ECA­TE­PEC

El Sol de Bajío - - Nacional -

VE­CI­NOS cons­ter­na­dos han rea­li­za­do ma­ni­fes­ta­cio­nes en con­tra del ase­si­na­to de mu­je­res

por los cua­les re­ci­bió una con­de­na de 700 años y 59 días en re­clu­sión al in­te­rior del Cen­tro de Rein­ser­ción So­cial San­ta Mart­ha Aca­titla.

En su ju­ven­tud, Ba­rra­za Sam­pe­rio –de 1.70 me­tros de es­ta­tu­ra y más de 90 ki­los de pe­so- se de­di­có a la lu­cha li­bre pro­fe­sio­nal ba­jo el apo­do de “La Da­ma del Si­len­cio”.

Fue has­ta enero de 2006 –al mo­men­to que ase­si­na­ba a la se­ño­ra Ana Ma­ría de los Re­yes Al­fa­roLa Ma­ta­vie­ji­tas fue sor­pren­di­da por un tes­ti­go. Lue­go de la de­nun­cia, Ba­rra­za Sam­pe­rio fue de­te­ni­da por la po­li­cía ca­pi­ta­li­na; al mo­men­to de su cap­tu­ra ves­tía un sué­ter co­lor ro­jo, ca­rac­te­rís­ti­ca que la aso­ció con los de­más ho­mi­ci­dios.

pro­ta­go­ni­zó lo que al pa­re­cer fue el pri­mer ca­so de an­tro­po­fa­gia en la Ciu­dad de Mé­xi­co; ade­más se le re­la­cio­nó con al me­nos tres fe­mi­ni­ci­dios, co­me­ti­dos en con­tra de su no­via, una ex no­via y una se­xo­ser­vi­do­ra del Cen­tro His­tó­ri­co.

En oc­tu­bre de 2007, tras una de­nun­cia por la des­apa­ri­ción de Ale­jan­dra Galeana, pa­re­ja del ho­mi­ci­da, po­li­cías in­gre­sa­ron al do­mi­ci­lio de Cal­va Ze­pe­da –en la ca­lle de Mos­que­ta, co­lo­nia Gue­rre­ro-.

Al in­gre­sar al in­mue­ble, los uni­for­ma­dos lo­ca­li­za­ron res­tos hu­ma­nos al in­te­rior de un cló­set y un re­fri­ge­ra­dor; in­clu­so en­con­tra­ron car­ne hu­ma­na co­ci­nán­do­se en sar­te­nes y ollas.

Tres me­ses des­pués de su cap­tu­ra, Cal­va Ze­pe­da fue ha­lla­do sin vi­da al in­te­rior de su cel­da Re­clu­so­rio Pre­ven­ti­vo Va­ro­nil Orien­te, con un cin­tu­rón al­re­de­dor de su cue­llo. Dos ver­sio­nes se ma­ne­ja­ron en torno a su muer­te:

MONS­TRUO DE ECA­TE­PEC Juan Car­los “N” fue de­te­ni­do jun­to con su pa­re­ja afue­ra de su do­mi­ci­lio, al mo­men­to que trans­por­ta­ban res­tos hu­ma­nos pa­ra en­te­rrar­los en un te­rreno bal­dío. Tras su de­ten­ción, acep­tó ha­ber ma­ta­do y des­cuar­ti­za­do a 20 mu­je­res, aun­que las au­to­ri­da­des me­xi­quen­ses su­po­nen que pu­die­ron ha­ber si­do mu­chas más.

“Si yo no pue­do ser fe­liz, na­die lo va a ser (…) si me de­jan li­bre, voy a se­guir ma­tan­do mu­je­res” afir­mó el lla­ma­do Mons­truo de Eca­te­pec du­ran­te una en­tre­vis­ta con un mé­di­co le­gis­ta.

Al que po­dría ser el ma­yor ase­sino se­rial en la his­to­ria de Mé­xi­co y su pa­re­ja sen­ti­men­tal, se le atri­bu­yen múl­ti­ples fe­mi­ni­ci­dios co­me­ti­dos en con­tra de jó­ve­nes mu­je­res ha­bi­tan­tes del mu­ni­ci­pio de Eca­te­pec.

Las víc­ti­mas es­ta­ble­cían con­tac­to con los fe­mi­ni­ci­das a tra­vés de re­des so­cia­les, al mo­men­to que bus­ca­ban ro­pa de se­gun­da mano a pre­cios ac­ce­si­bles. Pa­tri­cia “N” se en­car­ga­ba de es­ta­ble­cer un am­bien­te de con­fian­za pa­ra que las mu­je­res fue­ran has­ta su do­mi­ci­lio.

Una vez den­tro de su ho­gar, El Mons­truo de Eca­te­pec las ama­ga­ba y ase­si­na­ba con ar­mas blan­cas es­pe­cial­men­te di­se­ña­das pa­ra aca­bar con la vi­da de las mu­je­res. Lue­go de con­su­mar los ho­mi­ci­dios, Juan Car­los y Pa­tri­cia cor­ta­ban en pe­da­zos a las víc­ti­mas y des­pués aban­do­na­ban los res­tos a un lo­te bal­dío.

DEOLARTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.