Hu­go Fal­cón Páez

"No hay un Día de Mé­xi­co".

El Sol de Acapulco - - Portada - Hu­go Fal­cón Páez

La Con­quis­ta a Te­noch­titlan, In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co, Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, Ba­ta­lla de Pue­bla, son pro­duc­to de al­go más pre­cia­do que la cul­tu­ra y que las tie­rras, la san­gre. Que hoy es una mez­cla que ha da­do a luz ideas que sos­tie­nen una na­ción, una in­quie­ta for­ma de ser en ca­da ciu­da­dano de la Tie­rra. Lo ve­mos hoy de al­gu­na u otra for­ma, ayer 12 de oc­tu­bre al ce­le­brar los 526 años de la cró­ni­ca del Día de la Ra­za. Nom­bre con el que se de­no­mi­na en la ma­yo­ría de los paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos, a la con­me­mo­ra­ción del Des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca por el na­ve­gan­te Cris­tó­bal Co­lón. De­be­mos y ne­ce­si­ta­mos un Día de Mé­xi­co, pa­ra que enal­tez­ca­mos nues­tra fe y el co­no­ci­mien­to, los mi­la­gros y el ar­te, el ser y el tras­cen­der. El mun­do de­be sa­ber de las bon­da­des, de lo efi­cien­te, de la crea­ti­vi­dad de nues­tras men­tes y co­ra­zo­nes.

Re­cor­de­mos con el al­ma una vez más, que nues­tro país son los po­bres, los obre­ros, son las ca­lles, las ave­ni­das, la es­pe­ran­za y los sue­ños que nos cu­bre co­mo el cie­lo de Quet­zal­coatl o Huit­zi­lo­pochtli. Otor­gue­mos a ca­da me­xi­ca el pro­gre­so, la idea de con­se­guir el ideal de la Car­ta Mag­na y de los acuer­dos pa­ra el bien co­mún. Pro­gre­so que in­con­di­cio­nal­men­te ha­ce su cons­tan­cia an­tro­po­ló­gi­ca. De esa ma­ne­ra la ca­pi­tal de la po­lí­ti­ca es la in­ven­ti­va, que siem­pre da a co­no­cer con de­ta­lle, la fi­lo­so­fía de ca­da in­di­vi­duo. Que Mé­xi­co es li­bre y so­li­da­rio siem­pre.

Una in­va­sión a la iden­ti­dad, es lo que ya­ce en­tre las ho­jas ro­tas de la his­to­ria, que ni Amé­ri­co Ves­pu­cio en­ten­dió, así co­mo las múl­ti­ples ver­sio­nes que se an­to­jan pa­ra di­ver­si­fi­car. Si de pu­ño y le­tra al­za­ron la voz los his­to­ria­do­res co­mo Al­fon­so Re­yes, Ja­vier Gar­cía Die­go Dan­tán, Ál­va­ro Ma­tu­te o En­ri­que Krau­ze. En otros paí­ses se si­gue ce­le­bran­do co­mo Día de la His­pa­ni­dad, alu­si­vo a la ci­vi­li­za­ción his­pa­noa­me­ri­ca­na que sur­gió en el si­glo XVI fru­to del en­cuen­tro en­tre los pue­blos in­dí­ge­nas de Amé­ri­ca y es­pa­ñol. La fies­ta tie­ne ese nom­bre en Es­pa­ña, en Ar­gen­ti­na co­mo Día del Res­pe­to a la Di­ver­si­dad Cul­tu­ral, en Ni­ca­ra­gua y Ve­ne­zue­la, co­mo Día de la re­sis­ten­cia In­dí­ge­na. El avis­ta­mien­to de Ro­dri­go de Tria­na en 1492, y las in­ver­sio­nes o ne­go­cia­cio­nes de la rei­na Isa­bel la Ca­tó­li­ca, die­ron obra pa­ra que la Igle­sia sol­ta­ra en es­tas tie­rras la evo­lu­ción de un fu­tu­ro hos­til. Des­de el pi­co del Nor­te has­ta el pi­co del Sur, los es­ta­dos han es­ta­do en una mu­ta­ción que re­si­de en la pro­tes­ta de gru­pos ha­cia la ley y jus­ta con­vi­ven­cia de na­cio­nes. Ins­tru­men­to pa­ra apa­ci­guar la ra­zón, el con­trol de quien un­ge el po­der, de quien vi­gi­la, de quien pla­ni­fi­ca y de quien se­gu­ra­men­te sa­be ha­cia dón­de va­mos y de dón­de ve­ni­mos. Por­que lo que so­mos es­tá ahí, só­lo hay que ejer­cer­lo pa­ra con­ci­liar con no­so­tros mis­mos, que nos con­vier­ta en un ac­ta so­be­ra­na que re­cuer­de la in­va­sión de nues­tra hu­ma­ni­dad, de nues­tra me­xi­ca­ni­dad.

www.fal­co­titlan.org / con­tac­to@fal­co­titlan.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.