Am­pa­ran al rec­tor A. Ve­ra

Afir­ma Qui­roz que el pro­ce­so ju­di­cial se ape­ga a la le­ga­li­dad No soy em­plea­do del Eje­cu­ti­vo: fis­cal an­ti­co­rrup­ción

El Sol de Cuautla - - Portada -

El juz­ga­do cuar­to de dis­tri­to otor­gó la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal 1802/2017 con­tra la or­den de aprehen­sión gi­ra­da con­tra el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Mo­re­los, Je­sús Ale­jan­dro Ve­ra Ji­mé­nez, con lo que se evi­ta que él y su es­po­sa, Ma­ría Ele­na Ávi­la Gue­rre­ro, pue­dan ser de­te­ni­dos por el de­li­to de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to. La sus­pen­sión pro­vi­sio­nal or­de­na que las co­sas vuel­van al es­ta­do an­te­rior a que se gi­ra­ra la or­den de aprehen­sión.

IS­RAEL MA­RIANO Y MÓ­NI­CA GON­ZÁ­LEZ

E n lo que se ha con­ver­ti­do una gue­rra de de­cla­ra­cio­nes, el Go­bierno del es­ta­do de Mo­re­los re­cha­zó que ha­ya una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca en con­tra del rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Mo­re­los (UAEM), Ale­jan­dro Ve­ra Ji­mé­nez; mien­tras su de­fen­sor, Cé­sar Gar­cía Bra­vo, ase­gu­ró que el pro­ce­di­mien­to en con­tra de su clien­te es ile­gal y se bus­ca en­fren­tar el jui­cio en li­ber­tad a tra­vés del am­pa­ro.

El rec­tor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM), An­to­nio Graue, re­cha­zó que ha­ya una per­se­cu­ción con­tra rec­to­res. El fis­cal An­ti­co­rrup­ción, Juan Sa­la­zar, ne­gó ser em­plea­do del Eje­cu­ti­vo y ase­gu­ró que no hu­bo nin­gún ex­ce­so al in­ten­tar eje­cu­tar la or­den de aprehen­sión con­tra Ve­ra Ji­mé­nez, y por el con­tra­rio, el pro­ce­so se ape­ga a la ley.

Mien­tras tan­to, la bús­que­da por el rec­tor Ve­ra Ji­mé­nez se man­tu­vo, aun­que el pa­ra­de­ro del aún ti­tu­lar de la ad­mi­nis­tra­ción uni­ver­si­ta­ria si­gue sien­do des­co­no­ci­do.

Sa­la­zar Nú­ñez, en di­ver­sas de­cla­ra­cio­nes he­chas es­te lu­nes, afir­mó que la cau­sa por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to que se le si­gue a Ve­ra Ji­mé­nez y de la que de­ri­va la or­den de aprehen­sión aún sin eje­cu­tar, no es la úni­ca por la que se per­si­gue.

NIE­GAN PER­SE­CU­CIÓN PO­LÍ­TI­CA

El se­cre­ta­rio de Go­bierno, Ma­tías Qui­roz Me­di­na, ne­gó que las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les sean usa­das pa­ra acciones de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca. En el ca­so del rec­tor de la UAEM hay he­chos pro­ba­dos, y el ries­go pa­ra quie­nes sa­len en de­fen­sa es que tra­ten de le­van­tar una cor­ti­na de hu­mo pa­ra ta­par he­chos de co­rrup­ción.

So­bre las ver­sio­nes que se­ña­lan al Go­bierno es­ta­tal co­mo el res­pon­sa­ble de ac­tuar en con­tra del rec­tor de la UAEM, el en­car­ga­do de la po­lí­ti­ca in­ter­na pi­dió an­te to­do cal­ma y pru­den­cia, pe­ro so­bre to­do gran res­pon­sa­bi­li­dad.

Re­cor­dó que el ex­pe­dien­te es­tá a car­go de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, “que pre­ci­sa­men­te esa Fis­ca­lía re­ci­bió un re­vés an­te una ins­tan­cia ju­di­cial, y en aquel mo­men­to el pro­pio don Ale­jan­dro (Ve­ra) co­mo rec­tor sa­lió a re­co­no­cer la au­to­no­mía y la res­pon­sa­bi­li­dad en el Es­ta­do de de­re­cho de có­mo ha­bía ac­tua­do el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia”.

De allí que hoy, al nue­va­men­te ocu­rrir es­te he­cho de ca­rác­ter ju­di­cial, cuan­do el lla­ma­do de to­dos ha si­do que el Es­ta­do de de­re­cho se respete, y la ren­di­ción de cuen­tas sea una reali­dad pa­ra to­dos los mo­re­len­ses, por eso, “con esa ob­je­ti­vi­dad y cla­ri­dad to­dos de­be­mos man­te­ner la cal­ma y la pru­den­cia, de­fi­ni­ti­va­men­te no hay tal per­se­cu­ción po­lí­ti­ca; los ac­to­res po­drán ha­cer los pro­nun­cia­mien­tos que co­rres­pon­dan, pe­ro to­dos nos de­be­mos ce­ñir al Es­ta­do de de­re­cho”.

Qui­roz Me­di­na ne­gó que el Go­bierno es­ta­tal es­té me­tien­do las ma­nos, por lo mis­mo evi­tó abun­dar so­bre el he­cho, por­que acla­ró que el asun­to es­tá en ma­nos de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, pe­ro lo cier­to es que na­die pue­de es­tar por en­ci­ma de la ley, y cuan­do se ha so­li­ci­ta­do el res­pe­to al Es­ta­do de de­re­cho, que se cum­ple siem­pre.

Lo de­li­ca­do de las ex­pre­sio­nes que son res­pe­ta­bles, ex­pli­có, es que el uso de la ma­ni­fes­ta­ción o del re­cla­mo y tin­te po­lí­ti­co de des­viar la aten­ción en cuan­to el asun­to que se le si­gue al rec­tor, Ale­jan­dro Ve­ra, y ge­ne­rar una nu­be en to­do es­to, “sea pa­ra pro­te­ger ac­tos que vio­len­tan la ins­ti­tu­cio­na­li­dad o que el día de ma­ña­na, en es­te ca­so, se pue­da con­fi­gu­rar en ver­dad el des­vío de re­cur­sos; eso es en reali­dad lo que es­tá so­bre la me­sa”.

Y por eso, la Fis­ca­lía tie­ne la obli­ga­ción de aten­der, en lo que de acuer­do a su cri­te­rio, es­tá con­si­de­ran­do hay irre­gu­la­ri­da­des, y así a la par­te acu­sa­da de­fen­der­se con­for­me a su de­re­cho. Pe­ro a fi­nal de cuen­tas sos­tu­vo que los ciu­da­da­nos es­tán obli­ga­dos a res­pe­tar las ins­ti­tu­cio­nes y que las co­sas se ha­gan con­for­me a de­re­cho. Por úl­ti­mo, con­vo­có a los ac­to­res co­mo el obis­po Ra­món Cas­tro; “al Cé­sar lo que es del Cé­sar, y a Dios lo que es de Dios”.

NO ES­TÁ PRÓ­FU­GO EL REC­TOR: ABO­GA­DO

Cé­sar Gar­cía Bra­vo, abo­ga­do del rec­tor de la UAEM Ale­jan­dro Ve­ra Ji­mé­nez ase­gu­ró que és­te no es­tá pró­fu­go co­mo se ha di­cho y exi­gió no “sa­ta­ni­zar­lo”, al men­cio­nar que to­do el pro­ce­di­mien­to en con­tra de su clien­te es ile­gal y co­mo tal se es­ta­rá de­mos­tran­do pa­ra en­fren­tar es­te jui­cio en li­ber­tad a tra­vés del am­pa­ro que ya se in­ter­pu­so an­te la jus­ti­cia fe­de­ral.

En im­pro­vi­sa­da rue­da de pren­sa, en la en­tra­da del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia, el abo­ga­do acla­ró que su clien­te no es­tá pró­fu­go por­que hoy exis­te una fi­gu­ra que se lla­ma sus­traí­do de la ac­ción de la jus­ti­cia.

Pi­dió no “sa­ta­ni­zar” al rec­tor, al ase­gu­rar que ya se le hi­zo fren­te a un pro­ce­so y la úni­ca per­so­na que pue­de de­cla­rar­lo sus­traí­do de la ac­ción de la jus­ti­cia es el juez y pa­ra ello tie­nen que ago­tar­se to­dos los me­dios de lo­ca­li­za­ción del rec­tor y de su es­po­sa.

Cuan­do ya no se le lo­ca­li­ce, en­ton­ces se de­cla­ra­rá sus­traí­do de la ac­ción de la jus­ti­cia y hoy en día no es­tá de­cre­ta­do es­te he­cho.

So­bre el am­pa­ro, el abo­ga­do re­fi­rió que el pa­sa­do 9 de no­viem­bre se li­be­ró una or­den de aprehen­sión y pos­te­rior­men­te el día 11 se lle­vó a ca­bo el ca­teo, lo cual es una vio­la­ción a los de­re­chos fun­da­men­ta­les del rec­tor, por lo que de in­me­dia­to se in­ter­pu­so es­te re­cur­so le­gal, ya que se es­tá a la es­pe­ra de que la jus­ti­cia fe­de­ral le dé el trá­mi­te co­rres­pon­dien­te y otor­gue la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal.

So­bre el pa­ra­de­ro del rec­tor, el abo­ga­do di­jo des­co­no­cer si si­gue en el es­ta­do al ad­ver­tir “no ten­go co­mu­ni­ca­ción con él y en con­se­cuen­cia se nos de­be­rá no­ti­fi­car a no­so­tros co­mo sus abo­ga­dos par­ti­cu­la­res. Por lo que ten­go en­ten­di­do y lo que ha­cen su­po­ner, es que dan por he­cho que es­tá en otro país, pe­ro des­co­noz­co el he­cho”.

El am­pa­ro, ex­pli­có el abo­ga­do es pa­ra evi­tar que el doc­tor pue­da ser de­te­ni­do y con­tra la or­den de ca­teo ini­cia­da en su con­tra.

En tan­to, di­jo que un juez pa­ra po­der dic­tar una or­den de aprehen­sión tie­ne que to­mar en con­si­de­ra­ción el que el pre­sun­to no ten­ga un asen­ta­mien­to en el es­ta­do y que exis­ta el ries­go fundado de que se va a sus­traer de la ac­ción de la jus­ti­cia, lo cual no se com­prue­ba, por­que el rec­tor tie­ne un do­mi­ci­lio y un em­pleo en el es­ta­do.

El abo­ga­do men­cio­nó que ya se hi­zo fren­te a un pro­ce­so y se ha­rá fren­te a los que si­gan, siem­pre y cuan­do se ga­ran­ti­cen los de­re­chos del de­bi­do pro­ce­so.

“No­so­tros com­pa­re­ci­mos de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria en el pro­ce­so an­te­rior y si la autoridad re­ti­ra la or­den de aprehen­sión y nos man­da a ci­tar por el de­li­to de pe­cu­la­do, yo me com­pro­me­to a pre­sen­tar­lo de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria”, ex­pli­có.

Gar­cía Bra­vo in­for­mó que tam­bién se pre­sen­tó una de­nun­cia en con­tra de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción al ad­ver­tir que es in­cons­ti­tu­cio­nal, por­que hay dos an­te­ce­den­tes de los es­ta­dos de Ve­ra­cruz y Chihuahua, por lo que Mo­re­los es­tá en las mis­mas con­di­cio­nes.

DE­FIEN­DEN JU­BI­LA­DOS AL REC­TOR

Aca­dé­mi­cos ju­bi­la­dos de la UAEM exi­gie­ron un al­to a la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca en con­tra del rec­tor Ale­jan­dro Ve­ra Ji­mé­nez, al tiem­po de exi­gir una res­pues­ta a las au­to­ri­da­des pa­ra que sea li­be­ra­do el re­cur­so eco­nó­mi­co pa­ra el pa­go de sus sa­la­rios.

Los in­con­for­mes lla­ma­ron a los uni­ver­si­ta­rios a ce­rrar fi­las y pre­pa­rar un Plan de Ac­ción pa­ra en­fren­tar es­tos pro­ble­mas que hoy aho­gan a la uni­ver­si­dad.

En con­fe­ren­cia de pren­sa, Im­mer Ser­gio Ji­mé­nez Al­fon­zo la­men­tó la si­tua­ción en que ha in­cu­rri­do el Go­bierno de Gra­co Ra­mí­rez pa­ra que­rer desaho­gar una su­pues­ta or­den de aprehen­sión en­mas­ca­ra­da en una or­den de ca­teo, lo cual ex­pu­so no es otra co­sa que ac­tos vio­len­tos que tie­nen co­mo fi­na­li­dad se­guir ata­can­do a una ins­ti­tu­ción for­ma­do­ra de es­tu­dian­tes.

Pa­ra­le­la­men­te a lo an­te­rior, los aca­dé­mi­cos ju­bi­la­dos di­je­ron es­tar can­sa­dos de que ca­da ca­tor­ce­na ten­gan pro­ble­mas pa­ra re­ci­bir su sa­la­rio, to­da vez que se si­gue re­te­nien­do el re­cur­so pa­ra ello y, per­ver­sa­men­te, el sub­si­dio fe­de­ral y es­ta­tal.

Por to­do lo an­te­rior, los in­con­for­mes hi­cie­ron un lla­ma­do a to­dos los uni­ver­si­ta­rios pa­ra ce­rrar fi­las en con­tra de es­ta po­lí­ti­ca abe­rran­te y agre­si­va por par­te de las au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les que aten­ta con­tra la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria, pe­ro so­bre to­do con­tra la edu­ca­ción pú­bli­ca.

No soy em­plea­do del Eje­cu­ti­vo: fis­cal an­ti­co­rrup­ción

FROYLÁN TRU­JI­LLO

MA­TÍAS QUI­ROZ ME­DI­NA, se­cre­ta­rio de Go­bierno.

AN­TO­NIO GRAUE, rec­tor de la UNAM.

CÉ­SAR GAR­CÍA, abo­ga­do del rec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.