Re­vi­ven por ter­cer año la vía do­lo­ro­sa

Ca­da edi­ción au­men­ta la par­ti­ci­pa­ción de los fie­les en la re­pre­sen­ta­ción del Viernes San­to

El Sol de Bajío - - Local - MA­RI­NA PLA­ZA

El templo del Sa­gra­do Co­ra­zón de Ma­ría, de la co­lo­nia Lindavista, cum­plió su ter­cer año de avi­var los Mis­te­rios Do­lo­ro­sos de Cris­to en compañía de cer­ca de 200 per­so­nas. La or­ga­ni­za­ción del templo así co­mo ha­bi­tan­tes lle­va­ron con éxi­to la ter­ce­ra re­pre­sen­ta­ción de la aprehen­sión, se­pul­tu­ra y cru­ci­fi­xión de Je­sús, ini­cia­da en el jar­dín prin­ci­pal y des­pués en Lin­da Vis­ta.

Fue Mi­guel To­ral quien es­tu­vo a car­go del per­so­na­je de Je­sús y se le re­co­no­ció por su desem­pe­ño, al lla­mar la aten­ción de jó­ve­nes y ni­ños por el ri­gor de los azo­tes que re­ci­bió de los ro­ma­nos.

Cer­ca de las 11:30 ho­ras ini­cia­ron las pri­me­ras es­ce­nas pa­ra se­guir el Ca­mino al Cal­va­rio por más de 12 ca­lles, en­tre es­tas pri­va­das que se re­co­rrie­ron pa­ra lle­gar a la ma­yo­ría de fa­mi­lias,

Más de

Je­sús Mi­guel in­di­ca­ron los or­ga­ni­za­do­res.

Una vez que ter­mi­na­ron las pri­me­ras es­ta­cio­nes, la can­ti­dad de per­so­nas au­men­tó a cer­ca de 300, mis­mas que se su­ma­ron a las per­so­nas que sa­lie­ron a ob­ser­var.

Mi­guel y Je­sús To­ral Hernández, or­ga­ni­za­do­res y con una ex­pe­rien­cia de más de 40 años, des­ta­ca­ron un áni­mo cre­cien­te en la po­bla­ción, al­go im­por­tan­te en el te­ma de la pro­mo­ción de va­lo­res que bus­can des­de la or­ga­ni­za­ción ecle­siás­ti­ca del lu­gar, que ade­más le in­tere­sa lle­var su pro­pia agen­da pa­ra for­ta­le­cer el tra­ba­jo con la po­bla­ción.

Al igual que la co­lo­nia Va­lle Her­mo­so in­di­ca­ron que la par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes, pre­sen­tes en cer­ca del 50 % del viacrucis, ayu­dó en el éxi­to de los tres años, in­clu­si­ve su desem­pe­ño es digno de ad­mi­rar por el com­pro­mi­so y

Los co­lo­nos

La re­pre­sen­ta­ción dis­po­si­ción que mues­tran.

La or­ga­ni­za­ción tras­cen­dió al gra­do en que fa­mi­lias se or­ga­ni­zan por ca­lles pa­ra ser par­te de la tra­di­ción, más fuer­te en las per­so­nas na­ci­das en la co­lo­nia, pa­ra quie­nes se tra­ta de un ac­to de iden­ti­dad.

“Hay mu­cho in­cre­men­to de per­so­nas, des­de las pri­me­ras es­ta­cio­nes has­ta las que con­lle­van el re­co­rri­do”.

Je­sús To­ral se di­jo ani­ma­do con la res­pues­ta de las per­so­nas quie­nes se mues­tran cer­ca­nos a las tra­di­cio­nes y la iglesia, lo cual es fa­vo­ra­ble pa­ra el te­ma de la armonía del lu­gar don­de se con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer los va­lo­res.

La in­ten­ción es que no se pier­da, ca­da año es más di­fí­cil con­tar con los va­lo­res que pro­mue­ve la iglesia, que­re­mos que si­ga ade­lan­te, aun­que sea di­fí­cil: or­ga­ni­za­do­res.

se for­ta­le­ció con el com­pro­mi­so jó­ve­nes y ni­ños.

con­ti­nua­ron con la tra­di­ción li­túr­gi­ca, lle­gó a tres años.

500 per­so­nas sa­lie­ron a ob­ser­var el viacrucis.

To­ral en el pa­pel de Je­sús, fue el ac­tor que so­por­tó ma­yor ri­gor en las re­pre­sen­ta­cio­nes. Ma­ri­na Pla­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.