Op­ti­mis­ta (a pe­sar de to­do)

El Norte - - Opinión -

Pri­me­ro las ma­las no­ti­cias. Es­ta­dos Uni­dos es só­lo de nom­bre. A ve­ces pa­re­ce que se tra­ta de dos na­cio­nes to­tal­men­te dis­tin­tas y en con­flic­to per­ma­nen­te.

Aca­bo de es­tar en Los Án­ge­les –un bas­tión li­be­ral, proin­mi­gran­te, an­ti-Trump– don­de la re­sis­ten­cia al Go­bierno en Wa­shing­ton es una for­ma de vi­da y mo­ti­vo de or­gu­llo.

Aquí has­ta la Po­li­cía ha en­ten­di­do per­fec­ta­men­te que no ga­na na­da con ha­cer­se pa­sar por agen­te de in­mi­gra­ción. Pe­ro ape­nas sal­go de la is­la que es Ca­li­for­nia, las co­sas cam­bian dra­má­ti­ca­men­te.

Las en­cues­tas di­bu­jan un país ca­si ro­to. La ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos que vo­ta­ron por Trump lo vol­ve­rían a ha­cer en el 2020. Ha­ce po­co, en Mis­sis­sip­pi, Trump se bur­ló abier­ta­men­te de la Dra. Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford, quien ha­bía ase­gu­ra­do que el juez Brett Ka­va­naugh la in­ten­tó vio­lar ha­ce dé­ca­das. No hay na­da de qué reír­se. Pe­ro la au­dien­cia lo hi­zo.

Mien­tras, los de­mó­cra­tas no aca­ban de en­ten­der que no bas­ta ser an­ti-Trump pa­ra ga­nar la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial. Tie­nen que lu­char por al­go (y ese al­go no es­tá muy cla­ro en el elec­to­ra­do). Es­ta­dos Uni­dos es­tá pin­ta­do de ro­jo o azul. El mo­ra­do pa­re­ce ser un co­lor im­po­si­ble.

Nun­ca, en mis 35 años en Es­ta­dos Uni­dos, ha­bía vis­to un cli­ma tan an­ti­in­mi­gran­te co­mo aho­ra. Des­de la ar­bi­tra­ria re­duc­ción de re­fu­gia­dos y vi­sas has­ta la se­pa­ra­ción de ni­ños de sus pa­dres. Hoy, to­da­vía, hay de­ce­nas de ni­ños que no se han en­tre­ga­do a sus pa­dres (que ya fue­ron de­por­ta­dos).

En es­te diá­lo­go de sor­dos unos pi­den mu­ro, más agen­tes y mano du­ra, mien­tras otros quie­ren la le­ga­li­za­ción de in­do­cu­men­ta­dos y un tra­to hu­mano a los re­fu­gia­dos. El re­sul­ta­do es una ago­bian­te pa­rá­li­sis y un caos en la fron­te­ra. La ac­tual po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria es un fra­ca­so y, sin em­bar­go, na­da cam­bia.

Aho­ra, las bue­nas no­ti­cias. Nues­tras hi­jas y nues­tros jó­ve­nes son, afor­tu­na­da­men­te, mu­cho me­jo­res que no­so­tros. Los drea­mers, los so­bre­vi­vien­tes de la ma­sa­cre en Par­kland, Flo­ri­da, y las mu­je­res que han im­pul­sa­do el mo­vi­mien­to #MeToo es­tán har­tos de los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les y ya no es­pe­ran su turno. Sin pe­dir per­mi­so, han to­ma­do el li­de­raz­go en to­dos los te­mas que los adul­tos no he­mos po­di­do re­sol­ver.

El Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos lle­va más de tres dé­ca­das sin mo­der­ni­zar las le­yes mi­gra­to­rias. Por eso los drea­mers –que fue­ron traí­dos ile­gal­men­te al país cuan­do eran muy pe­que­ños– les han ro­ba­do la ini­cia­ti­va. No de­ja de sor­pren­der­me que cual­quie­ra de los lí­de­res de las or­ga­ni­za­cio­nes de los drea­mers tie­ne una idea mu­cho más cla­ra de có­mo so­lu­cio­nar el pro­ble­ma mi­gra­to­rio que va­rios con­gre­sis­tas y se­na­do­res.

Lo mis­mo ocu­rre con los es­tu­dian­tes que so­bre­vi­vie­ron a la ma­sa­cre en la es­cue­la de Par­kland, Flo­ri­da, don­de fue­ron ase­si­na­das 17 per­so­nas. Las ma­tan­zas son co­sa de ca­si to­dos los días. Nos he­mos, tris­te­men­te, acos­tum­bra­do a ellas.

Pe­ro los es­tu­dian­tes de Par­kland di­je­ron bas­ta y, es­toy se­gu­ro, no van a des­can­sar has­ta lo­grar al­gún ti­po de con­trol de ar­mas. No hay na­da más di­fí­cil de de­te­ner que cuan­do a un ado­les­cen­te se le me­te una idea en la ca­be­za.

Hay más. Gra­cias a la va­len­tía de mi­les de mu­je­res, el aco­so se­xual y la dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro se han con­ver­ti­do en el asun­to po­lí­ti­co y per­so­nal más im­por­tan­te del mo­men­to. La in­dig­na­ción y de­ter­mi­na­ción del mo­vi­mien­to #MeToo ha he­cho tem­blar to­das las es­truc­tu­ras de au­to­ri­dad pa­triar­cal.

Es­tos nue­vos lí­de­res tie­nen una voz mu­cho más po­de­ro­sa que la nues­tra. A tra­vés de las re­des so­cia­les pue­den trans­mi­tir con fuer­za sus men­sa­jes. Es la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que ma­ne­ja la tec­no­lo­gía me­jor que la que le pre­ce­dió. No le tie­nen que su­bir el vo­lu­men a la te­le­vi­sión (por­que ni si­quie­ra tie­nen TV).

Si el fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos va a es­tar en ma­nos de las lí­de­res del mo­vi­mien­to #MeToo, de los so­bre­vi­vien­tes de Par­kland, de los drea­mers –y de ac­ti­vis­tas La­ti­nX, LGBTQI y del me­dio am­bien­te– po­de­mos es­tar tran­qui­los. Su cer­te­za mo­ral es un gran ejem­plo fren­te a las ma­ra­ñas éti­cas de Trump y al­gu­nos de sus se­gui­do­res di­gi­ta­les.

Nues­tro úni­co con­sue­lo es que, co­mo ma­dres y pa­dres, al­go ha­bre­mos he­cho bien pa­ra que nues­tras hi­jas e hi­jos sa­lie­ran tan re­bel­des, em­pren­de­do­res y pro­po­si­ti­vos. Ellos nos van a sal­var.

Por es­to, a pe­sar de to­do, es­toy tan op­ti­mis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.