Da­niel Mar­tí­nez

El Sol de Cuautla - - Portada - Da­niel Mar­tí­nez Twitter: @mar­ti­ne­lli­to Co­rreo elec­tró­ni­co: dmar­ti­nez@ el­sol­de­cuer­na­va­ca.com.mx

A fi­nal de cuen­tas, pa­re­ce

es­tar pa­san­do lo que siem­pre le ocu­rre al Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal en Mo­re­los y que provoca la tran­qui­li­dad de ca­si to­dos, o to­dos sus ri­va­les en Mo­re­los. Los mo­re­nos se es­tán pe­lean­do y los líos en­tre ellos, igual que en ca­si el res­to de los par­ti­dos, son a des­tie­rro o muer­te po­lí­ti­ca. Lo es­tán ha­cien­do con Cuauh­té­moc Blan­co y con ca­da uno de quie­nes se pos­tu­lan co­mo pre­can­di­da­tos de los que la ma­yo­ría se­rá eli­mi­na­da por el de­do pa­lo­mea­dor de una en­cues­ta que exis­te en la men­te de quien ma­ne­ja, or­de­na, re­gu­la, cal­cu­la y ne­go­cia a nom­bre de to­da su mi­li­tan­cia.

Lo que pa­sa en Morena no se que­da en Morena, de he­cho, mu­chos de quie­nes de­ci­dan re­ti­rar­se del ac­ti­vis­mo a fa­vor de can­di­da­tos lo­ca­les a la gu­ber­na­tu­ra, pre­si­den­cias mu­ni­ci­pa­les y dipu­tacio­nes lo­ca­les, bus­ca­rán aco­mo­do en otras fuer­zas con las po­cas o mu­chas ca­ni­cas que lle­ven. Lo de vo­tar con­tra Ló­pez Obra­dor es ca­si im­po­si­ble, pe­ro no es­tán obli­ga­dos a más, de acuer­do con su con­cien­cia po­lí­ti­co-doc­tri­na­ria.

Aún es pron­to para apos­tar en con­tra de cual­quie­ra, pe­ro con los plei­tos de los mo­re­nos pa­re­ce que de­ma­sia­do rá­pi­do se­pul­tan, co­mo han he­cho cons­tan­te­men­te, sus can­di­da­tu­ras en Mo­re­los, in­clui­da la de Cuauh­té­moc Blan­co que les ha­ce pen­sar en lo­grar el triun­fo aun­que sea en la gu­ber­na­tu­ra. De he­cho, Blan­co Bra­vo tam­po­co pa­re­ce muy dis­ci­pli­na­do a la di­ri­gen­cia es­ta­tal de Morena, y al con­tra­rio, ha­ce su lu­cha por traer­se cua­dros afi­nes a sí mis­mo para que no le pa­se lo que en el Ayun­ta­mien­to, que una vez co­rri­dos los Yá­ñez se que­dó prác­ti­ca­men­te só­lo.

El asun­to es que no son po­cos los par­ti­dos que es­ta­rían dis­pues­tos aho­ra mis­mo a re­ci­bir el es­com­bro o has­ta las as­ti­llas de

En­tre otros res­pon­sa­bles se ubi­ca al dipu­tado tri­co­lor, Ma­tías Na­za­rio Mo­ra­les –más na­za­ris­ta que tri­co­lor- co­mo uno de los ope­ra­do­res di­rec­tos del rom­pi­mien­to.

mo­re­nos que re­cu­len en su apo­yo a los can­di­da­tos lo­ca­les, de he­cho, la re­cien­te frac­tu­ra en­tre Nue­va Alian­za y el PRI abre un enorme es­pa­cio para que el tri­co­lor pue­da ca­pi­ta­li­zar cua­dros mo­re­nos, lo mis­mo po­drían ha­cer Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, y has­ta el PRD o el Hu­ma­nis­ta, ya en­tra­dos en gas­tos. Cla­ro que el re­gre­so de mo­re­nis­tas al PRI se ve com­pli­ca­do por cues­tio­nes más vis­ce­ra­les que ideo­ló­gi­cas, pe­ro pues los mo­re­nos tam­bién tie­nen qué co­mer.

* * *

Cuan­do ter­mi­ná­ba­mos de es­cri­bir es­to, el PRI anun­cia­ba que em­pe­za­rá una in­ves­ti­ga­ción so­bre quie­nes han ope­ra­do para rom­per la can­di­da­tu­ra co­mún con Nue­va Alian­za, que si bien no les preo­cu­pa de­ma­sia­do, pues tam­po­co son mo­dos. En­tre otros res­pon­sa­bles se ubi­ca al dipu­tado tri­co­lor, Ma­tías Na­za­rio Mo­ra­les –más na­za­ris­ta que tri­co­lor- co­mo uno de los ope­ra­do­res di­rec­tos del rom­pi­mien­to. A Ma­tías no le pa­re­ció nun­ca que lo hu­bie­ran mar­gi­na­do de la can­di­da­tu­ra que sin­tió co­mo su­ya, sin que na­die se la hu­bie­ra pro­me­ti­do en el PRI, aun­que di­cen que en Nue­va Alian­za se la ase­gu­ra­ron y has­ta ya le em­pe­za­ban a ar­mar un ga­bi­ne­ti­to.

Mien­tras en el PA­NAL vo­ta­ban con­tra la alian­za, la di­ri­gen­cia del PRI es­ta­ba reuni­da con la CTM y sa­lie­ron muy con­ten­tos. De he­cho, los priis­tas no de­rra­ma­ron ni una lá­gri­ma cuan­do su­pie­ron que los tur­que­sas se iban, al­gu­nos has­ta bai­la­ron días an­tes del car­na­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.