Los que leo a dia­rio

Ha­ce unos días mu­rió Char­les Aznavour, la mú­si­ca es­tá en si­len­cio, de lu­to, y Ve­ne­cia se que­dó sin él. Des­can­se en paz. Ca­me­lot.

El Sol de Cordoba - - Análisis - Gil­ber­to Haaz Diez ACER­TI­JOS

Sue­lo leer ca­si a dia­rio, de lu­nes a vier­nes, al gran es­cri­tor Raúl del Po­zo, el me­jor de Es­pa­ña, aquél que cu­brió el pues­to del gran Fran­cis­co Um­bral en el dia­rio El Mun­do, en la con­tra­por­ta­da, don­de es­cri­ben los grandes. Es una de­li­cia leer­lo, co­mo lo es a Ma­nuel Vi­cent y Juan Cruz, Al­mu­de­na Grandes, Sa­va­ter, Lei­la Gue­rrei­ro, Juan Jo­sé Mi­llas, Pé­rez Re­ver­te, aun­que és­te no en las pá­gi­nas del País, y otros; a to­dos ellos les apren­do un po­qui­to ca­da día, por­que en es­te ofi­cio de es­cri­bir no ter­mi­na de apren­der­se, no ter­mi­na uno de con­ven­cer­se que, pa­ra as­pi­rar a co­sas más grandes, hay que leer y leer y leer, es el úni­co apren­di­za­je so­bre la tie­rra. Lo di­jo Bor­ges: ‘Uno es lo que es por lo que lee, no por lo que es­cri­be’. Y com­par­to una de Raúl del Po­zo so­bre la li­ber­tad de ex­pre­sión, a su es­ti­lo, a su manera, del ami­go per­so­nal del em­pre­sa­rio cor­do­bés, Do­min­go Mu­gui­ra Re­vuel­ta, quien se da el lu­jo ca­da vez que va a Es­pa­ña de lle­var a Raúl del Po­zo a Mar­be­lla o a dón­de se le ocu­rra, a su pa­seo anual, o a ju­gar golf. Va:

EL JUEZ DE LA HOR­CA

“En El juez de la hor­ca, Paul New­man, en el pa­pel de Roy Bean, le di­ce a un gran­je­ro: “Con­tes­ta pe­rro, ¿Ma­tas­te a un chino?”. El gran­je­ro res­pon­de: “Sí”.

El juez pre­gun­ta: “¿Tie­nes al­go que ale­gar an­tes de que te ahor­que?”.

El gran­je­ro re­pli­ca: “Nin­gu­na ley di­ce que no pue­da ma­tar­se a un chino”.

Los chi­nos en el sal­va­je oes­te eran los es­cla­vos de los es­cla­vos; los lin­cha­ban sin jui­cio. Aho­ra Do­nald Trump, con su ley al Oes­te de Pe­cos, le gus­ta­ría tra­tar a los pe­rio­dis­tas co­mo a chi­nos, peor aún que a los me­xi­ca­nos; su es­ti­lo se extiende por el mun­do. El odio a la li­ber­tad de pren­sa ya no se ex­hi­be só­lo en los países de la teo­cra­cia o las dic­ta­du­ras, sino en las de­mo­cra­cias más avan­za­das. Trump, que lle­gó a ser pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos a pe­sar de la hos­ti­li­dad de los me­dios, di­ce que los pe­rio­dis­tas son los enemi­gos del pue­blo, los se­res hu­ma­nos más des­ho­nes­tos de la tie­rra y pu­bli­can no­ti­cias as­que­ro­sas y fal­sas. Ca­li­fi­ca al NYT de “fra­ca­sa­do” y de ser el par­ti­do de la opo­si­ción. Vi­vi­mos ma­los tiem­pos pa­ra la lí­ri­ca de aque­lla la li­ber­tad de pren­sa co­mo pi­lar, ba­se, co­lum­na de la de­mo­cra­cia. La re­vo­lu­ción di­gi­tal, las re­des, nue­vo cuar­to po­der, la de­ca­den­cia del pa­pel del pa­pel, la do­ble cri­sis de los me­dios es­cri­tos tam­bién ha lle­ga­do a Es­pa­ña don­de se agra­va con la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca, mez­qui­na­men­te fa­ná­ti­ca y sec­ta­ria. To­dos los po­lí­ti­cos del signo que sea si­guen ha­cien­do pur­gas en los me­dios pú­bli­cas cuan­do lle­gan al po­der y tra­tan a los ter­tu­lia­nos co­mo a chi­nos del fe­rro­ca­rril. Y

és­tos tra­gan. Los po­lí­ti­cos ne­ce­si­tan plu­mas y tor­sos dó­ci­les y ser­vi­cia­les; pa­san de esa su­ti­le­za, se­gún la cual es más útil un pe­rio­dis­ta obe­dien­te aun­que no sea de tu cuer­da, que un re­bel­de de tus si­glas. En las cri­sis de go­bierno lo pri­me­ro que se cam­bian son los ter­tu­lia­nos. Lla­man ‘nue­va di­rec­ción’ a los cen­so­res que lle­gan, cesan a los bo­co­nes del an­te­rior go­bierno por email, di­cién­do­les que ‘no en­ca­jan en la nue­va es­truc­tu­ra’. La li­ber­tad de pren­sa no es más que una pa­la­bra y los pe­rio­dis­tas ca­re­cen de de­re­chos. Fir­man con­tra­tos por se­ma­na, y ca­da año les pa­gan me­nos, por­que hay mi­les de pa­ra­dos es­pe­ran­do chu­par cá­ma­ra, aun­que sea por la pa­ti­lla, por la ca­ra. Lle­va­mos a cues­tas el sec­ta­ris­mo ras­tre­ro de los go­ber­nan­tes. De­cía Or­te­ga que la vi­da pú­bli­ca es­pa­ño­la so­lía an­dar mal, pe­ro te­nía una so­cia­bi­li­dad na­tu­ral, una y li­bre con­ver­sa­ción; por eso, siem­pre ha si­do tan di­fí­cil que ha­ya Es­ta­do y, en cam­bio, que sea im­po­si­ble que no ha­ya ter­tu­lias. Aho­ra las hay, pe­ro tru­ca­das, al ser­vi­cio del po­der de turno.

LAS MUER­TES DE OR­TE­GA Y PIO BA­RO­JA

Aho­ra re­leo el li­bro ‘Agui­rre El Mag­ní­fi­co’, del gran Ma­nuel Vi­cent, ex­trai­go una anéc­do­ta de la muer­te de Or­te­ga y Gas­set y del gran Pio Ba­ro­ja. Va: Ha­bía muer­to Or­te­ga. La no­ti­cia lle­gó muy pron­to a Mú­nich. El pa­dre Fé­lix Gar­cía, ex­per­to en arran­car­les la úl­ti­ma ate­rra­da con­fe­sión a los in­te­lec­tua­les des­creí­dos, ha­bía en­tra­do en la al­co­ba del ago­ni­zan­te, en la ca­lle Mon­tes­quin­za, ha­bía per­ma­ne­ci­do me­dia ho­ra allí en­vuel­to en el mis­te­rio y al sa­lir no res­pon­dió a la pre­gun­ta ca­pi­tal: ¿Or­te­ga se ha­bía con­fe­sa­do, ha­bía re­ci­bi­do la ex­tre­maun­ción, le ha­bía un­ta­do el cal­ca­ñar con el sa­gra­do acei­te pa­ra que pu­die­ra vo­lar al cie­lo?. En los co­rri­llos de la uni­ver­si­dad no se ha­bla­ba de otra co­sa. Tam­bién ha­bía muer­to Ba­ro­ja en su ca­sa de la ca­lle Ruiz de Alar­cón, pe­ro es­ta vez el pa­dre Fé­lix Gar­cía se en­con­tró con el so­brino Ju­lio Ca­ro apa­lan­ca­do en la puer­ta con los bra­zos en cruz im­pi­dién­do­le la en­tra­da. En ple­na ago­nía el es­cri­tor Cas­ti­llo-pu­che ha­bía lle­va­do al le­cho de la muer­te al gran He­ming­way, don­de Ba­ro­ja ya te­nía per­di­da la me­mo­ria ba­jo el go­rro de la­na. Al ver a aquel gi­gan­te de bar­ba blan­ca en su ha­bi­ta­ción só­lo in­tere­sa­do en ha­cer­se una fo­to, Ba­ro­ja pre­gun­tó: “¿Quién es ese se­ñor de la son­ri­sa de arroz con le­che?”. Al­guien le di­jo al obis­po Leo­pol­do Ei­jo que fue­ra a con­fe­sar a su com­pa­ñe­ro de la Real Aca­de­mia. El obis­po de Ma­drid res­pon­dió: “No voy. Que mue­ra co­mo ha vi­vi­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.