Tras­torno bi­po­lar es un pa­de­ci­mien­to psicológico gra­ve

El Sol de Bajío - - Circulos -

El tras­torno bi­po­lar es una en­fer­me­dad psi­co­ló­gi­ca gra­ve que en­tra en el gru­po de los tras­tor­nos afec­ti­vos y se ca­rac­te­ri­za por­que tie­ne una evo­lu­ción cró­ni­ca, no tie­ne cu­ra, pe­ro se con­tro­la.

Sin em­bar­go, el des­co­no­ci­mien­to de la po­bla­ción res­pec­to a es­te tras­torno no ayu­da pa­ra una de­tec­ción opor­tu­na, di­jo Ma­ría Eu­ge­nia To­rres Cas­ti­llo, psi­quia­tra del IMSS de­le­ga­ción Pue­bla.

“A ve­ces la gen­te se con­fun­de y cae en el error de con­si­de­rar que su fa­mi­liar es bi­po­lar co­mo si fue­ra una moda. Mu­chos pien­san que ser bi­po­lar es te­ner cambios de hu­mor en un so­lo día o en una hora o dos ho­ras, pe­ro no es co­rrec­to. Se de­ben cum­plir cier­tos cri­te­rios”, ex­pu­so.

To­rres Cas­ti­llo se­ña­ló que en Mé­xi­co exis­te un gru­po de psi­quia­tras que ca­da vez más rea­li­zan es­tu­dios so­bre es­te pa­de­ci­mien­to que es de­tec­ta­do de ma­ne­ra tar­día, así co­mo el im­pac­to que tie­ne a nivel de dis­ca­pa­ci­dad la­bo­ral.

“En los úl­ti­mos es­tu­dios a nivel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal se se­ña­la que en Mé­xi­co exis­ten más de 3 mi­llo­nes de per­so­nas con tras­torno bi­po­lar, el 70 por cien­to de ellos fue­ron mal diag­nos­ti­ca­dos por mé­di­cos de pri­mer con­tac­to". di­jo.

Agre­gó que "es de­cir, mé­di­cos familiares, ge­ne­ra­les, pe­dia­tras, neu­ró­lo­gos y psi­có­lo­gos, ya que el pa­cien­te pri­me­ro acu­de a ellos an­tes de ir con el psi­quia­tra. Ade­más, del to­tal de ca­sos de­tec­ta­dos el 60 por cien­to son per­so­nas que no la­bo­ran”.

Ca­da 30 de mar­zo se con­me­mo­ra el Día Mun­dial del Tras­torno Bi­po­lar, y es­ta fe­cha se eli­gió con mo­ti­vo del na­ci­mien­to del pin­tor ho­lan­dés Vi­cent Van Gogh, que le diag­nos­ti­ca­ron des­pués de su muer­te co­mo pro­ba­ble afec­ta­do de un tras­torno bi­po­lar.

Clí­ni­ca­men­te el tras­torno bi­po­lar se ca­rac­te­ri­za por epi­so­dios de­pre­si­vos, de hi­po­ma­nía y de ma­nías.

El pri­mer epi­so­dio se ca­rac­te­ri­za por­que la per­so­na de­mues­tra tris­te­za, llan­to fá­cil, can­san­cio, fa­ti­ga, ais­la­mien­to, ideas de mi­nus­va­lía, ideas de de­s­es­pe­ran­za, ideas de muer­te e in­clu­so al­tos gra­dos de sui­ci­dios. Ade­más, pre­sen­tan al­te­ra­cio­nes en el sue­ño y en el ape­ti­to.

En el ca­so del epi­so­dio ma­nia­co el pa­cien­te re­fie­re eu­fo­ria; que es una sen­sa­ción de ale­gría exa­ge­ra­da, pe­ro no ge­ne­ra bie­nes­tar ni pla­cer, eso lo lle­va a tor­nar irri­tan­te, in­to­le­ran­te, agre­si­vo y de­man­dan­te. Hay dis­mi­nu­ción en el sue­ño y to­do el tiem­po es­tá ac­ti­vo, quie­re ha­cer mu­chas co­sas pe­ro nin­gu­na de és­tas las ter­mi­na.

Tam­bién son per­so­nas muy im­pul­si­vas que in­clu­so lle­gan a po­ner en ries­go su vi­da por­que no mi­den pe­li­gros. Son per­so­nas que in­clu­so lle­gan a rea­li­zar gas­tos exa­ge­ra­dos, se en­deu­dan, ha­cen via­jes sin te­ner di­ne­ro ni ha­ber­lo pla­nea­do, tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les for­tui­tas que no le ge­ne­ran pla­cer de­bi­do a que man­tie­nen ele­va­do el li­bi­do.

Res­pec­to a los pa­cien­tes que cur­san el epi­so­dio de hi­po­ma­nía pre­sen­tan la mis­ma sin­to­ma­to­lo­gía de la ma­nía, pe­ro a me­nor es­ca­la.

“Tam­bién pue­de ha­ber pa­cien­tes que cur­san con epi­so­dios ma­nia­cos, pe­ro ade­más con al­te­ra­cio­nes en el

MA­RÍA EU­GE­NIA TO­RRES

PSI­QUIA­TRA

El pa­de­ci­mien­to oca­sio­na al­te­ra­cio­nes a nivel so­cial, fa­mi­liar y la­bo­ral, y es con­si­de­ra­do co­mo una de las pa­to­lo­gías con ma­yor dis­ca­pa­ci­dad en el mun­do; por lo que des­ta­có la im­por­tan­cia que las per­so­nas se­pan dis­tin­guir en­tre de­pre­sión, an­sie­dad, hi­po­ma­nía y ma­nías.

pen­sa­mien­to y al­te­ra­cio­nes en la sen­so­per­cep­ción; en­ton­ces de­ci­mos que el pa­cien­te tie­ne un epi­so­dio ma­nia­co con sín­to­mas psi­có­ti­cos”, agre­gó.

Cuan­do el tras­torno se en­cuen­tra en eta­pas avan­za­das los pa­cien­tes pue­den pre­sen­tar pro­ble­mas de con­cen­tra­ción, pro­ble­mas de la me­mo­ria, un pen­sa­mien­to des­or­ga­ni­za­do y erro­res de jui­cio y de con­duc­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.