Sal­vó la vi­da, pe­ro per­dió su ca­sa y sus ani­ma­les

Es­tu­vo a pun­to de mo­rir aplas­ta­do en la An­ti­gua Ha­cien­da de Cal­de­rón

El Sol de Cuautla - - Local - EMMANUEL RUIZ

I ncrus­ta­da en lo que an­ti­gua­men­te fue­ra la Ha­cien­da de Cal­de­rón, a las ori­llas de Cuautla, la ca­sa de Sig­fre­do Sandoval que­dó con­ver­ti­da en rui­nas des­pués del sis­mo del 19 de sep­tiem­bre. Las cin­tas de co­lor ama­ri­llo y ro­jo ad­vier­ten que na­die de­be­ría es­tar ahí, pe­ro Sig­fre­do, quien so­bre­vi­vió al sis­mo al que­dar atra­pa­do en­tre sus es­com­bros, qui­so con­tar su his­to­ria desde el lu­gar de los he­chos.

LA ME­JOR DE­CI­SIÓN

A las 13:14 ho­ras de aquel mar­tes 19 de sep­tiem­bre, Sig­fri­do, un hom­bre de 73 años de edad, es­ta­ba por en­trar al corral pa­ra ali­men­tar a sus cin­co be­ce­rros. De pron­to, re­la­tó, sin­tió que em­pe­zó a tem­blar.

“Pri­me­ro fue le­ve, pe­ro de re­pen­te to­do em­pe­zó a me­near­se feo y fue en­ton­ces cuan­do me vi­ne pa­ra acá”, re­me­mo­ró. Re­vi­vien­do lo que pa­só en aque­llos ins­tan­tes, el hom­bre se co­lo­có ba­jo el por­tal que se­pa­ra­ba al corral de su ca­sa, una de las pocas es­truc­tu­ras que no co­lap­sa­ron. Ha­cia don­de fue­ra que mi­ra­ra, to­do era pol­vo, rui­do y des­truc­ción. A su iz­quier­da, don­de es­ta­ban sus ani­ma­les, los mu­ros se ca­ye­ron y los aplas­ta­ron. De los cin­co be­ce­rros que te­nía, só­lo uno lo­gró ser res­ca­ta­do con vi­da, pe­ro su es­ta­do de sa­lud es gra­ve.

A la de­re­cha, la en­tra­da de su ca­sa tam­bién se des­tru­yó. Arri­ba, el te­cho se des­hi­zo en pe­da­zos.

“To­do es­to era un caos, una pol­va­re­da”, des­cri­bió.

Por si fue­ra po­co, el mo­vi­mien­to de los mu­ra­llo­nes al­te­ró a los en­jam­bres de avis­pas, por lo que, apos­ta­do

en aquel rin­cón, Sig­fre­do re­ci­bió va­rias pi­ca­du­ras. No po­día ha­cer mu­cho: ro­dea­do por pa­re­des an­ti­guas, que en cual­quier mo­men­to po­drían co­lap­sar y de­jar­lo se­pul­ta­do. Só­lo po­día es­pe­rar a que su vis­ta se acla­ra­ra y el pol­vo se dis­per­sa­ra pa­ra de­jar­lo bus­car una sa­li­da se­gu­ra por en­ci­ma de los cas­co­tes.

“Las pa­re­des co­mo que bra­ma­ban", re­la­tó. Por mo­men­tos, sus ojos y su voz pa­re­cen des­pren­der­se del pre­sen­te y vol­ver al ins­tan­te en que su vi­da se par­tió en dos.

"Doy gra­cias a Dios por es­tar vi­vo. De aquí pa­ra ade­lan­te, bus­ca­ré la for­ma de vol­ver a em­pe­zar"

¡SIGI ES­TÁ ADEN­TRO!

Fue Aí­da, una ve­ci­na, quien lan­zó el gri­to ha­cia el cie­lo. Lo re­pi­tió hasta el can­san­cio, hasta ha­cer­se es­cu­char por los hom­bres que ha­bían sa­li­do a las ca­lles pa­ra pro­te­ger­se. ¡Sigi es­tá aden­tro!, re­pe­tía aque­lla voz. En me­dio del caos, mien­tras los mu­ros de la ha­cien­da caían, hu­bo quie­nes tra­ta­ron de ir en su bus­ca, pe­ro los es­com­bros ha­bían de­vo­ra­do la puer­ta.

“En­ton­ces nos preo­cu­pa­mos, por­que él no ha­bía sa­li­do con el tem­blor, así que nos di­mos a la ta­rea de ir a bus­car­lo, pe­ro las avis­pas nos de­mo­ra­ron”, re­cor­dó Mar­co An­to­nio Ro­mán, ayu­dan­te mu­ni­ci­pal de la co­lo­nia Cal­de­rón.

Fi­nal­men­te, mo­men­tos des­pués del sis­mo, Sig­fre­do en­con­tró una vie­ja sa­li­da tra­se­ra que lo de­vol­vió al ex­te­rior sano y sal­vo. Con la ayu­da de sol­da­dos y po­li­cías, cer­ca de 25 hom­bres fue­ron en bus­ca de los ani­ma­les, pe­ro las no­ti­cias eran des­alen­ta­do­ras: los be­ce­rros que les da­ban sus­ten­to a él y a su es­po­sa ha­bían muer­to. Pa­ra él, fue per­der­lo to­do.

Pe­ro, aún tie­ne es­pe­ran­za. Siem­pre la tu­vo, in­clu­so en el mo­men­to de la des­truc­ción:

“Nun­ca pen­sé que me iba a mo­rir, te voy a de­cir la ver­dad: yo siem­pre pen­sé que es­te lu­gar­ci­to me iba a sal­var... Dios me oyó y no co­lap­só don­de yo es­ta­ba, pe­ro es­to aquí ya no me va a ser­vir pa­ra vi­vir, es­to ya es una rui­na com­ple­ta­men­te... Le doy gra­cias a Dios que es­toy vi­vo to­da­vía, y de aquí pa­ra ade­lan­te. Bus­ca­ré la for­ma de vol­ver a em­pe­zar”, di­jo con­fia­do.

EMMANUEL RUIZ

DES­PUÉS DEL tem­blor, la An­ti­gua Ha­cien­da de Cal­de­rón que­dó he­cha rui­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.