa­ra presidir una co­mi­sión, ocu­par una cu­rul, go­ber­nar un es­ta­do, di­ri­gir un país; pe­ro sí se re­quie­re de­jar de im­pro­vi­sar.

El per­fil re­que­ri­do no ne­ce­sa­ria­men­te es el de un eru­di­to, o un ser sú­per es­pe­cia­li­za­do. La bon­dad y la tram­pa de la de­mo­cra­cia es que to­dos po­de­mos ser ele­gi­dos, vo­tar y ser vo­ta­dos, re­pre­sen­tar y ser re­pre­sen­ta­dos.

El per­fil re­que­ri­do es el de al­guien que se in­for­me, se pre­pa­re y se com­pro­me­ta. El per­fil re­que­ri­do es de al­guien que de­je de si­mu­lar y pue­da ha­cer un buen tra­ba­jo. El per­fil re­que­ri­do es el de al­guien que sea ho­nes­to con­si­go mis­mo y con quie­nes di­ce re­pre­sen­tar.

Es ca­si se­gu­ro que en le­gis­la­cio­nes pre­vias a és­ta tu­vi­mos peo­res es­pe­cí­me­nes y no nos di­mos ni cuen­ta. Es de so­bra pro­ba­do que Go­ber­na­do­res y Se­cre­ta­rios con pos­gra­dos y es­tu­dios en el ex­tran­je­ro tu­vie­ron po­bre y ra­paz desem­pe­ño en sus pues­tos.

Y en me­dio de re­pre­sen­tan­tes que no re­pre­sen­tan, la es­pe­ran­za lle­ga de par­te de “El Mi­jis”, Pe­dro Ca­rri­za­les, un ex pan­di­lle­ro que ga­nó su lu­gar en el Con­gre­so de San Luis Po­to­sí, que se re­co­no­ce co­mo fal­to de pre­pa­ra­ción, mal ora­dor, ig­no­ran­te, ex adic­to y ex pre­si­dia­rio, y quien ha si­do el más ac­ti­vo y com­pro­me­ti­do al pro­po­ner una ini­cia­ti­va que con­tem­pla que reos que pur­gan su con­de­na tra­ba­jan­do ten­gan ac­ce­so a IMSS e In­fo­na­vit.

Él ve con otros ojos su tra­ba­jo. No im­por­ta qué, él sí abo­ga por sus re­pre­sen­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.