Es­trías afec­ta a más de la mi­tad de las ado­les­cen­tes

El Sol de Bajío - - Circulos -

Las es­trías son rup­tu­ras de la piel o ci­ca­tri­ces y su for­ma­ción se de­be a la ca­li­dad de la piel, la pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca, la edad, el gé­ne­ro y has­ta la ac­ti­vi­dad fí­si­ca que se rea­li­za. Afec­tan más a mu­je­res que hom­bres y 35 por cien­to de la po­bla­ción ado­les­cen­te en­tre 10 y 16 años las tie­ne, se­ña­ló Jat­zi­ri Chá­vez, di­rec­to­ra del Cen­tro Der­ma­to­ló­gi­co de Al­ta Es­pe­cia­li­dad (CEDAE).

Se tra­ta de un adel­ga­za­mien­to o hun­di­mien­to en for­ma li­neal que pue­den ser de un co­lor vio­le­ta y pos­te­rior­men­te na­ca­ra­das o blan­que­ci­nas.

De­bi­do a que las es­trías son rup­tu­ras, es bas­tan­te co­mún que los ado­les­cen­tes, pu­ber­tos, ni­ños en cre­ci­mien­to o mu­je­res em­ba­ra­za­das las desa­rro­llen.

Cuan­do los ni­ños em­pie­zan a cre­cer pue­den apa­re­cer de­trás de las ro­di­llas y en el ca­so de las ni­ñas apa­re­cen en la zo­na ma­ma­ria, ex­pli­có la es­pe­cia­lis­ta.

Du­ran­te el em­ba­ra­zo es co­mún que apa­rez­can en la zo­na del ab­do­men, de­bi­do a que és­te se dis­tien­de, y pa­ra pre­ve­nir­las en esa eta­pa es im­por­tan­te apli­car en el ab­do­men man­te­ca de ca­cao o de ka­ri­té y no ras­car­se.

“En mu­chas oca­sio­nes no pue­de evi­tar­se su apa­ri­ción, ya que es muy rá­pi­do su sur­gi­mien­to. Sin em­bar­go, si ya apa­re­cie­ron es muy im­por­tan­te acu­dir al der­ma­tó­lo­go y uti­li­zar cre­mas es­pe­cia­les pa­ra hi­dra­tar­las y que ayu­den a ge­ne­rar co­lá­geno y elas­ti­na, que son las fi­bras que se rom­pen”, agre­gó Jat­zi­ri Chá­vez.

Cre­mas con áci­do gli­có­li­co o hia­lu­ró­ni­co, ex­trac­tos de pla­cen­ta, vi­ta­mi­nas A, B, C, D y E, así co­mo acei­te de ger­men de tri­go y de ro­sa mos­que­ta, son útiles pa­ra tra­tar es­tas le­sio­nes en la piel.

Si el co­lor de las es­trías es ro­jo o vio­le­ta es se­ñal de que son re­cien­tes, ya que hay mu­cha in­fla­ma­ción y de allí de­ri­va su co­lor, sien­do ese el me­jor mo­men­to pa­ra tra­tar­las con te­ra­pia lá­ser lla­ma­da de­co­lo­ran­te pul­sa­do.

Cuan­do han pa­sa­do a un tono blan­co, quie­re de­cir que él o la pa­cien­te las ha te­ni­do por mu­cho tiem­po, y en esos ca­sos pue­den uti­li­zar­se tra­ta­mien­tos co­mo pee­lings, lá­ser y mi­cro­pun­cio­nes eléc­tri­cas.

Du­ran­te el

em­ba­ra­zo es co­mún que apa­rez­can en la zo­na del ab­do­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.