Da­niel Martínez

El Sol de Cuautla - - Portada - Da­niel Martínez Twit­ter: @mar­ti­ne­lli­to Co­rreo elec­tró­ni­co: dmar­ti­nez@ el­sol­de­cuer­na­va­ca.com.mx

Sor­pren­de lo de­li­ca­do de al­gu­nas

in­ter­pre­ta­cio­nes so­bre las va­ci­la­das po­lí­ti­cas, bas­tan­te ma­lo­nas por cier­to, del pre­si­den­te del PRI Na­cio­nal, En­ri­que Ochoa Re­za, quien al re­fe­rir­se a los priis­tas que se han ido a Mo­re­na uti­li­zó el jue­gui­to de pa­la­bras “PRIe­tos”, y lue­go afir­mó que ya no aprie­tan. In­me­dia­ta­men­te se le acu­só de dis­cri­mi­na­ción y los co­ri­feos de Mo­re­na gri­ta­ban por su re­nun­cia –en to­do ca­so, a lo que ten­dría que re­nun­ciar ya es a cual­quier de­seo de ser co­me­dian­te. Sor­pren­de que, en Mo­re­los, quie­nes más le han ati­za­do en una exa­ge­ra­dí­si­ma reac­ción a un co­men­ta­rio fran­ca­men­te es­tú­pi­do, pe­ro pa­ra na­da ofen­si­vo, sean los mis­mos que de­ci­die­ron aliar­se a un al­cal­de de Cuer­na­va­ca aus­pi­cia­do por una fun­da­ción, “por un Cuer­na­va­ca de 10”, que vic­ti­mi­zó a una fun­cio­na­ria mu­ni­ci­pal con una ca­na­lla­da enor­me, des­co­mu­nal, y so­bre la que el Ayun­ta­mien­to que pre­si­de el su­so­di­cho edil tu­vo una tar­día y dé­bil reac­ción.

Por­que esos que en Mo­re­los hoy cri­ti­can al muy po­co sim­pá­ti­co Ochoa Re­za, son los mis­mos que lla­man a la uni­dad en torno a Cuauh­té­moc Blan­co, pro­mo­vi­do por la su­so­di­cha fun­da­ción, en cu­ya di­rec­ti­va es­tá el di­ri­gen­te del Par­ti­do En­cuen­tro So­cial en Mo­re­los, Jo­sé Luis Gómez Bor­bo­lla, y que des­de el vier­nes fue por lo me­nos re­pro­duc­tor de las dia­tri­bas, in­sul­tos y li­be­los pro­du­ci­dos con­tra De­nis­se Ariz­men­di Vi­lle­gas, la sín­di­ca de Cuer­na­va­ca que fue in­sul­ta­da con ba­jí­si­mo ni­vel por “po­lí­ti­cos sin es­crú­pu­los”, co­mo ella les lla­ma.

En la pá­gi­na de Fa­ce­book de la or­ga­ni­za­ción ci­ta­da, apa­re­ce el di­ri­gen­te del PES al cen­tro ro­dea­do por unas cua­ren­ta per­so­nas, en­tre ellas el ex se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo So­cial del Ayun­ta­mien­to, De­me­trio Cha­vi­ra de la To­rre, en el par­que Si­quei­ros de Cuer­na­va­ca.

Des­de esa cuen­ta se re­pro­du­jo la dia­tri­ba con­tra De­nis­se Ariz­men­di y has­ta se “con­de­na el ac­tuar” de la fun­cio­na­ria, dan­do por he­cho que el con­te­ni­do de los li­be­los es cier­to, pe­ro tam­bién ad­vir­tien­do que pre­sio­na­rán has­ta su re­nun­cia, lo que cons­ti­tu­ye una vio­la­ción abier­ta a sus de­re­chos po­lí­ti­cos.

El asun­to es más gra­ve aún cuan­do se co­no­ce que la fun­da­ción en co­men­to es una de las pla­ta­for­mas con las que se im­pul­só a Cuauh­té­moc Blan­co Bra­vo a ser pre­can­di­da­to al Go­bierno del es­ta­do por Mo­re­naPT-PES, y ad­quie­re ma­ti­ces te­le­no­ve­les­cos cuan­do se asu­me que una de quie­nes po­dría su­plir al al­cal­de es, pre­ci­sa­men­te, la sín­di­ca Ariz­men­di Vi­lle­gas.

Aun­que sus más cer­ca­nos ase­gu­ran que la fun­da­ción no es­tá va­li­da­da por Blan­co Bra­vo, lo cier­to es que des­de ella se cons­tru­yó, con pro­me­sas de can­di­da­tu­ras y or­de­ña de re­cur­sos, el pi­so pa­ra las as­pi­ra­cio­nes del al­cal­de quien, por cier­to, nun­ca se ha des­lin­da­do abier­ta­men­te de la or­ga­ni­za­ción su­pues­ta­men­te ciu­da­da­na.

Otros cul­pan a los her­ma­nos Yá­ñez, los due­ños de la fran­qui­cia del PSD en Mo­re­los, por­que son par­te de los vi­lla­nos fa­vo­ri­tos de esa fac­ción de la po­lí­ti­ca y el pe­rio­dis­mo que mi­li­ta en el Blan­quis­mo.

Yá­ñez afir­ma que De­nis­se Ariz­men­di es su ami­ga, y a lo me­jor así es. Pro­ba­ble­men­te la pro­pia sín­di­ca pue­da ayu­dar­nos a en­ten­der me­jor el em­bro­llo si ex­pli­ca quié­nes son los “po­lí­ti­cos sin es­crú­pu­los” a los que se re­fie­re, por­que no­más así, por ca­te­go­ría, pues son to­dos.

Y si uno es cí­ni­co, has­ta po­dría de­cir­se que a De­nis­se le re­sul­tó bas­tan­te pro­duc­ti­vo el es­cán­da­lo, pues si an­tes muy po­ca gen­te re­pa­ra­ba en la exis­ten­cia de la da­ma, aho­ra has­ta le es­ta­mos en­con­tran­do cua­li­da­des ex­tra­or­di­na­rias. Así cre­ce la gen­te an­te la in­ju­ria.

Otros só­lo son co­mo En­ri­que Ochoa Re­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.