Más de seis mil per­so­nas pre­sen­cia­ron Viacrucis en El Za­po­te

Cum­plió 86 años la re­pre­sen­ta­ción de las Tres Caí­das

El Sol de Bajío - - Local - JO­SÉ SÁNCHEZ

En la pri­me­ra re­pre­sen­ta­ción de la Pa­sión de Cris­to fue con 20 ac­to­res, y ayer viernes lle­ga­ron a ser más de 200; y con­si­de­ra co­mo un mi­la­gro la bue­na vo­lun­tad de to­dos los vecinos que en ca­da año coope­ran co­mo un ac­to de fe co­lec­ti­va.

La re­pre­sen­ta­ción de las Tres Caí­das en el ba­rrio del Za­po­te se ca­rac­te­ri­zó por tres as­pec­tos: es el más an­ti­guo, ya con 86 años de tra­di­ción; fue el más vis­to, pues más de seis mil per­so­nas lle­na­ron las ca­lles y el atrio del templo pa­ra apre­ciar el rea­lis­mo re­li­gio­so de la cru­ci­fi­xión; pe­ro so­bre to­do, la ma­yo­ría de los vecinos coope­ra­ron pa­ra re­unir el su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra pa­gar la cim­bra, el es­ce­na­rio, el so­ni­do y la uti­le­ría, mos­tran­do que la uni­dad del pue­blo es el me­jor men­sa­je que Je­sús les ha de­ja­do.

Más de 200 ac­to­res re­vi­vie­ron ayer, Viernes San­to, la Pa­sión de Cris­to, des­pués de que se pre­pa­ra­ron a tra­vés de ora­cio­nes, así co­mo en los en­sa­yos que des­de un día des­pués del Miér­co­les de Ce­ni­za se reunie­ron pa­ra me­mo­ri­zar diá­lo­gos, des­pla­za­mien­tos, ges­tos y el pro­fun­do to­que his­tó­ri­co con ves­ti­men­tas y es­ce­na­rios de la épo­ca.

En­ri­que Aboy­tes Gra­na­dos, de 25 años de edad, cum­plió ayer con seis re­pre­sen­ta­cio­nes, de for­ma con­se­cu­ti­va, de­di­can­do su sa­cri­fi­cio a sus hi­jos y es­po­sa, pe­ro tam­bién a to­dos los or­ga­ni­za­do­res que des­de ha­ce 86 años han man­te­ni­do vi­va una tra­di­ción de fe que les for­ta­le­ce el es­pí­ri­tu.

Le­ti­cia Ale­jan­dra Gu­tié­rrez Pa­la­cios, de 19 años de edad, y es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría Bio­quí­mi­ca del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ce­la­ya, reali­zó por cuar­to año, de for­ma con­se­cu­ti­va, la re­pre­sen­ta­ción de Ma­ría, la ma­dre de Dios.

Ju­lio Pérez, de 42 años de edad, ha muer­to en tres oca­sio­nes, de for­ma con­se­cu­ti­va, y co­mo Ju­das, ha re­pre­sen­ta­do la trai­ción, el arre­pen­ti­mien­to, el ago­bio, la ver­güen­za, la lo­cu­ra y fi­nal­men­te el sui­ci­dio por una so­ga en un ár­bol, po­nien­do así en prác­ti­ca una vez más sus co­no­ci­mien­tos co­mo di­rec­tor de tea­tro.

Ga­brie­la Gu­tié­rrez, una de las organizadoras, di­jo que el ba­rrio de El Za­po­te fue el pri­me­ro que em­pe­zó a re­pre­sen­tar Las Tres Caí­das, or­ga­ni­za­do por en ese en­ton­ces por don Eu­la­lio Pa­la­cios (qepd).

“Las Tres Caí­das del ba­rrio de El Za­po­te es la pri­me­ra que se em­pe­zó a rea­li­zar en Ce­la­ya, pues con ya 86 años de exis­ten­cia, supera con dos años a la del Ba­rrio de San Mi­guel. La del Za­po­te fue ini­cia­da por el se­ñor Eu­la­lio Pa­la­cios, q.e.p.d.” di­jo Ga­brie­la Gu­tié­rrez.

Los or­ga­ni­za­do­res, ade­más de Ga­brie­la Gu­tié­rrez, tam­bién fue­ron Sal­va­dor Ro­drí­guez, Car­los Gra­na­dos y Concepción Aboy­tes, en­tre otros, y quie­nes in­sis­tie­ron que se cum­plió ya con 86 años de la re­pre­sen­ta­ción de las Tres Caí­das, to­da una tra­di­ción de fe que los dig­ni­fi­ca co­mo un pue­blo uni­do.

Ex­pu­sie­ron tam­bién que dos me­ses an­tes se pre­pa­ra­ron no só­lo en ora­ción, sino que ca­da uno de los 200 par­ti­ci­pan­tes se com­pro­me­tió que a lo lar­go de to­dos es­tos días su ac­tuar iba a ser con­gruen­te con lo que de­cían, pa­ra ser dig­nos de par­ti­ci­par en las Tres Caí­das.

El con­tin­gen­te de 200 ac­to­res es­tu­vo com­pues­to por 100 jó­ve­nes, 50 adul­tos, y el res­to ni­ños y ado­les­cen­tes. El Viacrucis ini­ció a las 12 del me­dio­día, ba­jo el plo­mo del sol; y des­pués de sa­lir de la ex­pla­na­da del templo de El Za­po­te, re­co­rrie­ron las ca­lles Arro­yo Ch, Te­noch­titlan, Tam­pi­co, pa­ra lle­gar nue­va­men­te al atrio a eso de las 2:30 en don­de ya ha­bía más de cua­tro mil per­so­nas, sin con­tar otras dos mil que pre­sen­cia­ron el re­co­rri­do por las ca­lles.

Ayer cum­plió las 86 re­pre­sen­ta­cio­nes del Viacrucis, y los gol­pes a Cris­to pa­re­cie­ron reales, que has­ta la gen­te lo la­men­tó./Jo­sé Sánchez

Más de cin­co mil per­so­nas pre­sen­cia­ron des­de la ca­lle y sus res­pec­ti­vas ca­sas el Viacrucis del Za­po­te. /Jo­sé Sánchez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.