Co­mían a sus víc­ti­mas y ven­dían los hue­sos

El Norte - - Nacional - LI­LIA­NA ES­PI­TIA

MÉ­XI­CO.- Des­pués de ase­si­nar­las, Juan Car­los Her­nán­dez y Pa­tri­cia Mar­tí­nez des­cuar­ti­za­ban a las mu­je­res pa­ra ali­men­tar a sus pe­rros, ofre­cer los co­ra­zo­nes co­mo ofren­da a la San­ta Muer­te, in­ci­ne­rar al­gu­nas par­tes, ven­der los hue­sos y co­ci­nar po­zo­le pa­ra co­mer­lo.

En la au­dien­cia de ayer en la que se les im­pu­tó por el de­li­to de fe­mi­ci­dio en agra­vio de Nancy Noe­mí, des­apa­re­ci­da el 6 de sep­tiem­bre, la pa­re­ja de­ta­lló la for­ma en que ase­si­na­ban a sus víc­ti­mas y lo que ha­cían con sus ca­dá­ve­res.

El hom­bre, de 33 años de edad, so­me­tía a las mu­je­res por la fuer­za y las de­go­lla­ba con un cu­chi­llo que man­dó a fa­bri­car es­pe­cial­men­te pa­ra co­me­ter sus ac­tos. Des­pués, con ayu­da de su es­po­sa, 5 años ma­yor, des­mem­bra­ba los cuer­pos.

“Cuan­do re­gre­sé, el cuer­po (de Nancy Noe­mí) es­ta­ba en el ba­ño. Juan Car­los cor­tó una par­te de car­ne y me la dio, la co­ci­né en po­zo­le, co­mi­mos.

“El res­to del cuer­po, una par­te se lo echó a los pe­rros, otra la pren­dió en el fue­go y otra la ti­ra­mos en un lo­te bal­dío”, le­yó el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co an­te el Juez de Con­trol de acuer­do a la de­cla­ra­ción de la mu­jer, quien an­tes de ca­sar­se con el ho­mi­ci­da se de­di­ca­ba a la pros­ti­tu­ción y su­fre de re­tra­so men­tal.

Du­ran­te la di­li­gen­cia se dio a co­no­cer que el hom­bre con­si­de­ró in­su­fi­cien­te ha­ber ma­ta­do a, se­gún las pri­me­ras di­li­gen­cias, una vein­te­na de mu­je­res.

Por el odio que les tie­ne, Juan Car­los Her­nán­dez te­nía la me­ta de ma­tar a una cen­te­na de mu­je­res.

“Juan Car­los de­cla­ra que su me­ta era ma­tar a cien, que le pa­re­cía que las que lle­va­ba has­ta el mo­men­to le pa­re­cían muy po­cas, que odia­ba a las mu­je­res por­que su ma­dre fue pros­ti­tu­ta y una mu­jer lo aban­do­nó”, re­la­tó el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ayer du­ran­te la au­dien­cia.

Si la víc­ti­ma no era del agra­do de Juan Car­los, su cadáver era des­cuar­ti­za­do y aban­do­na­do en par­tes, pe­ro si le caía bien es­ta­ba des­ti­na­do a ser co­ci­na­do por Pa­tri­cia pa­ra ali­men­tar­se.

La pa­re­ja de fe­mi­ni­ci­das fue de­te­ni­da el 4 de oc­tu­bre cuan­do al sa­lir de su ca­sa, en la Co­lo­nia Jar­di­nes de Mo­re­los, en Eca­te­pec, Es­ta­do de Mé­xi­co, lle­va­ban res­tos hu­ma­nos en una ca­rrio­la.

Lue­go de la de­ten­ción de Juan Car­los y Pa­tri­cia Mar­tí­nez sus cua­tro hi­jos fue­ron pues­tos a dis­po­si­ción del DIF de Eca­te­pec, a don­de nin­gún fa­mi­liar se ha pre­sen­ta­do a re­cla­mar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.