Ma­ya Cas­tro

De acuer­do con las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras, el pri­mer re­gis­tro que se tie­ne de la voz de Dios fue la ex­pre­sión crea­ti­va “Sea la luz”. Sin em­bar­go, otros tex­tos bí­bli­cos in­di­can que an­tes de la crea­ción de la luz por la Pa­la­bra de Dios, el poder de és­ta creó

El Occidental - - Portada - Ar­man­do Ma­ya Cas­tro

Por la pa­la­bra de Jeho­vá fue­ron he­chos los cie­los, y to­do el ejér­ci­to de ellos por el alien­to de su bo­ca” (Sal­mos 33:6).

En el mis­mo sen­ti­do es­cri­bió el após­tol Pe­dro a los fie­les de la Igle­sia pri­mi­ti­va: “Es­tos ig­no­ran vo­lun­ta­ria­men­te, que en el tiem­po an­ti­guo fue­ron he­chos por la pa­la­bra de Dios los cie­los, y tam­bién la tie­rra, que pro­vie­ne del agua y por el agua sub­sis­te” (2 Pe­dro 3:5).

Me re­mon­ta­ré una vez más al prin­ci­pio de la crea­ción, en el que Dios hi­zo to­do lo que hoy exis­te, só­lo pa­ra ma­ni­fes­tar que la ili­mi­ta­da ca­pa­ci­dad de Dios no ne­ce­si­tó de ma­te­ria pri­ma pa­ra crear to­do lo que nues­tros ojos ven. Aquí la ci­ta bí­bli­ca que lo de­mues­tra:

“Por la fe en­ten­de­mos ha­ber si­do cons­ti­tui­do el uni­ver­so por la pa­la­bra de Dios, de mo­do que lo que se ve fue he­cho de lo que no se veía” (He­breos 11:3).

Pa­ra el au­tor de la epís­to­la an­tes men­cio­na­da, Dios hi­zo to­das las co­sas de la na­da, es de­cir, sin ne­ce­si­dad de ma­te­ria pri­ma ex­traí­da de la na­tu­ra­le­za o de al­gu­na otra co­sa crea­da. Ese Dios, a di­fe­ren­cia de los se­res hu­ma­nos, no ne­ce­si­ta na­da de lo que exis­te pa­ra poder crear; tam­po­co ocu­pa la ayu­da de na­die, pues el poder de su Pa­la­bra lo ha­ce to­do.

Los hom­bres con ta­len­to o crea­ti­vi­dad ne­ce­si­tan ma­te­ria pri­ma pa­ra trans­for­mar a és­ta en pro­duc­tos o bie­nes de con­su­mo. Men­cio­na­ré só­lo al­gu­nos ejemplos, que no son los úni­cos: el car­pin­te­ro ne­ce­si­ta madera pa­ra ha­cer mue­bles; el za­pa­te­ro uti­li­za cue­ro pa­ra fa­bri­car za­pa­tos y de­más ar­tícu­los de piel; el or­fe­bre echa mano del oro pa­ra crear di­ver­sos ti­pos de jo­yas; el quí­mi­co far­ma­céu­ti­co ocu­pa de sus­tan­cias ex­traí­das de las plan­tas pa­ra ela­bo­rar me­di­ca­men­tos o fár­ma­cos.

Dios no es hom­bre. Él mis­mo nos lo di­ce en Oseas 11:9: “Dios soy, y no hom­bre”. Tam­po­co es mu­jer, ni tie­ne las co­no­ci­das li­mi­ta­cio­nes de los hu­ma­nos. Él es Espíritu per­fec­to, tal co­mo lo en­se­ñó Je­su­cris­to en el ejer­ci­cio de su Mi­nis­te­rio: “Dios es Espíritu; y los que le ado­ran, en espíritu y en ver­dad es ne­ce­sa­rio que ado­ren” (Juan 4:24).

La fuer­za crea­ti­va de ese Dios ra­di­ca en su Pa­la­bra, la cual hi­zo de lo que no se veía to­das las co­sas ma­ra­vi­llo­sas y her­mo­sas que hoy exis­ten, in­clui­das aqué­llas que no ve­mos, es de­cir las es­pi­ri­tua­les, en­tre las que se cuen­tan án­ge­les, ar­cán­ge­les, que­ru­bi­nes y se­ra­fi­nes, así co­mo to­do lo que per­te­ne­ce a la crea­ción in­vi­si­ble de Dios.

Es­ta ver­dad la en­tien­den per­fec­ta­men­te bien los fie­les de la Igle­sia La Luz del Mun­do, quie­nes es­tán con­ven­ci­dos por la fe no só­lo de la exis­ten­cia de Dios, sino tam­bién de que Él es el Crea­dor úni­co de lo que exis­te.

Quie­ro se­ña­lar, por úl­ti­mo, que el poder de la Pa­la­bra de Dios no se li­mi­tó a crear úni­ca­men­te en la crea­ción. Esa Pa­la­bra si­gue crean­do has­ta el día de hoy, y prin­ci­pal­men­te en es­te tiem­po de dis­pen­sa­ción apos­tó­li­ca, en el que Dios en­vía su Pa­la­bra a tra­vés del Após­tol de Je­su­cris­to Naa­són Joa­quín García, re­cep­tor úni­co de la re­ve­la­ción de Dios.

Esa Pa­la­bra re­ve­la­da crea o es­ta­ble­ce en los co­ra­zo­nes de los hom­bres prin­ci­pios y va­lo­res que con­tri­bu­yen a la for­ma­ción de me­jo­res ciu­da­da­nos pa­ra Dios y me­jo­res ciu­da­da­nos pa­ra el mun­do. Así lo di­jo el Após­tol de Je­su­cris­to el pa­sa­do 3 de ju­nio en Las Ve­gas, Ne­va­da: Esa Pa­la­bra nos ha en­se­ña­do a respetar y a amar nues­tra pa­tria, go­bierno y lá­ba­ros pa­trios (que­da­rá cons­tan­cia de ello en las fiestas patrias de es­te mes en Her­mo­sa Pro­vin­cia); nos ha en­se­ña­do a con­so­li­dar una fa­mi­lia, a amar la vi­da, a te­ner una re­la­ción fra­ter­nal más du­ra­de­ra; nos ha in­cul­ca­do la su­pera­ción per­so­nal, fa­mi­liar y la­bo­ral; nos ha en­se­ña­do a cui­dar a nues­tros hi­jos y el res­pe­to a los adul­tos ma­yo­res y en­fer­mos. Nos ha en­se­ña­do la com­pa­sión por los en­fer­mos y los pre­sos, a dar y des­pren­der­nos de nues­tros bie­nes. Nos ha en­se­ña­do a ser agra­de­ci­dos y a re­ci­bir la cien­cia co­mo un don de Dios. Nos ha en­se­ña­do a ser pa­cien­tes y a no de­ses­pe­rar, a respetar y a hon­rar al se­xo opues­to. Nos ha en­se­ña­do a es­pe­rar la vi­da eter­na.

El día de hoy, mi­llo­nes de fie­les es­cu­cha­rán esa Pa­la­bra de la­bios del En­via­do de Dios en 58 na­cio­nes del mun­do. Al oír­la y po­ner­la por obra, se­gui­rán cre­cien­do en va­lo­res y prin­ci­pios pa­ra ser me­jo­res en to­dos los sen­ti­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.