Eva­luar pa­ra me­jo­rar

El Norte - - Opinión -

Es­ta­mos en tiem­pos de re­vo­lu­ción. Ca­ca­rio­la, ma­du­ra se­ño­ri­ta sol­te­ra hi­ja del due­ño de la hacienda, es­ta­ba en su al­co­ba apli­cán­do­se los pol­vos de arroz que le di­si­mu­la­ban las arru­gas. De pron­to se es­cu­cha­ron gri­tos, dis­pa­ros, tro­pel de ca­ba­lle­ría. La ma­má de Ca­ca­rio­la le di­jo con an­gus­tia: “¡El Cie­lo te pro­te­ja, hi­ja de mi al­ma! ¡Lle­ga­ron los re­vo­lu­cio­na­rios, esos lu­ju­rio­sos ván­da­los ul­tra­ja­do­res, des­hon­ra­do­res de mu­je­res!”. “¡Qué bar­ba­ri­dad! –ex­cla­mó cons­ter­na­da Ca­ca­rio­la–. ¡Y yo en es­tas fa­chas!”... “Me acu­so, pa­dre –di­jo la lin­da Pim­pi­ne­la en el con­fe­so­na­rio–, de que es­toy en­tre­ga­da en cuer­po y al­ma al Se­ñor”. “Eso no es pe­ca­do –la tran­qui­li­zó el buen pa­dre Ar­si­lio–. Por el con­tra­rio, es una gra­cia muy gran­de es­tar en­tre­ga­da así al Se­ñor”. “¿Al de la tien­da?” –pre­gun­tó tí­mi­da­men­te Pim­pi­ne­la... Don Cor­nu­lio es­tá tris­te. ¿Qué ten­drá don Cor­nu­lio? Sus com­pa­ñe­ros de la ofi­ci­na le pre­gun­ta­ron: “¿Te pa­sa al­go?”. Res­pon­dió el se­ñor, atri­bu­la­do: “Mi hi­jo aca­ba de de­cir su pri­me­ra pa­la­bra”. “¿Y eso te en­tris­te­ce? –se ex­tra­ña­ron los otros–. De­be­rías es­tar fe­liz”. “Así es –ad­mi­tió don Cor­nu­lio–. Pe­ro esa pa­la­bra la pro­nun­ció en una reunión en la que es­ta­ban­mi­sa­mi­gosy­com­pa­dres.Di­jo: ‘Pa­pá’. ¡Y to­dos vol­tea­ron!”… El Ate­neo Fuen­te, de Sal­ti­llo, es una pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va. Sus alum­nos y ex alum­nos se re­fie­ren siem­pre al Ate­neo lla­mán­do­lo “glo­rio­so”. Fundado en 1867, de él sur­gió la Uni­ver­si­dad de Coahui­la. En sus au­las es­tu­dia­ron per­so­na­jes tan ilus­tres co­mo Ve­nus­tiano Ca­rran­za, Ar­te­mio de Va­lle Ariz­pe, Car­los Pe­rey­ra y Ju­lio To­rri. Tu­ve el ho­nor de ser elec­to di­rec­tor de ese in­sig­ne co­le­gio por vo­ta­ción de es­tu­dian­tes y maes­tros. Lo fui du­ran­te ocho años, años que cuen­to en­tre los me­jo­res de mi vi­da. Una de las me­di­das que to­mé en el cur­so de mi ges­tión fue im­plan­tar la eva­lua­ción pe­rió­di­ca de los maes­tros. La me­di­da dio ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos: de in­me­dia­to me­jo­ró el desem­pe­ño de los pro­fe­so­res, y por tan­to la ca­li­dad do­cen­te de la ins­ti­tu­ción. La su­pre­sión que el nue­vo ré­gi­men ha­rá de la eva­lua­ción ma­gis­te­rial en el País cons­ti­tu­ye un aten­ta­do gra­ve con­tra la edu­ca­ción de los ni­ños y jó­ve­nes de Mé­xi­co. To­da­vía no em­pe­za­mos a ca­mi­nar y ya va­mos re­tro­ce­dien­do… Don Al­gón, sa­laz eje­cu­ti­vo, le con­tó a su so­cio: “Ayer la pa­sé en gran­de. Lle­vé a Rosibel, mi se­cre­ta­ria, al club de golf pa­ra en­se­ñar­le el jue­go. Nos di­ver­ti­mos co­mo no te ima­gi­nas. Ella no tie­ne fa­cul­ta­des pa­ra eso, y se pa­só to­do el tiem­po echan­do la pe­lo­ti­ta a los ar­bus­tos”. Pre­gun­tó el otro sin en­ten­der: “¿Y dón­de es­tu­vo la di­ver­sión?”. Res­pon­dió don Al­gón: “Atrás de los ar­bus­tos”… “Los hom­bres son muy ma­los, hi­ja mía –alec­cio­nó do­ña Ho­lo­fer­nes a su hi­ja–. No te fíes”. “Ja­más me fío, ma­mi –ase­gu­ró la mu­cha­cha–. Siem­pre lo ha­go de ri­gu­ro­so con­ta­do”... Tres ami­gos fue­ron de va­ca­cio­nes a Can­cún. En el ho­tel co­no­cie­ron a unas chi­cas que via­ja­ban jun­tas: una te­le­fo­nis­ta, una en­fer­me­ra y una pro­fe­so­ra. Al día si­guien­te los ami­gos co­men­ta­ron en el desa­yuno sus res­pec­ti­vas ex­pe­rien­cias. Di­jo uno: “A mí no me fue muy bien con la te­le­fo­nis­ta. No pu­de ha­cer na­da. Lo úni­co que me de­cía era: ‘Un mo­men­ti­to por fa­vor’”. “A mí tam­po­co me fue bien con la en­fer­me­ra –de­cla­ró el se­gun­do igual­men­te atri­bu­la­do–. Tam­po­co me de­jó ha­cer na­da. Se la pa­só to­da la no­che di­cién­do­me: ‘No se mue­va, se­ñor; no se mue­va’”. Ma­ni­fes­tó el ter­ce­ro: “Pues a mí me fue peor con la pro­fe­so­ra”. Pre­gun­ta­ron los ami­gos: “¿Tam­po­co te de­jó ha­cer na­da?”. “Me de­jó ha­cer to­do –res­pon­dió el ti­po, que se veía des­fa­lle­ci­do, exá­ni­me, ago­ta­do–. Pe­ro cuan­do ter­mi­né me di­jo: ‘No lo hi­cis­te muy bien. Ten­drás que re­pe­tir la ta­rea cin­co ve­ces’”… FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.