Lo per­ver­so en el Ayun­ta­mien­to

El Sol de Cuautla - - Análisis - DA­NIEL MAR­TÍ­NEZ CAS­TE­LLA­NOS

En el mo­men­to de re­dac­tar es­ta co­lum­na, los acuer­dos pa­ra abrir la Ave­ni­da Mo­re­los, en el cen­tro de Cuer­na­va­ca, se ha­bían con­cre­ta­do de for­ma edi­fi­can­te se­gún las par­tes, pe­ro la­men­ta­ble desde una óp­ti­ca más ob­je­ti­va. De he­cho, el Ayun­ta­mien­to fue per­ver­so.

Por­que si pre­gun­ta­mos qué cam­bio en­tre la ma­ña­na del lu­nes que se ha­bía anun­cia­do la pri­me­ra apro­xi­ma­ción a abrir la vía, y el jue­ves por la no­che en que fi­nal­men­te se de­ter­mi­nó, la res­pues­ta se­ría na­da. A lo me­jor pa­ra los se­gui­do­res de He­rá­cli­to, cam­bia­ron al­gu­nas co­sas, y po­dría­mos enu­me­rar­las, el di­ne­ro en los bol­si­llos de los co­mer­cian­tes afec­ta­dos por el cie­rre, las ca­nas que pei­nan desde el sis­mo de tan­to preo­cu­par­se, la can­ti­dad de in­sul­tos que re­ci­bían los po­li­cías de trán­si­to que es­toi­cos man­te­nían el cor­te de cir­cu­la­ción, pe­ro to­do lo de­más si­gue igual.

El es­com­bro si­gue pre­sio­nan­do las tra­bes de la To­rre La­ti­noa­me­ri­ca­na por­que el Ayun­ta­mien­to así lo ha que­ri­do. Una em­pre­sa de ofre­ció a re­ti­rar los res­tos del de­rrum­be a cam­bio de pu­bli­ci­dad, el mu­ni­ci­pio no lo acep­tó. El go­bierno del es­ta­do pre­gun­tó có­mo po­día ayu­dar, tam­po­co se con­cre­tó ese es­ce­na­rio.

Los co­mer­cian­tes po­drían de­cir que per­die­ron cua­tro días, o vein­ti­trés, de flu­jo pea­to­nal y vehi­cu­lar por cul­pa del Ayun­ta­mien­to de Cuer­na­va­ca, y es muy pro­ba­ble que así ha­ya si­do, por­que los fac­to­res de ries­go que el mu­ni­ci­pio usa­ba pa­ra man­te­ner el cie­rre si­guen ahí, la to­rre, el es­com­bro, los vi­drios, en fin, la mis­ma reali­dad que jus­ti­fi­ca­ba el cor­te vial si­gue, só­lo que la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal de­ter­mi­nó que aho­ra sí hay me­nos ries­go.

¿Pa­ra qué man­tu­vo tan­to tiem­po el blo­queo en la vía? ¿Por qué au­to­ri­za aho­ra la aper­tu­ra? ¿Se can­só de la pre­sión? ¿Reali­zó una suer­te de tra­ba­jo in­vi­si­ble pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad? ¿O sen­ci­lla­men­te ya no pu­do “na­dar de muer­ti­to” en el pro­ble­ma y fi­nal­men­te ce­dió a lo que de­bió ha­ber ce­di­do an­tes? Por­que si es­to fue­ra una dis­cu­sión, los ar­gu­men­tos si­guen sien­do los mis­mos.

Cu­rio­sa la de­ci­sión por­que el des­gas­te pa­ra la fi­gu­ra de Cuauh­té­moc Blan­co que ad­ver­tía­mos en en­tre­gas an­te­rio­res ocu­rrió con mu­cha ma­yor ra­pi­dez e in­ten­si­dad. Di­ji­mos an­tes que el al­cal­de es­ta­ba en­tram­pa­do y la de­ci­sión que to­ma­ra se­ría muy cri­ti­ca­da. Pe­ro mu­cho más que la de­ci­sión, fue el tiem­po de inac­ción que se to­mó.

Por­que uno aplau­di­ría que el mu­ni­ci­pio se hu­bie­ra to­ma­do cua­tro días y en ese tiem­po, por ejem­plo, lim­pia­ra el es­com­bro de la to­rre; ela­bo­ra­ra una pro­pues­ta de nue­vos de­rro­te­ros pa­ra los mi­cro­bu­ses; di­se­ña­ra un plan de apo­yo pa­ra los co­mer­cian­tes afec­ta­dos. Na­da de eso ocu­rrió, el Cuauh se que­dó pas­ma­do y él, co­mo go­lea­dor que fue, sa­be que eso tie­ne el peor de los cos­tos.

La pre­gun­ta si­gue en el ai­re ¿qué cam­bió del lu­nes a hoy?

Twit­ter: @mar­ti­ne­lli­to Co­rreo elec­tró­ni­co: dmar­ti­nez@

el­sol­de­cuer­na­va­ca.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.