Con uni­dad Ce­la­ya ha sa­li­do ade­lan­te

Des­ta­có El­vi­ra Pa­nia­gua la lar­ga his­to­ria de epi­so­dios que ha vi­vi­do des­de su fun­da­ción; en ese con­tex­to hoy se pro­po­ne re­no­var el queha­cer po­lí­ti­co pa­ra que ha­ya igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos

El Sol de Bajío - - Portada - JO­SÉ SÁN­CHEZ

Con la re­se­ña his­tó­ri­ca, ele­gan­tes bai­la­bles y emo­ti­vos can­tos, in­ter­pre­ta­dos por alum­nos de es­cue­las pri­ma­rias, se ce­le­bró el 448 Aniver­sa­rio de la Fun­da­ción de Ce­la­ya, ac­to en el que la pre­si­den­ta mu­ni­ci­pal, El­vi­ra Pa­nia­gua, in­vi­tó a la po­bla­ción a sen­tir­se or­gu­llo­sos de una lar­ga his­to­ria lle­na de epi­so­dios, que han for­ja­do el ca­rác­ter de un pue­blo ca­da vez más fuer­te, y que siem­pre con uni­dad ha lo­gra­do sa­lir ade­lan­te.

Des­pués de la co­lo­ca­ción de la Ofren­da Flo­ral al mo­nu­men­to de la Fun­da­ción de Ce­la­ya, en la pla­za del tem­plo del ba­rrio del Za­po­te, y tras los Ho­no­res a la Ban­de­ra, la al­cal­de­sa di­jo que des­de ha­ce mu­cho tiem­po a Ce­la­ya se le co­no­ce co­mo la Puer­ta de Oro del Ba­jío, por­que se ha dis­tin­gui­do por la gran ac­ti­vi­dad co­mer­cial y co­mo una de las zo­nas de ma­yor im­pac­to eco­nó­mi­co en el país.

“He­mos for­ja­do al mu­ni­ci­pio con mu­cho tra­ba­jo y ta­len­to; pe­ro tam­bién, con gran ca­rác­ter se ha de­fi­ni­do el rum­bo de Ce­la­ya. Hoy, cuan­do se ce­le­bra la Fun­da­ción de Ce­la­ya, el ini­cio del ho­gar de to­dos no­so­tros, es mo­men­to de re­fle­xio­nar y pre­gun­tar­nos qué es lo que que­re­mos, qué va­mos ha­cer, qué le­ga­do se de­ja­rá a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”, se plan­teó.

En­fa­ti­zó que la mís­ti­ca de su go­bierno es re­no­var el queha­cer po­lí­ti­co, las ac­cio­nes y obras, pa­ra de­jar hue­lla, pe­ro par­tien­do del re­co­no­ci­mien­to, iden­ti­dad y sen­ti­do de per­te­nen­cia que na­ce des­de las raí­ces.

“El ca­mino es cla­ro y la res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos tam­bién, con una res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia las mu­je­res, los hom­bres, los ni­ños, ni­ñas, jó­ve­nes y adul­tos ma­yo­res de las co­mu­ni­da­des, co­lo­nias y ba­rrios”, re­fren­dó.

“Hoy y siem­pre nos de­be­mos sen­tir muy or­gu­llo­sos de nues­tra his­to­ria, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te sa­ber ha­cia dón­de va­mos, sa­ber que, uni­dos va­mos a sa­lir ade­lan­te. Los in­vi­to ir to­dos jun­tos por un mu­ni­ci­pio con ma­yo­res opor­tu­ni­da­des, que crez­ca de for­ma equi­ta­ti­va y vi­va con igual­dad. Te­ne­mos ta­len­to, co­ra­zón y ga­nar. Con­ta­mos con raí­ces fuer­tes, y por ello, el mu­ni­ci­pio es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos”, am­plió en su dis­cur­so in­te­rrum­pi­do por aplau­sos.

Des­pués de los bai­la­bles y can­tos, la al­cal­de­sa hi­zo un lla­ma­do a fes­te­jar la fun­da­ción de Ce­la­ya con un gran or­gu­llo por las raí­ces fuer­tes, por ser un pue­blo uni­do, por­que to­da­vía fal­ta mu­cho ca­mino pa­ra re­co­rrer en un tra­ba­jo y con una res­pon­sa­bi­li­dad que co­rres­pon­de a to­dos.

“Es un gran mo­men­to pa­ra to­dos. Fes­te­jar la fun­da­ción de Ce­la­ya es la opor­tu­ni­dad pa­ra con­gre­gar­nos y re­cor­dar jun­tos de dón­de ve­ni­mos, quié­nes so­mos y de qué es­ta­mos he­chos los ce­la­yen­ses”, con­clu­yó.

HIS­TO­RIA

Por su par­te, el his­to­ria­dor Pa­blo Pé­rez Jo­ya, dio lec­tu­ra a un frag­men­to del do­cu­men­to so­bre la fun­da­ción de la vi­lla de la Pu­rí­si­ma Con­cep­ción de Ce­la­ya, emi­ti­do por el vi­rrey Mar­tín En­ri­que de Al­man­za, cuar­to de la Nue­va Es­pa­ña.

“Nues­tra aho­ra ciu­dad, fue fun­da­da en un con­tex­to de gue­rra, la fa­mo­sa Gue­rra Chi­chi­me­ca, con­flic­to en­tre los co­lo­ni­za­do­res es­pa­ño­les y el úl­ti­mo re­duc­to de in­dios que no se su­je­ta­ba a las dis­po­si­cio­nes vi­rrei­na­les: los chi­chi­me­cas.

La lu­cha bé­li­ca no fue be­né­fi­ca pa­ra los pe­nin­su­la­res, pues sus tác­ti­cas mi­li­ta­res me­die­va­les y el des­co­no­ci­mien­to del te­rreno des­fa­vo­re­cie­ron sus as­pi­ra­cio­nes; mien­tras que la ra­pi­dez de los ata­ques, el co­no­ci­mien­to de ca­mi­nos y ve­re­das, die­ron fuer­za a la gue­rra de gue­rri­llas im­ple­men­ta­da por gua­ma­res, gua­chi­chi­les, pa­mes y jo­na­ces”, ilus­tró.

Am­plió que los cons­tan­tes ata­ques a las ca­ra­va­nas que tran­si­ta­ban el Ca­mino Real de Tie­rra Aden­tro, así co­mo su ra­mi­fi­ca­ción co­no­ci­da co­mo La Ru­ta de la Pla­ta, pro­pi­cia­ron que la po­lí­ti­ca vi­rrei­nal bus­ca­ra otros me­dios de pro­tec­ción, el prin­ci­pal se­ría la fun­da­ción de pre­si­dios y po­bla­cio­nes de­fen­si­vas.

Ex­pli­có que po­bla­cio­nes co­mo Acám­ba­ro, Yu­ri­ria­pún­da­ro (Hoy Yu­ri­ria), San Mi­guel de los Chi­chi­me­cas y el Real de Mi­nas de Guanajuato, an­te­ce­die­ron a la nues­tra ciu­dad, por su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, Ce­la­ya se con­ver­ti­ría en la po­bla­ción que brin­da­ría pro­tec­ción al ca­mino que co­nec­ta­ba las zo­nas mi­ne­ras con la ca­pi­tal vi­rrei­nal. És­te, se­rá qui­zá el fac­tor prin­ci­pal que pro­pi­ció la fun­da­ción de la vi­lla, pues el dis­cur­so pa­ci­fi­ca­dor se ve es­gri­mi­do en el Per­mi­so de Fun­da­ción.

Re­fi­rió que pa­ra co­no­cer y re­co­no­cer el otro gran fac­tor, de­be­mos di­ri­gir nues­tra mi­ra­da a los en­co­men­de­ros y es­tan­cie­ros que an­te­ce­die­ron a las po­bla­cio­nes en la zo­na de El Ba­jío, pues las re­la­cio­nes en­tre ellos se co­men­za­ron a tor­nar con­flic­ti­vas, la so­lu­ción más via­ble era ins­tau­rar una vi­lla, re­co­no­ci­da ju­rí­di­ca­men­te por la Co­ro­na, que fue­ra re­gi­da por las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes y és­tas die­ran so­lu­ción a los con­flic­tos sus­ci­ta­dos.

“Aho­ra bien, la vi­lla de Ce­la­ya, a di­fe­ren­cia de otros pue­blos de la zo­na co­mo Acám­ba­ro o Yu­ri­ria­pún­da­ro, no tuvo un an­te­ce­den­te in­dí­ge­na, ju­rí­di­ca­men­te se fun­dó co­mo una vi­lla de es­pa­ño­les, por lo que se­ría un error que nues­tras raí­ces han lle­ga­do has­ta los oto­míes. Es­te dis­cur­so es fru­to de la ra­quí­ti­ca in­ves­ti­ga­ción que, es­tu­dio­sos y al­gu­nos aman­tes de la his­to­ria, rea­li­za­ron du­ran­te el si­glo XX”, se­ña­ló.

Si­guien­do es­te ca­mino, hoy, 12 de oc­tu­bre de 2018 fes­te­ja­mos cua­tro­cien­tos cua­ren­ta y ocho años de la emi­sión del Per­mi­so de Fun­da­ción, fir­ma­do el 12 de oc­tu­bre de 1570 en la Ciu­dad de Mé­xi­co, por Juan de la Cue­va, es­cri­bano de su Ma­jes­tad.

Aña­dió que des­de la dé­ca­da de los 70s, se ha de­ba­ti­do si la ciu­dad se fun­dó el 12 de oc­tu­bre de 1570 o el 1 de enero de 1571; di­cho de­ba­te nun­ca de­bió ge­ne­rar­se, el mis­mo per­mi­so es cla­ro, al es­tar los trein­ta ve­ci­nos es­pa­ño­les que se re­fe­rían pa­ra la fun­da­ción, és­ta se ha­ría efec­ti­va el 1 de enero si­guien­te, 1571, cuan­do des­pués de es­cu­char la mi­sa del Espíritu San­to, se de­bía lle­var a ca­bo la elec­ción de las pri­me­ras au­to­ri­da­des de la ciu­dad.

“No hay ma­yor con­tro­ver­sia, hoy la ciu­dad es­tá de fies­ta, pues con­me­mo­ra­mos un año más de te­ner la apro­ba­ción vi­rrei­nal pa­ra la ins­tau­ra­ción de la vi­lla; sin em­bar­go, el 1 de enero pró­xi­mo (2019) tam­bién de­be­mos es­tar­lo, pues más allá de fes­te­jar el año ve­ni­de­ro, de­be­mos re­cor­dar que un día co­mo ese, pe­ro de 1571, se con­cre­tó la fun­da­ción de la vi­lla de la Pu­rí­si­ma Con­cep­ción de Ce­la­ya. A di­fe­ren­cia de nues­tros pre­de­ce­so­res, de­be­mos de emi­tir un dis­cur­so con­ci­lia­dor, pe­ro di­fe­ren­cian­do muy bien los he­chos his­tó­ri­cos de los dis­cur­sos cons­trui­dos du­ran­te el si­glo XX”, con­tex­tua­li­zó.

Ahon­dó que fi­nal­men­te, el 1 de enero de 1571, se eli­gie­ron cua­tro re­gi­do­res: Mi­guel Juan de San­ti­llán, Die­go Pé­rez Le­mus, Do­min­go Mar­tín y Lo­pe Gar­cía; mis­mos que eli­gie­ron al­cal­des or­di­na­rios a Do­min­go de Sil­va y Juan Frei­re. De es­ta for­ma se con­for­mó el pri­mer Ca­bil­do de la vi­lla de la Pu­rí­si­ma Con­cep­ción de Ce­la­ya.

El his­to­ria­dor am­plió que des­de su fun­da­ción, la ciu­dad ad­qui­rió una gran im­por­tan­cia, tan­to por su pro­duc­ción agrí­co­la co­mo por su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca. En el si­glo XVIII, es­ta im­por­tan­cia le va­lió pa­ra ser de­no­mi­na­da “el gra­ne­ro de la Nue­va Es­pa­ña”, y pos­te­rior­men­te, “la Puer­ta de Oro de El Ba­jío”. Su cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co fue ace­le­ra­do, su eco­no­mía se con­so­li­dó co­mo una de las más im­por­tan­tes de la zo­na, y fi­nal­men­te, la Al­cal­día Ma­yor de Ce­la­ya lle­gó a oí­dos del rey y otras na­cio­nes del vie­jo con­ti­nen­te.

Agre­gó que la im­por­tan­cia de la ciu­dad en los ana­les his­tó­ri­cos no se de­be só­lo a la épo­ca vi­rrei­nal, el si­glo de­ci­mo­nó­ni­co tra­jo con­si­go per­so­na­jes de ta­lla de Ma­xi­mi­li­ano de Habs­bur­go o Be­ni­to Juá­rez a las ca­lles de Ce­la­ya, fru­to de su seno pi­sa­ron sus jar­di­nes ciu­da­da­nos co­mo Fran­cis­co Eduar­do Tres­gue­rras. Ya en el si­glo XX, es­pe­cí­fi­ca­men­te en abril de 1915, la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na to­mó rum­bo en es­tas tie­rras, dan­do fin a la eta­pa del mo­vi­mien­to y abrien­do las cor­ti­nas al Mé­xi­co de ins­ti­tu­cio­nes.

“Fi­nal­men­te, nues­tra ciu­dad ha te­ni­do una trans­cen­den­cia his­tó­ri­ca des­de que na­ció co­mo una pe­que­ña vi­lla de es­pa­ño­les, hoy nos to­ca ren­dir ho­me­na­je a ese he­cho acae­ci­do en el ya le­jano si­glo XVI, ha­gá­mos­lo con res­pe­to y con el or­gu­llo que nos ema­na de sa­ber­nos ce­la­yen­ses”, con­clu­yó el his­to­ria­dor de Ce­la­ya.

La pre­si­den­ta El­vi­ra Pa­nia­gua hi­zo un lla­ma­do a to­dos los ce­la­yen­ses de sen­tir­se or­gu­llo­sos por la his­to­ria de un pue­blo lleno de ca­rác­ter, ta­len­tos y uni­dad.

Los pe­que­ños tam­bién bai­la­ron pa­ra lu­cir el ar­te de la dan­za y los tra­jes tí­pi­cos de la re­gión.

Alum­nos de las dis­tin­tas es­cue­las se co­lo­ca­ron fren­te al mu­ral de la Fun­da­ción, en el ba­rrio del Za­po­te.

Pa­dres de fa­mi­lia, maes­tros y alum­nos de dis­tin­tas es­cue­las en la ce­re­mo­nia de aniver­sa­rio de la Fun­da­ción de Ce­la­ya. Jo­sé Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.