Uni­dad em­pre­sa­rial

El Norte - - Opinión -

En me­nos de dos se­ma­nas, el po­der po­lí­ti­co que es­tá por lle­gar ha me­di­do fuer­zas con el mer­ca­do. Pri­me­ro con la de­ci­sión del nue­vo ae­puer­to, vía son­deo ma­ni­pu­la­do, pa­ra reor­tar lo que que­ría es­cu­char el pró­xi­mo esi­den­te.

Se­gun­do, el jue­ves, cuan­do Mo­re­na pren­tó una ini­cia­ti­va en el Se­na­do pa­ra can­lar las co­mi­sio­nes ban­ca­rias por de­cre­to, ado que le pa­re­cen, por un aná­li­sis de una la pá­gi­na, ex­ce­si­vos.

Lo alar­man­te es que a pe­sar de las sa­cu­das en el ti­po de cam­bio, ni­vel de ries­goaís y los im­pac­tos en las fi­nan­zas pú­bli­cas ue el nue­vo Go­bierno es­tá por ad­mi­nis­trar, spe­cho que si­guen pen­san­do que la po­lí­ca man­da a la eco­no­mía.

El lu­nes ne­gro y el jue­ves oscuro que ess pro­pues­tas de po­lí­ti­ca pú­bli­ca han ge­ne­do a los mer­ca­dos es al­go que de­be­ría­mos r con más de­ta­lle.

So­bre la can­ce­la­ción del NAIM, tres cos lla­man la aten­ción. Pri­me­ro, que can­cer­lo era una pro­pues­ta ab­sur­da de cam­pa­ña, or eso a na­die de­be sor­pren­der la de­ci­sión.

Se­gun­do, que no ha­bía aná­li­sis pro­funo ni cien­tí­fi­co pa­ra ava­lar la al­ter­na­ti­va que ho­ra te­ne­mos que pa­de­cer.

Y ter­ce­ro, que el ar­gu­men­to pa­ra no seuir con una cons­truc­ción de un ae­ro­puer­to su­ma­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra el de­sa­rro­llo de Mé­xi­co, y cu­yos re­cur­sos ya es­ta­ban ase­gu­ra­dos, es por­que el Go­bierno del PRI lo es­ta­ba cons­tru­yen­do con una enor­me co­rrup­ción de­trás.

Lo la­men­ta­ble de to­do es­to es que aho­ra nos re­ce­tan una op­ción de re­mo­zar tres ae­ro­puer­tos, que no tie­nen los es­tu­dios de fac­ti­bi­li­dad y de se­gu­ri­dad ae­ro­náu­ti­ca, que com­pli­ca­rá to­da la mo­vi­li­dad de ae­ro­puer­tos en el cen­tro del País, y que pa­ra col­mo los en­car­ga­dos se­rán los mis­mos con­tra­tis­tas a quie­nes en cam­pa­ña acu­sa­ban de supuesta co­rrup­ción, y que mo­ti­vó la can­ce­la­ción.

Y la co­rrup­ción que ha­bía en el NAIM, ¿por qué no la en­con­tra­ron? Así o más ab­sur­do pa­ra un país que ne­ce­si­ta in­te­li­gen­cia, pru­den­cia y un en­ten­di­mien­to de que las de­ci­sio­nes del Go­bierno afec­tan a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos.

Por el la­do de la pro­pues­ta de can­ce­lar por de­cre­to to­das las co­mi­sio­nes ban­ca­rias y que lue­go se in­ten­tó sua­vi­zar por Mo­re­na, dos co­sas lla­man mi aten­ción.

Pri­me­ro, que no se en­tien­da que es una ex­pro­pia­ción de los re­cur­sos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro a fa­vor de na­die, y se­gun­do, que la úni­ca for­ma de po­der ba­jar los cos­tos de cual­quier bien o ser­vi­cio es me­dian­te una ma­yor com­pe­ten­cia y me­jo­rar la ca­li­dad re­gu­la­to­ria, ja­más los de­cre­tos han fun­cio­na­do. No re­co­no­cer el pa­pel de la com­pe­ten­cia es re­gre­sar­nos más de 70 años en la vi­da eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de Mé­xi­co.

De am­bos ejem­plos, que han pro­du­ci­do pér­di­das fi­nan­cie­ras enor­mes en los mer­ca­dos y au­men­ta­do la in­cer­ti­dum­bre de la ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar que ten­drá el pró­xi­mo Pre­si­den­te, hay un co­mún de­no­mi­na­dor: la fal­ta de res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les, en es­te ca­so las que ase­gu­ran la cons­truc­ción de obras don­de se de­be y las que han lu­cha­do por me­jo­rar las con­di­cio­nes de mer­ca­do pa­ra que la com­pe­ten­cia fun­cio­ne siem­pre y no só­lo cuan­do quie­ra el Go­bierno en turno.

Una ver­da­de­ra tra­ge­dia nos de­pa­ra que se pien­se que la po­lí­ti­ca es­tá por en­ci­ma de la eco­no­mía. Mi­les de tex­tos de eco­no­mía y po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca a tra­vés de los años de­mues­tran las evi­den­cias cuan­do se le in­ten­ta su­bor­di­nar a ideas po­lí­ti­cas irra­cio­na­les.

ADEN­DA

El mar­tes se rin­dió un me­re­ci­do ho­me­na­je a la vi­da y le­ga­do del em­pre­sa­rio re­gio­mon­tano An­drés Mar­ce­lo Sa­da Zam­brano, fa­lle­ci­do en enero.

Hoy más que nun­ca nues­tro País ne­ce­si­ta a to­dos los em­pre­sa­rios man­te­nien­do la uni­dad co­mo ins­ti­tu­ción so­cial que son, asu­mien­do el li­de­raz­go y el ejem­plo de con­gruen­cia en los va­lo­res que re­pre­sen­tan y en los be­ne­fi­cios que han ge­ne­ra­do pa­ra la so­cie­dad.

Don An­drés Mar­ce­lo, siem­pre de for­ma va­lien­te, de­ci­di­da y enér­gi­ca de­fen­dió el ver­da­de­ro sen­ti­do so­cial de ser em­pre­sa­rio y ha­cer em­pre­sa que re­su­mió co­mo la me­jor he­rra­mien­ta so­cial que el hom­bre se ha da­do a sí mis­mo pa­ra crear pro­gre­so, ri­que­za y bie­nes­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.