Des­cu­bren res­tos de de me­ga­te­rio enano

Los fósiles se lo­ca­li­za­ron al sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, a po­cos ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Mi­ra­mar

El Sol de Cuautla - - Ciencia - AGEN­CIA CTYS-UNLAM

El doc­tor Fe­de­ri­co Ag­no­lin, in­ves­ti­ga­dor del Mu­seo Ar­gen­tino de Cien­cias Na­tu­ra­les (MACN) y del CO­NI­CET, co­men­tó a la Agen­cia CTyS-UNLaM que “los fósiles nos mues­tran, tal co­mo sos­pe­chó el Pe­ri­to Mo­reno, quien des­cu­brió los pri­me­ros res­tos de es­ta es­pe­cie en 1888, que el Me­gat­he­rium fil­ho­li era un enano en­tre los gigantes, por­que, pe­se a que me­día unos tres me­tros de lar­go y pe­sa­ba po­co más de una to­ne­la­da, es muy pe­que­ño al ser com­pa­ra­do con su pa­rien­te más cer­cano, el Me­gat­he­rium ame­ri­ca­num”.

“El Me­gat­he­rium ame­ri­ca­num te­nía una lon­gi­tud de unos cin­co me­tros y pe­sa­ba unas cin­co o seis to­ne­la­das, es de­cir, que te­nía una ma­sa cor­po­ral has­ta cin­co ve­ces ma­yor”, in­di­có el au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Neues Jahr­buch für Geo­lo­gie und Pa­läon­to­lo­gie - Ab­hand­lun­gen.

El Pe­ri­to Fran­cis­co Mo­reno reali­zó aquel pri­mer ha­llaz­go del Me­gat­he­rium fil­ho­li al nor­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. “Des­de aquel des­cu­bri­mien­to, es­ta es­pe­cie que­dó prác­ti­ca­men­te ol­vi­da­da por la ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res y, por suer­te, tu­vi­mos la po­si­bi­li­dad de dar con nue­vos res­tos”, va­lo­ró el pa­leon­tó­lo­go del MACN y CO­NI­CET.

El equi­po de cam­po del

Mu­seo Mu­ni­ci­pal Pun­ta Her­men­go de Mi­ra­mar reali­zó el nue­vo ha­llaz­go. Ag- no­lin ase­ve­ró que “es­te ani­mal ex­tin­to era ca­paz de rea­li­zar mo­vi­mien­tos rá­pi­dos, a di­fe­ren­cia de los pe­re­zo­sos actuales que ha­bi­tan en bos­ques y sel­vas de Su­da­mé­ri­ca y pa­san la ma­yor par­te de su tiem­po col­ga­dos en los ár­bo­les y son bas­tan­te tor­pes pa­ra des­pla­zar­se en el sue­lo”.

“Los pe­re­zo­sos ex­tin­tos, ade­más de ser gigantes, rea­li­za­ban mo­vi­mien­tos más rá­pi­dos y te­nían ga­rras agu­das con las cua­les po­dían de­fen­der­se de los grandes pre­da­do­res que ha­bi­ta­ron la re­gión de la pam­pa ha­ce 10 mil años, co­mo por ejem­plo el ti­gre dien­tes de sa­ble”, con­tó el es­pe­cia­lis­ta.

El in­ves­ti­ga­dor afir­mó que, pe­se al nue­vo re­gis­tro ob­te­ni­do 15 ki­ló­me­tros al sur de la ciu­dad de Mi­ra­mar, “to­da­vía no po­de­mos sa­ber mu­cho de es­te ani­mal; sa­be­mos que era her­bí­vo­ro, pe­que­ño en com­pa­ra­ción a sus pa­rien­tes más cer­ca­nos, pe­ro des­co­no­ce­mos có­mo se ex­tin­guió y, más allá de que sa­be­mos que es­tu­vo por la ac­tual pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, no po­de­mos pre­ci­sar cuál fue su dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca”.

En las ba­rran­cas de la cos­ta bal­nea­ria en­tre las ciu­da­des de Mar del Pla­ta y Mi­ra­mar es en­con­trar grandes cue­vas de has­ta dos me­tros de diá­me­tro que desem­bo­can en la pla­ya. En las pa­re­des de es­tas ca­ver­nas, pue­den ob­ser­var­se las ga­rras que de­ja­ron los pe­re­zo­sos gigantes que ha­bi­ta­ron la re­gión ha­ce más de 10 mil años. Es po­si­ble que las uti­li­za­ran pa­ra re­fu­giar­se o hi­ber­nar du­ran­te los in­vier­nos.

El Me­gat­he­rium ame­ri­ca­num te­nía una lon­gi­tud de cin­co me­tros y pe­sa­ba al­re­de­dor de seis to­ne­la­das; te­nía una ma­sa cor­po­ral has­ta cin­co ve­ces ma­yor.

Fran­cis­co Mo­reno reali­zó el pri­mer ha­llaz­go del me­ga­te­rio, al nor­te de Bue­nos Ai­res/ Cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.