Igle­sia acom­pa­ña en su do­lor a las ma­dres

¡Bas­ta de vio­len­cia... ¡bas­ta de muer­tes!, re­cla­mó el car­de­nal Jo­sé Fran­cis­co Ro­bles

El Occidental - - Local - RO­SA­RIO BA­RE­ÑO DO­MÍN­GUEZ

Con un “¡Bas­ta de vio­len­cia, bas­ta de muer­tes!”, se pro­nun­ció el car­de­nal Jo­sé Fran­cis­co Ro­bles Or­te­ga, ar­zo­bis­po de Gua­da­la­ja­ra, en la mi­sa de bien­ve­ni­da de la Vir­gen de Za­po­pan a su ca­sa, la Ba­sí­li­ca de Za­po­pan. En su men­sa­je ma­ni­fes­tó la pos­tu­ra en con­tra del abor­to, que ca­li­fi­có de una “se­lec­ción de ideo­lo­gía ar­ti­fi­cial”, así mis­mo ex­ter­nó que co­mo pas­tor de la Igle­sia ca­tó­li­ca acom­pa­ña y ben­di­ce el “do­lor de tan­tas ma­dres que han vis­to có­mo arre­ba­tan la vi­da de sus hi­jos”.

En una du­ra crí­ti­ca por tan­ta vio­len­cia que exis­te, di­jo que co­mo Igle­sia acom­pa­ñan a las ma­dres por el va­cío que “han de­ja­do los cien­tos de des­pa­re­ci­dos en nues­tra ciu­dad, al­gu­nos mu­ni­ci­pios del es­ta­do y país y con­so­lar la pro­fun­da an­gus­tia de sus ma­dres que no sa­ben si aún vi­ven o han muer­to”. Tam­bién acom­pa­ña a las mu­je­res que lle­van un em­ba­ra­zo di­fí­cil y do­lo­ro­so.

An­te los mi­les de fie­les que acom­pa­ña­ron a la Ge­ne­ra­la a su mo­ra­da y que se con­cen­tra­ron en la ex­pla­na­da de la Pla­za Juan Pa­blo II, el pre­la­do ma­ni­fes­tó: “Bas­ta de ha­cer­nos el mal, bas­ta de muer­tes in­jus­tas, la san­gre de los mu­chos a quie­nes les ha arre­ba­ta­do in­jus­ta y vio­len­ta­men­te la vi­da es­tá cla­man­do ven­gan­za del cie­lo, co­mo la san­gre de Abel”.

Reite­ró: “Bas­ta de tan­ta vio­len­cia” y agre­gó: “No per­mi­ta­mos que el va­lor de una per­so­na sea ta­sa­do por di­ne­ro o por las cir­cuns­tan­cias en que fue con­ce­bi­do, sea por su con­di­ción de sa­lud”.

La le­ga­li­za­ción del abor­to, sos­tu­vo el car­de­nal Ro­bles Or­te­ga, “es pro­cla­ma­do des­de las más al­tas tri­bu­nas de la na­ción, que só­lo en la me­di­da que las per­so­nas son desea­das, es­tán sa­nas o es­tán en me­jo­res con­di­cio­nes de exis­tir, va­le la pe­na que sean con­si­de­ra­dos pa­ra vi­vir o si no son ase­si­na­dos”. Es con­di­cio­nar los de­re­chos hu­ma­nos a cri­te­rios sub­je­ti­vos, apun­tó.

El abor­to, in­di­có el ar­zo­bis­po de Gua­da­la­ja­ra, “es la puer­ta de en­tra­da a to­do gé­ne­ro de vio­len­cia, que se

JO­Sé FRAN­CIS­CO RO­BLES OR­TE­GA

AR­ZO­BIS­PO DE GUA­DA­LA­JA­RA ¡Ben­di­to el fru­to de tu vien­tre Ma­ría!, ¡ben­di­to to­do ser hu­mano des­de el mo­men­to de su con­cep­ción has­ta el mo­men­to de su muer­te na­tu­ral! Hoy de­be re­so­nar en nues­tra cons­cien­cia so­cial ‘ben­di­to el fru­to de tu vien­tre’ y de­be­mos ben­de­cir a ca­da ser hu­mano que fue con­ce­bi­do en el seno ge­ne­ro­so de una ma­dre que se­gu­ra­men­te se vio en cir­cuns­tan­cias de di­fi­cul­ta­des de em­ba­ra­zo. Que­re­mos ben­de­cir a to­dos los se­res hu­ma­nos”

ejer­ce a quien es in­ca­paz de au­to­de­fen­sa, se le ase­si­na con pre­me­di­ta­ción, ale­vo­sía y ven­ta­ja, se co­me­te un cri­men con­tra el más inocen­te, el más in­de­fen­so”.

Lan­zó la crí­ti­ca que si un Es­ta­do po­ne al ser­vi­cio de la muer­te de quien más lo ne­ce­si­ta su pro­tec­ción, “ese Es­ta­do no es jus­to, es una ti­ra­nía de ideo­lo­gía de muer­te”.

Aga­pi­to Es­pi­no­za

Fue­ron mi­les de fie­les que acom­pa­ña­ron a la Ge­ne­ra­la a su mo­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.