Pi­den me­jo­ras en sus co­mu­ni­da­des indígenas

El Sol de Bajío - - Local - ÁN­GEL GALINDO

J. Juan Xi­chú, Gto.- El tra­ba­jo or­ga­ni­za­do, en­tre las po­bla­cio­nes indígenas y el go­bierno es­ta­tal, ha ren­di­do al­gu­nos fru­tos, pues de acuer­do con J. Juan Ra­mí­rez Bae­za, de la co­mu­ni­dad Mi­sión de Ar­me­do, en Vic­to­ria, Gua­na­jua­to, y miem­bro del Con­se­jo Es­ta­tal In­dí­ge­na, la ca­li­dad de vi­da ha me­jo­ra­do.

J. Juan Ra­mí­rez Bae­za, per­te­ne­ce a la cul­tu­ra in­dí­ge­na Chi­chi­me­ca, cu­yo es­ti­lo de vi­da es­tá en­fo­ca­do en el cul­ti­vo de la tie­rra y de eso sub­sis­ten. En su co­mu­ni­dad, al igual que las que se ubi­can en la zo­na no­res­te del es­ta­do, la mú­si­ca de Hua­pan­go tam­bién for­ma par­te de su cul­tu­ra.

El se­ñor Ra­mí­rez se­ña­ló que una de las ne­ce­si­da­des más pal­pa­bles de su co­mu­ni­dad es la re­mo­de­la­ción de la ca­pi­lla, ya que su lo­ca­li­dad for­ma par­te de un co­rre­dor tu­rís­ti­co y ne­ce­si­tan me­jo­rar la ima­gen de al­gu­nos de sus atrac­ti­vos, pues aun­que ya cuen­tan con una pla­za pú­bli­ca, exis­ten más ne­ce­si­da­des que se tie­nen que aten­der.

Pa­ra el se­ñor J. Juan Ra­mí­rez, el for­mar par­te de su cul­tu­ra y raí­ces tam­bién im­pli­ca par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la po­lí­ti­ca, pues des­de ha­ce mu­chos años ha es­ta­do in­vo­lu­cra­do en mo­vi­mien­tos en pro de la de­fen­sa de los de­re­chos de los pue­blos ori­gi­na­rios e in­clu­so él for­mó par­te de los pri­me­ros fun­da­do­res de la Ley In­dí­ge­na en el año 2000.

“To­do es­to lo ha­ce­mos pa­ra po­der ser­vir a los de­más, por­que la ver­dad es­tá­ba­mos muy aban­do­na­dos. A ve­ces uno se que­da ca­lla­do, pe­ro no de­be ser así, siem­pre de­be­mos de­cir lo que pen­sa­mos”, ex­pu­so el cam­pe­sino, ahon­dan­do en que gra­cias a

Re­co­no­cen que ha me­jo­ra­do la ca­li­dad de vi­da, pe­ro fal­ta apo­yo a la agri­cul­tu­ra, for­ta­le­cer el tu­ris­mo y pre­ser­var su cul­tu­ra.

que han ex­pre­sa­do con fir­me­za sus ne­ce­si­da­des, los go­bier­nos han vol­tea­do a es­cu­char­los.

In­di­có ade­más, que pa­ra que la Ley In­dí­ge­na fue­ra apro­ba­da por el Con­gre­so tu­vie­ron que pa­sar ocho años. Du­ran­te ese lap­so de tiem­po ha ha­bi­do un gran avan­ce, pues las au­to­ri­da­des han pues­to ma­yor aten­ción en la po­bla­ción in­dí­ge­na, y que el can­di­da­to a go­ber­na­dor del es­ta­do, por la coa­li­ción “Por Gua­na­jua­to al frente”, Die­go Sin­hue Ro­drí­guez, ini­cie su cam­pa­ña en las co­mu­ni­da­des de su zo­na, es prue­ba de ello, pun­tua­li­zó.

Men­cio­nó ade­más que años atrás las per­so­nas de su co­mu­ni­dad no ha­bían ob­te­ni­do nin­gún apo­yo del go­bierno, pe­ro más tar­de co­men­za­ron a lle­gar los pro­gra­mas so­cia­les, co­mo “Mi ca­sa di­fe­ren­te”, que ha be­ne­fi­cia­do a mu­chas per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos, con la cons­truc­ción de cuar­tos y vi­vien­das, lo cual se­ña­ló, años atrás hu­bie­ra si­do inima­gi­na­ble.

Lo an­te­rior fue po­si­ble, se­gún co­men­tó, gra­cias al tra­ba­jo en con­jun­to que ha rea­li­za­do la po­bla­ción in­dí­ge­na con el go­bierno del es­ta­do; sin em­bar­go, aún ha­ce fal­ta más apo­yo, por lo cual bus­ca­rán que sus vo­ces sean es­cu­cha­das te­nien­do un dipu­tado in­dí­ge­na den­tro del Con­gre­so y un re­gi­dor en ca­da mu­ni­ci­pio, que re­pre­sen­te a la po­bla­ción au­tóc­to­na.

Ra­mí­rez Bae­za for­ma par­te del Con­se­jo Es­ta­tal In­dí­ge­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.