Aca­pul­co y los Fo­ros de Edu­ca­ción

El Sol de Acapulco - - Analisis - Luis Hum­ber­to Fer­nán­dez

Ha­ce unos días el fo­ro de edu­ca­ción en Aca­pul­co fue in­te­rrum­pi­do por un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes, lo cual obli­ga a una re­fle­xión sen­sa­ta so­bre es­tos he­chos. No re­pre­sen­ta ni la reali­dad de los fo­ros mis­mos ni de la Coor­di­na­do­ra. Se han rea­li­za­do 18; to­dos, ex­cep­to el de Aca­pul­co, con gran in­ten­si­dad pe­ro siem­pre con ar­mo­nía y ci­vi­li­dad. En ellos, los ac­to­res del sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal han en­con­tra­do voz, no se ha da­do nin­gu­na for­ma de cen­su­ra o li­mi­ta­ción, se ha ha­bla­do con li­ber­tad, de­mo­cra­cia e igual­dad de cir­cuns­tan­cias. Los re­sul­ta­dos sin du­da se­rán un do­cu­men­to de gran va­lor en cuan­to al con­te­ni­do, pe­ro tam­bién en cuan­to al pro­ce­so, por lo que se­ría un gran error y una gran in­jus­ti­cia su­po­ner que es­tos he­chos de­fi­nen a un pro­ce­so tan va­lio­so co­mo los fo­ros.

La reali­dad obli­ga jus­ti­cia ya que hay que se­ña­lar que si bien la par­ti­ci­pa­ción de la Coor­di­na­do­ra ha si­do muy cla­ra y con­tun­den­te so­bre su agen­da, se ha ex­pre­sa­do en las re­glas de di­chos en­cuen­tros. En to­das las en­ti­da­des del país ha te­ni­do voz y una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va, por lo tan­to tam­po­co se pue­de su­po­ner que los he­chos de Aca­pul­co son una de­fi­ni­ción po­lí­ti­ca de la Coor­di­na­do­ra.

Pa­ra en­ten­der el mo­men­to de­be­mos to­mar con­cien­cia de que to­dos es­ta­mos en un pro­ce­so de apren­di­za­je, el nue­vo go­bierno es­cu­cha so­bre la mar­cha y de­fi­ne po­lí­ti­cas, pe­ro tam­bién la Coor­di­na­do­ra es­tá en un pro­ce­so de có­mo co­la­bo­rar con un go­bierno con el que en­cuen­tra coin­ci­den­cias, sin que sien­ta que re- nun­cia a sus prin­ci­pios fun­da­men­ta­les.

Nun­ca se ha­bía ge­ne­ra­do un es­pa­cio de de­ba­te edu­ca­ti­vo tan am­plio e in­clu­yen­te, en el que ha­yan par­ti­ci­pa­do mi­les de per­so­nas a tra­vés de re­mi­tir sus do­cu­men­tos por in­ter­net y con el sor­teo alea­to­rio de se­lec­ción (la tóm­bo­la). A és­te se han su­ma­do no só­lo el Sin­di­ca­to, la Coor­di­na­do­ra y las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas, tam­bién han par­ti­ci­pa­do aca­dé­mi­cos, maes­tros de to­dos los ni­ve­les, alum­nos, nor­ma­lis­tas y una co­mu­ni­dad am­plí­si­ma de me­xi­ca­nas y me­xi­ca­nos preo­cu­pa­dos por la edu­ca­ción.

En­ton­ces la pre­gun­ta obli­ga­da se­ría: ¿por qué se ha­bla tan­to del fo­ro de Gue­rre­ro y no de los otros 17 even­tos? El pun­to es que te­ne­mos que en­ten­der que el nue­vo go­bierno tie­ne una orien­ta­ción dis­tin­ta, de­mo­crá­ti­ca en to­das sus prác­ti­cas, es una nue­va éti­ca, pe­ro tam­bién una nue­va es­té­ti­ca de las ac­cio­nes de go­bierno. Quie­nes tra­ten de me­dir los even­tos de es­ta nue­va eta­pa ba­jo el pa­rá­me­tro de los del PRI (even­tos acar­to­na­dos con un guión co­mo si fue­ra no­ve­la, don­de las per­so­nas son es­ce­no­gra­fía) y con la fi­lo­so­fía de la mer­ca­do­lo­gía fo­xis­ta, se equi­vo­can, son dos es­ti­los que re­pre­sen­tan dos vi­sio­nes de po­der di­fe­ren­tes.

Los fo­ros en ma­te­ria de edu­ca­ción con­ti­nua­rán, sin du­da se­gui­rán sien­do un re­to, se­rán ac­ci­den­ta­dos, ha­brá gri­tos y opi­nio­nes en­con­tra­das, pe­ro te­ne­mos que apos­tar a la ar­mo­nía, el diá­lo­go y a la cons­truc­ción de una cul­tu­ra po­lí­ti­ca en la que to­das las vo­ces pue­dan par­ti­ci­par, pe­ro con res­pe­to y sin vio­len­cia.

TWIT­TER: @Lui­sHFer­nan­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.