A Dan­na Pao­la le es­tor­ba

la ro­pa y le en­tró a la mo­da de “el strip­tea­se es lo nues­tro”

El Sol de Acapulco - - Gossip - FA­MA SHANIK BER­MAN

En el pri­mer ca­pí­tu­lo de la se­rie Éli­te de Net­flix, Dan­na Pao­la apa­re­ce en­cue­ra­da te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les mien­tras se ba­ña en las re­ga­de­ras de la es­cue­la. Tan­tos años que Dan­na Pao­la tra­tó de ocul­tar al amor de su vi­da, Elea­zar Gó­mez ha­cién­do­se la vir­gen y ya le en­tró a la mo­da de hoy, al nar­ci­sis­mo. To­do mun­do se quie­re des­nu­dar por­que se sien­ten muy bue­no­tas y Dan­na Pao­la, co­mo to­dos, ya sa­le en pe­lo­tas y tam­bién le es­tor­ba la ro­pa. El le­ma del mo­men­to es “el strip­tea­se es lo nues­tro” y que bueno por ella, otras le po­nen más mis­te­rio ta­pán­do­se el pu­bis con un hi­li­to y hoy las más de­cen­tes apa­re­cen así.

LAS ATREVIDAS FANS DE CRIS­TIANO RO­NAL­DO

Aho­ra que apa­re­cie­ron las imá­ge­nes de Cris­tiano Ro­nal­do con la chi­ca que él di­ce que no co­no­ce, y ella lo acu­sa de ha­ber­la vio­la­do en Las Ve­gas, y si el Juez que pu­so Trump por sus pis­to­las, que fue acu­sa­do de vio­lar es el que va a po­ner las nue­vas re­glas de mo­ra­li­dad… ya to­dos se pue­den mo­ver en el fan­go li­bre­men­te.

Y tam­bién hay que de­cir que hay le­yes pa­ra que no vio­len a las mu­je­res, pe­ro si ellas se me­ten en­cue­ra­das o con la mano ade­lan­te del pu­bis, les ha­cen se­xo oral dis­que por­que creen que era un pa­le­ta y lue­go di­cen: “yo na­da mas en­tré a pe­dir­le un au­tó­gra­fo y me vio­ló”, ya vi­mos que aquí to­do mun­do se quie­re pa­sar de lis­to y no hay ni a quién creer­le por­que ellas y ellos di­cen unos cho­ros que son un aten­ta­do con­tra nues­tra in­te­li­gen­cia.

LIVIA BRI­TO SE TREPA EN UN AVION DE PA­PEL Y DIC­TA CÁ­TE­DRA DE AVIA­CIÓN

Aho­ra que Livia Bri­to ya se com­pro­me­tió con Said El ca­ba­lle­ro, di­ce que se ca­sa y ten­drá hi­jos des­pués de ter­mi­nar la ter­ce­ra tem­po­ra­da de La pi­lo­to y la ver­dad ya vi­mos que a ella to­do se le da y se la da muy fá­cil. To­mó cur­sos in­ten­si­vos en La pi­lo­to, se tre­pó en un avion­ci­to de pa­pel y sien­te que ya pue­de dic­tar cá­te­dra en avia­ción.

Y aho­ra con ani­llo de com­pro­mi­so en mano y con ese be­llo pie­dran­te en su de­do anu­lar, en vez de de­di­car­se a las cho­coa­ven­tu­ras, ju­ga­rá a la ca­si­ta y va a po­ner su guar­de­ría y su kín­der con sus hi­jos en su nue­vo ho­gar con Said, su pro­pio ca­ba­lle­ro an­dan­te.

OPI­NIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.