Trun­can el sue­ño de Flor

El Norte - - Local - ÁN­GEL RA­MOS

Ha­ce dos me­ses Flor Ara­ce­li Pé­rez Váz­quez, de 20 años, lle­gó a Mon­te­rrey pa­ra tra­ba­jar en la ca­sa de una fa­mi­lia.

Tra­jo el sue­ño de con­ti­nuar sus es­tu­dios de en­fer­me­ría, y to­do pa­re­cía ir en bue­na ru­ta.

Pe­ro el pa­sa­do lu­nes ese sue­ño se con­vir­tió en pe­sa­di­lla pa­ra sus fa­mi­lia­res y ami­gos, al mo­rir arro­lla­da al in­ten­tar cru­zar la Ca­rre­te­ra Na­cio­nal.

Ese día re­gre­sa­ba a la ca­sa de sus pa­tro­nes, en la zo­na de La He­rra­du­ra, lue­go de pa­sar el fin de se­ma­na con una pri­ma, quien tra­ba­ja en la ca­sa de una fa­mi­lia en otro sec­tor del Sur de la Ciu­dad.

“Flor y su pri­ma lle­ga­ron de Che­nal­hó, Chia­pas, en agos­to pa­sa­do”, ex­pli­có la mu­jer que em­plea­ba a la jo­ven. “Ella se que­da­ba allá, por­que eran muy uni­das y el do­min­go iban jun­tas a la igle­sia (Pres­bi­te­ria­na)”.

A la jo­ven la em­bis­tió un vehícu­lo a unos 200 me­tros de las ins­ta­la­cio­nes del C5, en una zo­na ries­go­sa en la que no hay puen­tes pea­to­na­les, a pe­sar de los desa­rro­llos ha­bi­ta­cio­nes y co­mer­cia­les cer­ca­nos que se han agre­ga­do en los úl­ti­mos años.

“En el ca­so de Flor, ella no só­lo vino a tra­ba­jar, pues ade­más de man­dar­le di­ne­ro a su fa­mi­lia es­ta­ba aho­rran­do, por­que su in­ten­sión era con­ti­nuar sus es­tu­dios co­mo en­fer­me­ra, ella hi­zo en Chia­pas una ca­rre­ra téc­ni­ca”, ex­pli­có la mu­jer.

Al pa­sar las 7:00 ho­ras y ver que no vol­vía, sus pa­tro­nes se preo­cu­pa­ron, pues no res­pon­día las lla­ma­das a su ce­lu­lar.

Cuan­do iba ha­cia su tra­ba­jo, el pa­dre de fa­mi­lia no­tó el ac­ci­den­te y se de­tu­vo por un pre­sen­ti­mien­to, pe­ro al ver el cuer­po no re­co­no­ció a la jo­ven.

“Mi es­po­so le mar­có y así se dio cuen­ta que era ella, por­que es­cu­chó el ce­lu­lar que es­ta­ba guar­da­do en la mo­chi­la (de Flor) , es que ella que­dó irre­co­no­ci­ble”, re­la­tó.

Trán­si­to Mu­ni­ci­pal es­ta­ble­ció que tras ser im­pac­ta­da, pre­sun­ta­men­te por una Su­bur­ban co­lor ne­gra, va­rios vehícu­los le pa­sa­ron en­ci­ma.

Ayer, los res­tos de Flor lle­ga­ron a su pue­blo, ubi­ca­do en­tre Tuxtla Gu­tié­rrez y San Cris­tó­bal de las Ca­sas, en don­de fue­ron re­ci­bi­dos por sus pa­dres y sus cin­co her­ma­nos.

“Ella era una mu­cha­cha muy tra­ba­ja­do­ra que vino con mu­chos sue­ños”, la­men­tó la ma­dre de fa­mi­lia.

Aho­ra, ve­ci­nos del sec­tor pi­den que el Mu­ni­ci­pio de Mon­te­rrey apu­re la cons­truc­ción de puen­tes pa­ra pea­to­nes en ese y en otros pun­tos de la Ca­rre­te­ra Na­cio­nal.

“Pe­ro tam­bién hay que tra­ba­jar en el te­ma de ve­lo­ci­dad”, ex­pu­so la em­plea­do­ra de Flor, “por­que ese sec­tor ya es re­si­den­cial”.

Te­nía jo­ven chia­pa­ne­ca dos me­ses vi­vien­do en Mon­te­rrey; mu­rió atro­pe­lla­da fren­te al C5

MON­TE­RREY

Flor Ara­ce­li Pé­rez Váz­quez, de 20 años, lle­gó a Mon­te­rrey pa­ra tra­ba­jar en la ca­sa de una fa­mi­lia en el sur de la Ciu­dad.

APO­DA­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.