Re­ba­sa desas­tre a au­to­ri­da­des

El Sol de Cuautla - - Regional - AN­GE­LI­NA ALBARRÁN

Las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les, es­ta­ta­les y fe­de­ra­les si­guen sien­do re­ba­sa­das pa­ra aten­der la zo­na de desas­tre que de­jó el sis­mo en Jo­jutla; hay in­mue­bles que, pe­se al ries­go que re­pre­sen­tan pa­ra la po­bla­ción, no es­tán en la lis­ta de prio­ri­da­des, y ve­ci­nos si­guen es­pe­ran­do el cen­so del Fon­do de Desas­tres Na­tu­ra­les (Fon­den).

La de­sola­da ciu­dad de Jo­ju-tla pa­re­ce una zo­na de gue­rra, los dam­ni­fi­ca­dos pa­san a la de­ses­pe­ra­ción, es­pe­cial­men­te por­que ya se can­sa­ron de que los man­den de un la­do y a otro, con uno y otro fun­cio­na­rio sin que na­die re­suel­va al­go, e in­clu­so les ha­gan pro­pues­tas de que pa­guen por las de­mo­li­cio­nes.

A 24 días del sis­mo que de­vas­tó sus vi­vien­das y es­ta­ble­ci­mien­tos, pe­se al ries­go que re­pre­sen­tan, no les re­suel­ven si se­rán o no de­mo­li­dos, aun­que to­dos los días acu­den a pre­gun­tar, na­die re­suel­ve.

Noé Luen­gas pi­dió per­mi­so en su tra­ba­jo en un es­ta­do del Nor­te del país pa­ra po­der apo­yar a su es­po­sa, quien vi­ve fren­te a la ala­me­da, don­de per­die­ron su ca­sa, la de su ma­dre y de su her­ma­na; tam­bién la de su tío, quien que­dó atra­pa­do en los es­com­bros y per­dió la vi­da.

No obs­tan­te, se­ña­ló, no hay avan­ces en la de­mo­li­ción, ni si­quie­ra es­tá en la lis­ta de prio­ri­da­des, pe­se al pe­li­gro que re­pre­sen­ta pa­ra tran­seún­tes, prin­ci­pal­men­te, por­que es­tá fren­te a la ala­me­da, don­de hay un al­ber­gue y arri­ban de­ce­nas de per­so­nas con ayu­da o a pe­dir des­pen­sas.

Aun­que tie­ne los dic­tá­me­nes de Pro­tec­ción Ci­vil y ya fir­mó los for­ma­tos pa­ra la de­mo­li­ción an­te el ju­rí­di­co del Ayun­ta­mien­to, pe­se al ries­go que re­pre­sen­ta el in­mue­ble, ca­be men­cio­nar que los la­dro­nes en­tra­ron a sa­quear y se lle­va­ron hasta la tar­ja y los la­va­dos, cuan­do son lu­ga­res don­de tie­nen prohi­bi­do pa­sar.

Al res­pec­to, el re­gi­dor Arnoldo He­re­dia re­co­no­ció que hay do­mi­ci­lios que no se cen­sa­ron, al se­ña­lar una me­sa al fon­do de una car­pa en la ex­pla­na­da mu­ni­ci­pal del zó­ca­lo, don­de de­ben acu­dir, pe­ro, in­sis­tió, se de­be in­cluir a las per­so­nas que no fue­ron in­te­gra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.