De­nun­cian vio­len­cia con­tra 16 síndicas mu­ni­ci­pa­les

Por lo me­nos cua­tro ca­sos de ne­ga­ción de los de­re­chos po­lí­ti­cos de las mu­je­res en el ac­tual pro­ce­so elec­to­ral

El Sol de Cuautla - - Local - DANIEL MAR­TÍ­NEZ Y DUL­CE GAVIÑA

Du­ran­te el ac­tual trie­nio, por lo me­nos 16 síndicas mu­ni­ci­pa­les han si­do vio­len­ta­das de di­ver­sas for­mas, que in­clu­yen has­ta la re­ten­ción ile­gal de sus sa­la­rios, la fal­ta de asignación de ofi­ci­nas pa­ra tra­ba­jar y, en ca­sos más gra­ves, las in­ju­rias y ca­lum­nias res­pec­to de sus vi­das pri­va­das, ase­gu­ra­ron por se­pa­ra­do la pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Síndicas y Sín­di­cos de Mo­re­los, Pao­la Cruz Torres, y Flor Des­si­ré León Her­nán­dez, de CIDHAL Cen­tro pa­ra Mu­je­res, y re­pre­sen­tan­te de la So­cie­dad Ci­vil, en el Ob­ser­va­to­rio Elec­to­ral de la Pa­ri­dad de Gé­ne­ro en Mo­re­los.

Pao­la Cruz Torres con­de­nó la vio­len­cia po­lí­ti­ca ejer­ci­da en con­tra de la sín­di­ca de Cuernavaca, De­nis­se Arizmendi Vi­lle­gas, y di­jo que es­te ti­po de vio­len­cia de­be ser cas­ti­ga­da, pa­ra mos­trar que se vi­ve en un Es­ta­do de De­re­cho en el que las mu­je­res pue­den par­ti­ci­par en la vi­da po­lí­ti­ca, sin te­mor a ser vio­len­ta­das.

“Cuan­do quie­ren de­nos­tar a una mu­jer en la fun­ción pú­bli­ca o en un pro­ce­so elec­to­ral, una de las ma­ne­ras más vi­les es po­nien­do en du­da su mo­ra­li­dad o su ca­pa­ci­dad”, apun­tó Cruz Torres, y en­fa­ti­zó que se es­tá exi­gien­do es­cla­re­cer los he­chos pa­ra que es­te ca­so sea el úni­co en es­te pro­ce­so elec­to­ral. Pa­ra ello, di­jo, se re­quie­re de la in­ter­ven­ción la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da Pa­ra la Aten­ción de De­li­tos Elec­to­ra­les (Fepade) así co­mo la Co­mi­sión Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad y la Fis­ca­lía del es­ta­do.

So­bre el ca­so de las síndicas mu­ni­ci­pa­les que han si­do vio­len­ta­das en sus de­re­chos, Flor Des­si­rée León Her­nán­dez hi­zo un lla­ma­do a las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les a te­ner una ru­ta cla­ra pa­ra aten­der los ca­sos de vio­len­cia po­lí­ti­ca, con un én­fa­sis en la que se pre­sen­ta con­tra las mu­je­res. “To­do se va a exa­cer­bar, lo sa­be­mos, en es­te pro­ce­so elec­to­ral”, con­si­de­ró, re­fi­rien­do al ca­so es­pe­cí­fi­co de la sín­di­ca de Cuernavaca, De­nis­se Arizmendi, quien fue ata­ca­da con lo­nas di­fa­ma­to­rias que se in­mis­cu­yen en su vi­da pri­va­da, li­mi­tan­do así su ca­pa­ci­dad de en­tre­gar­se al ser­vi­cio pú­bli­co.

“Las de­más sin­di­cas es­tán en una con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad de sus de­re­chos, en don­de no tie­nen la in­for­ma­ción cla­ra de si van a que­dar ellas o no (an­te las even­tua­les so­li­ci­tu­des de li­cen­cia de al­cal­des), es­tán sien­do aco­sa­das, y es im­por­tan­te que en es­te pro­ce­so elec­to­ral exis­ta una ru­ta ya de­fi­ni­da de qué se va a ha­cer pa­ra aten­der a los ca­sos de vio­len­cia po­lí­ti­ca”, afir­mó.

Ade­más, re­cor­dó que el Ob­ser­va­to­rio pa­ra la Par­ti­ci­pa­ción Po­lí­ti­ca de las Mu­je­res se creó en no­viem­bre de 2016, y en mar­zo de 2017, hu­bo una ce­re­mo­nia de ins­ta­la­ción y des­de esa fe­cha has­ta aho­ra “las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que for­ma­mos par­te de ese ob­ser­va­to­rio no te­ne­mos co­no­ci­mien­to de cuál es el plan de tra­ba­jo”, agre­gó.

“Re­que­ri­mos sa­ber de la au­to­ri­dad qué se hace en el ca­so de De­nis­se pa­ra acom­pa­ñar­la en sus de­nun­cias, y qué se es­tá ha­cien­do a par­tir del ca­so de De­nis­se pa­ra ge­ne­rar una pre­ven­ción y lo­grar que cual­quier mu­jer que va a ser can­di­da­ta es­té en con­di­cio­nes de igual­dad y se­gu­ri­dad”.

Tam­bién ade­lan­tó que ade­más de los ata­ques vi­si­bles a los de­re­chos po­lí­ti­cos de las mu­je­res en Mo­re­los, en la per­so­na de las síndicas mu­ni­ci­pa­les, en el ac­tual pro­ce­so elec­to­ral hay por lo me­nos tres ca­sos de mu­je­res a quie­nes se les ha ne­ga­do la in­for­ma­ción pa­ra com­ple­tar su re­gis­tro co­mo pre­can­di­da­tas en Mo­re­na, PAN y PRD, y otros ca­sos en que la dis­ci­pli­na se con­vier­te en su­mi­sión.

Del mis­mo mo­do, ex­pu­so que el tra­ba­jo a fa­vor de la promoción de la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de las mu­je­res ha es­ta­do de­te­ni­do por ca­si un año en las ins­tan­cias ofi­cia­les, aun­que la au­to­ri­dad elec­to­ral po­dría des­tra­bar­lo con la ins­ta­la­ción de la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va de Igual­dad de Gé­ne­ro y No Dis­cri­mi­na­ción en la Par­ti­ci­pa­ción Po­lí­ti­ca, que por lo me­nos ofre­ce­rá un plan de tra­ba­jo ca­len­da­ri­za­do pa­ra la de­fen­sa de los de­re­chos de las mu­je­res.

Ase­gu­ró que la de­man­da de los or­ga­nis­mos ciu­da­da­nos in­te­gra­dos al Ob­ser­va­to­rio es, pri­me­ro que fun­cio­ne, que lle­ve los asun­tos con­for­me al pro­to­co­lo de vio­len­cia po­lí­ti­ca de la Fepade, y que pue­da te­ner una ru­ta cla­ra de qué se ha­rá en otros ca­sos.

La­men­tó que en los ca­sos de vio­len­cia po­lí­ti­ca con­tra las mu­je­res es­tén mu­chas ve­ces re­la­cio­na­dos con su vi­da per­so­nal “te­ne­mos ca­sos en que se les acu­sa de ser zo­rras, pu­tas, ro­ba ma­ri­dos, sa­ben que el as­pec­to per­so­nal con res­pec­to a las mu­je­res es cal­do de cul­ti­vo pa­ra la mi­so­gi­nia, que sal­gan to­dos los men­sa­jes que vi­mos en re­des so­cia­les… quie­nes lo hi­cie­ron sa­bían la res­pues­ta que iban a ob­te­ner, to­do es­te rui­do. No­so­tras, co­mo de­fen­so­ras de los de­re­chos po­lí­ti­cos, lo que de­be­mos ha­cer es vi­si­bi­li­zar que se­ña­lar a una mu­jer por un as­pec­to per­so­nal, des­pres­ti­gian­do su la­bor en la fun­ción pú­bli­ca, vio­len­ta sus de­re­chos po­lí­ti­cos y elec­to­ra­les”.

Ar­chi­vo

Flor Des­si­ré León, de CIDHAL/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.