Fe­de­ri­co Oso­rio

La ciu­dad en la cual el fi­ló­so­fo Kant vi­vió, es­tu­dió, es­cri­bió, en­se­ñó y mu­rió, lle­vó el nom­bre de Kö­nis­berg, es hoy en día Ka­li­nin­gra­do, un tro­zo de la vie­ja Pru­sia y en con­se­cuen­cia par­te del te­rri­to­rio eu­ro­peo.

El Sol de Cuautla - - Portada -

En di­cha ur­be, de la que el in­sig­ne pen­sa­dor, co­mo Só­cra­tes, ja­más aban­do­nó y en la que Han­nah Arendt se for­mó e in­for­mó edu­ca­ti­va­men­te, Kant pen­só y me­di­tó en los prin­ci­pios, asi­mis­mo, de su obra “La Paz Per­pe­tua”.

Kö­nis­berg ayer; hoy Ka­li­nin­gra­do. Aquí y aho­ra, el nom­bre no es lo de me­nos.

La pri­me­ra evo­ca el am­bi­cio­so pro­yec­to de paz idea­do ja­más por men­te hu­ma­na; la se­gun­da alu­de a la se­de en la que se ven­ti­lan pre­sa­gios bé­li­cos, pre­lu­dio de la ter­ce­ra y úl­ti­ma lla­ma­da pa­ra la des­truc­ción del gé­ne­ro hu­mano.

Per­du­ra, no obs­tan­te la he­ren­cia pa­ra la Hu­ma­ni­dad a tra­vés del pen­sa­dor de Kö­nis­berg. Y es­ta ciu­dad al igual que la Ate­nas de Pe­ri­cles con­ti­núa en la me­mo­ria fi­lo­só­fi­ca, co­mo sím­bo­lo de la cu­na en que me­ció y ma­du­ró sus ideas el au­tor de las tres Crí­ti­cas que die­ron rum­bo y cer­ti­dum­bre a las re­fle­xio­nes de se­gun­do gra­do.

Ka­li­nin­gra­do es, por hoy, la es­ta­ción en don­de se es­con­den los es­car­ceos y pro­pues­tas ins­pi­ra­das en el odio y el ren­cor, pre­dis­pues­tos de in­me­dia­to a la con­tien­da y a la con­fla­gra­ción.

La paz por me­dio del de­re­cho se­ría, en­ton­ces, el co­ro­la­rio de la paz per­pe­tua es­que­ma­ti­za­da por el ge­nio fun­da­dor de la ne­go­cia­ción y la con­cer­ta­ción ba­sa­das en la vo­lun­tad ju­rí­di­ca.

Bo­tín de gue­rra, Ka­li­nin­gra­do re­pre­sen­ta, en con­tra­par­ti­da, el re­na­cer de prin­ci­pios de es­te vio­len­ta­do si­glo XXI, em­pe­ña­do en que pre­va­lez­ca el afán de pre­do­mi­nio por en­ci­ma de la con­ce­sión, el diá­lo­go y el com­pro­mi­so.

Por cier­to, Han­nah Arendtt se ha re­fe­ri­do al Ausch­witz y al Gu­lag es­ta­li­nis­ta co­mo ejem­plos de to­ta­li­ta­ris­mos den­tro de los cua­les se agi­ta el ra­cis­mo, la pug­na en­tre ca­pi­ta­lis­tas y pro­le­ta­rios, el odio co­mo prin­ci­pio del derrumbe de na­cio­nes y he­ri­das mor­ta­les en­tre los in­di­vi­duos.

En el ca­so que nos ocu­pa la am­bi­ción hi­zo os­cu­re­cer la lu­mi­no­si­dad de una ur­be en el sen­ti­do de pun­to de par­ti­da en la in­ter­pre­ta­ción del tra­to y el con­tra­to y el des­pres­ti­gio en aras de la su­pre­ma­cía, el pre­do­mi­nio y la mez­quin­dad.

Una cui­da­do­sa re­lec­tu­ra de la pe­que­ña obra de Kant (“La Paz Per­pe­tua”) nos hace pe­ne­trar en la pro­fun­di­dad y en las con­di­cio­nes que pro­pi­cian la paz, el sue­ño an­he­la­do y el afán mi­le­na­rio por la jus­ti­cia, la equi­dad y el igua­li­ta­ris­mo, y la so­li­da­ri­dad fren­te al pro­pó­si­to des­me­di­do de su­pre­ma­cía y la fi­na­li­dad de lu­cro en nom­bre del sue­ño de opor­tu­ni­dad pa­ra to­dos, y de la equi­dad en­tre po­de­ro­sos y dé­bi­les.

Orien­te y Oc­ci­den­te vuel­ven a con­tra­po­ner­se. El blo­que so­cia­lis­ta tra­ta de re­cu­pe­rar su si­tio, co­mo su­pues­to im­pe­rio, des­de el cual tre­mo­la la lu­cha de cla­ses, mien­tras la co­mu­ni­dad en­ca­be­za­da por los Es­ta­dos Uni­dos y se­cun­da­da por Fran­cia, In­gla­te­rra y Ale­ma­nia en el Vie­jo Con­ti­nen­te, mues­tra su re­cha­zo a los va­lo­res que les die­ron lus­tre y po­de­res om­ní­mo­dos.

En el

ca­so que nos ocu­pa, la am­bi­ción hi­zo os­cu­re­cer la lu­mi­no­si­dad de una ur­be en el sen­ti­do de pun­to de par­ti­da en la in­ter­pre­ta­ción del tra­to y el con­tra­to y el des­pres­ti­gio en aras de la su­pre­ma­cía, el pre­do­mi­nio y la mez­quin­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.