Ar­se­nia Ma­ta la vi­da de Cua­dri­tos

El Norte - - Gente - AR­SE­NIA.MA­TA@EL­NOR­TE.COM

LA MUER­TE...

¿LE SIEN­TA BIEN?

Las his­to­rias de per­so­nas que mue­ren y des­pier­tan en el cuer­po de otro cau­san mor­bo o in­te­rés -llá­me­le co­mo quie­ra- en mu­chos es­pec­ta­do­res.

Y a eso se de­be tal vez el lan­za­mien­to de la se­rie-no­ve­la (ya no sa­be­mos ni có­mo lla­mar­le a es­tos pro­duc­tos) Amar a Muer­te, que pre­sen­ta Las Es­tre­llas de lu­nes a vier­nes a las 21:30 ho­ras y en don­de ve­mos el ca­so de per­so­na­jes que deam­bu­lan con otra apa­rien­cia tras de­jar es­te mun­do.

León (Ale­xis Aya­la) mue­re ase­si­na­do en un com­plot de su jo­ven es­po­sa Lu­cía (An­ge­li­que Bo­yer) con su aman­te Johny (Ale­jan­dro No­nes)... y al de­jar es­te mun­do, su es­pí­ri­tu ha­lla en­tra­da en el cuer­po del reo eje­cu­ta­do Ma­ca­rio (Mi­chell Brown), quien fue acu­sa­do de ase­si­na­to en Es­ta­dos Uni­dos.

Hay otro que tam­bién se po­se­sio­na de un muer­to, pe­ro los dos pri­me­ros son los que cap­tan más nues­tra aten­ción, al me­nos has­ta aho­ra.

Pa­ra em­pe­zar, no hay na­da nue­vo ba­jo el sol, pues es­to se vio an­te­rior­men­te en El Cuer­po del De­seo, en don­de el pro­ta­go­nis­ta re­gre­sa a co­brar ven­gan­za con el fí­si­co de otra per­so­na... pe­ro que sí es­ta­ba vi­va.

Y lue­go la re­pi­tió Te­le­mun­do en otra ver­sión, pe­ro cam­bian­do los per­so­na­jes mas­cu­li­nos por dos mu­je­res y ba­jo el tí­tu­lo de En Otra Piel.

Aho­ra, en Amar a Muer­te es ob­vio que ve­re­mos una his­to­ria de am­bi­ción y ven­gan­za en don­de León, un mi­llo­na­rio al que su mu­jer y el aman­te de és­ta le quie­ren ro­bar to­do, des­cu­bri­rá por qué ra­zón fue ase­si­na­do y tra­ta­rá de des­en­tra­ñar to­do el mis­te­rio tras su muer­te.

Así de en­tra­da, no pa­re­ce tan ma­la aun­que sí un po­co gas­ta­da.

Lo ma­lo es que en su afán de que­rer ha­cer co­sas “di­fe­ren­tes” y pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, Te­le­vi­sa se ol- vi­da de que sus ver­da­de­ros ac­to­res, aque­llos que hi­cie­ron del me­lo­dra­ma to­do un fe­nó­meno en los 70 y 80, ya es­tán ca­si ol­vi­da­dos.

Aquí só­lo ve­mos dos o tres ros­tros co­no­ci­dos, in­clu­yen­do el de la he­roí­na Bo­yer y ahí le pa­ra­mos de con­tar.

El res­to son unos des­co­no­ci­dos... o, por lo me­nos, les fal­ta po­pu­la­ri­dad, por eso de­be­mos con­fiar en que la his­to­ria se pon­ga bue­na, pues de lo con­tra­rio op­ta­re­mos por otro pro­gra­ma de Netflix o de Ca­ble.

Men­ción apar­te me­re­ce la be­lla Clau­dia Mar­tín, quien es­te­la­ri­zó ha­ce po­co Sin tu Mi­ra­da, y que es­tá muy bien co­mo an­ta­go­nis­ta de Bo­yer, pues re­sul­ta me­jor ac­triz y has­ta lu­ce más que la pro­ta­go­nis­ta, con el perdón de An­ge­li­que.

Es cier­to que pa­ra los aman­tes de la TV abier­ta es­ta pue­de ser una op­ción de en­tre­te­ni­mien­to, pe­ro es­pe­re­mos que ade­re­cen la tra­ma con más in­tri­gas, pa­sión y vea­mos a la vi­lla­na, -al pa­re­cer no la quie­ren pin­tar co­mo taaan ma­la-, sa­car más las uñas, pe­ro sin caer en Te­re­sa, pues no hay que ol­vi­dar que ella mis­ma ya se hi­zo odiar co­mo hem­bra ma­la, hi­pó­cri­ta e in­tere­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.