Ro­jos con­tra azu­les

Trump ha he­cho im­po­si­ble la ci­vi­li­da po­lí­ti­ca; se vie­nen dos años de pe­le y pa­rá­li­sis en el Con­gre­so de E

El Norte - - Opinión - JORGE RA­mOs opinion@el­nor­te.com

Vie­nen dos años muy di­fí­ci­les. Es­ta­dos Uni­dos es­tá to­tal­men­te di­vi­di­do en­tre ro­jos y azu­les. En las pa­sa­das elec­cio­nes pa­ra el Con­gre­so, los re­pu­bli­ca­nos man­tu­vie­ron el con­trol del Se­na­do. Pe­ro los de­mó­cra­tas re­cu­pe­ra­ron la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Y no hay po­si­bi­li­da­des de en­con­trar un ca­mino en co­mún. El co­lor mo­ra­do no exis­te. Do­nald Trump rom­pió el ja­rrón de la ci­vi­li­dad po­lí­ti­ca y no hay ma­ne­ra de pe­gar sus par­tes.

Lo que an­tes nos pa­re­cía ex­tre­mis­ta de pron­to se ha con­ver­ti­do en co­mún y co­rrien­te en Es­ta­dos Uni­dos. Du­ran­te su úl­ti­ma con­fe­ren­cia de pren­sa, Trump ata­có du­ra­men­te y se bur­ló de cua­tro pe­rio­dis­tas. Ade­más, le qui­tó su cre­den­cial de ac­ce­so a la Ca­sa Blan­ca al corresponsal de CNN, Jim Acos­ta. Eso se lla­ma cen­su­ra, in­ti­mi­da­ción y re­pre­sión, igual en una­de­mo­cra­cia­quee­nu­na­dic­ta­du­ra.

Trump mien­te fre­cuen­te­men­te, se­gún las lis­tas que tie­nen The New York Ti­mes y el Was­hing­ton Post. Por eso hay una fé­rrea co­ber­tu­ra de pren­sa: por­que no di­ce la ver­dad, no por­que los pe­rio­dis­tas sea­mos el “enemi­go del pue­blo”, co­mo ase­gu­ra Trump.

El ra­cis­mo se ha nor­ma­li­za­do. Trump –quien les lla­mó cri­mi­na­les y “vio­la­do­res” a los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos– aho­ra se au­to­de­fi­ne co­mo un “na­cio­na­lis­ta”, sin im­por­tar­le las te­rri­bles con­no­ta­cio­nes his­tó­ri­cas de esa pa­la­bra.

Y es­te Pre­si­den­te “na­cio­na­lis­ta” se aca­ba de in­ven­tar una “in­va­sión” en la fron­te­ra con Mé­xi­co –a pe­sar de que mi­les de re­fu­gia­dos cen­troa­me­ri­ca­nos y sus ni­ños se en­cuen­tran a cien­tos de mi­llas de dis­tan­cia en una ca­ra­va­na.

Bien­ve­ni­dos al uni­ver­so bi­za­rro de Trump.

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano, que tan­ta re­sis­ten­cia tu­vo al can­di­da­to Trump, se ha do­bla­do por com­ple­to. Aho­ra ha­cen lo que él quie­re. Po­dría lla­mar­se el Par­ti­do Trump.

El Se­na­dor Ted Cruz, pa­ra po­ner un ejem­plo, acep­tó que Trump hi­cie­ra cam­pa­ña por él en Te­xas a pe­sar de que in­sul­tó per­so­nal­men­te a su es­po­sa y a su pa­dre. Y el Pre­si­den­te, en su más re­cien­te con­fe­ren­cia, pa­re­ció dis­fru­tar de la de­rro­ta de los re­pu­bli­ca­nos que no acep­ta­ron su “abra­zo” en la cam­pa­ña.

Trump di­ce que es­tá dis­pues­to a ne­go­ciar con los de­mó­cra­tas, siem­pre y cuan­do la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes no ini­cie una in­ves­ti­ga­ción en su con­tra. Pe­ro eso vie­ne.

Los de­mó­cra­tas, de­seo­sos de una vic­to­ria –y un po­qui­to de ven­gan­za– se­gu­ra­men­te in­ves­ti­ga­rán al Pre­si­den­te des­de sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos has­ta sus ne­go­cios de ho­te­les. Y no lo van a sol­tar ni un cen­tí­me­tro en el ca­so de la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en las pa­sa­das vo­ta­cio­nes pre­si­den­cia­les. ¿El pro­nós­ti­co? Dos años de pe­leas.

Vie­ne una pa­rá­li­sis en el Con­gre­so en Was­hing­ton. No me ima­gino nin­gún acuer­do mi­gra­to­rio. Tam­po­co ha­brá coo­pe­ra­ción bi­par­ti­dis­ta pa­ra ha­cer más ac­ce­si­bles los se­gu­ros de sa­lud.

És­te es, de he­cho, el ini­cio de la ba­ta­lla por la Ca­sa Blan­ca. Lo úni­co que im­por­ta­rá des­de aho­ra has­ta las vo­ta­cio­nes del 3 de no­viem­bre del 2020 es si Trump se que­da o se va. Se­rá un com­ba­te his­tó­ri­co.

Pe­ro mien­tras es­to ocu­rre, el país es­tá cam­bian­do des­de aba­jo. La in­to­le­ran­cia en la Pre­si­den­cia no lo ha in­fec­ta­do to­do.

Más de 100 mu­je­res fue­ron ele­gi­das pa­ra el Con­gre­so en las elec­cio­nes de tér­mino me­dio, in­clu­yen­do a Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez, de ori­gen puer­to­rri­que­ño, quien se con­ver­ti­rá a los 29 años de edad en la con­gre­sis­ta más jo­ven en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Y en­tre las ideas de Ale­xan­dria es­tá bus­car la des­ti­tu­ción del Pre­si­den­te Trump. (Aquí es­tá mi entrevista con ella: el­nor­te.com/ale­xan­dria).

El bien lla­ma­do “año de la mu­jer” en­vió al Con­gre­so en Was­hing­ton a las pri­me­ras dos mu­je­res mu­sul­ma­nas, a las pri­me­ras dos his­pa­nas de Te­xas, a las pri­me­ras dos na­ti­vo-ame­ri­ca­nas y a la pri­me­ra re­pre­sen­tan­te na­ci­da en Co­rea del Sur. Tam­bién en Co­lo­ra­do fue ele­gi­do el pri­mer Go­ber­na­dor abier­ta­men­te ho­mo­se­xual.

Hay más. El nú­me­ro de con­gre­sis­tas his­pa­nos au­men­tó a 37. De­be­ría­mos te­ner el do­ble, de­bi­do a que los la­ti­nos so­mos ca­si el 20 por cien­to de la po­bla­ción, pe­ro po­co a po­co es­ta­mos ac­ce­dien­do a pues­tos de po­der.

Al­go ra­ro es­tá ocu­rrien­do en Es­ta­dos Uni­dos. Mien­tras más se di­ver­si­fi­ca el país, más in­to­le­ra­ble y ex­tre­mis­ta se vuel­ve Do­nald Trump.

Se­rán dos años de lu­cha. (O qui­zás seis). Pe­ro al fi­nal, irre­me­dia­ble­men­te, Trump va a per­der.

Es­ta­dos Uni­dos es mu­cho me­jor que su Pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.