Es­pe­ra el Se­ñor de Xo­chi­ten­go la vi­si­ta del INAH

El in­mue­ble de más de 200 años su­frió frac­tu­ras en la bó­ve­da y pa­re­des du­ran­te el sismo

El Sol de Cuernavaca - - Local - DUL­CE GAVIÑA ,

La igle­sia del Se­ñor del Pue­blo o Se­ñor de Xo­chi­ten­go, con­si­de­ra­da co­mo un mo­nu­men­to his­tó­ri­co y pie­za cla­ve en la his­to­ria de Cuautla, for­ti­fi­ca la iden­ti­dad del pue­blo cuautlen­se, sin em­bar­go, des­de el pa­sa­do 19S per­ma­ne­ce ce­rra­da de­bi­do a los gra­ves daños que su­frió; aho­ra es­tá en es­pe­ra de que las au­to­ri­da­des del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria (INAH) ini­cien su reha­bi­li­ta­ción y re­cu­pe­ra­ción.

EL RE­CUEN­TO DE LOS DAÑOS

Es­te in­mue­ble con po­co más de 200 años fue víc­ti­ma del mo­vi­mien­to te­lú­ri­co de 7.1 gra­dos, el cual pro­vo­có el des­pren­di­mien­to de sus cú­pu­las, así co­mo frac­tu­ras de con­si­de­ra­ción en la bó­ve­da y en sus pa­re­des.

Es­to hi­zo qque fue­ra ce­rra­da­rra­da a los fe­li­gre­ses de­bi­do al ries­go de un po­si­ble co­lap­so, “hay daños muy gra­ves, no po­de­mos arries­gar a la gen­te, por eso sa­ca­mos las ban­cas al Atrio don­de se es­tán ce­le­bran­do las mi­sas”, di­jo el pá­rro­co Pablo Guerrero So­lano.

Aun cuan­do ya se en­tre­gó el dic­ta­men so­bre la si­tua­ción que guar­da es­te in­mue­ble his­tó­ri­co, el INAH no ha de­sig­na­do a la em­pre­sa en­car­ga­da de los tra­ba­jos de reha­bi­li­ta­ción, por lo que el es­com­bro que ca­yó a los cos­ta­dos de la igle­sia per­ma­ne­ce en el mis­mo lu­gar des­de el 19 de sep­tiem­bre.

El pa­dre Pablo in­for­mó que ya se reunió con las au­to­ri­da­des del ins­ti­tu­to, quie­nes le in­for­ma­ron que se­rá en es­tas fe­chas cuan­do ini­cien las obras.

UNA HIS­TO­RIA DE MÁS DE 200 AÑOS

No exis­ten an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos que de­ter­mi­nen la fe­cha exac­ta de la cons­truc­ción de la ca­pi­lla de San­ta Bár­ba­ra, aho­ra igle­sia del Se­ñor del Pue­blo, de acuer­do a los materiales em­plea­dos y a las di­men­sio­nes de sus mu­ros se pre­su­me que la pri­me­ra edi­fi­ca­ción fue rea­li­za­da a me­dia­dos del si­glo XVII.

Du­ran­te el Si­tio de Cuautla de 1812, el ca­pi­tán Jo­sé Ma­ría La­rios de­fen­dió la cir­cun­va­la­ción Sur con un ca­ñón que co­lo­có en un bo­que­te que abrió en la pa­red del co­ro de la ca­pi­lla de San­ta Bár­ba­ra.

En 1830 la ca­pi­lla de San­ta Bár­ba­ra fue am­plia­da para con­ver­tir­la en el San­tua­rio del Se­ñor del Pue­blo, tras­la­dán­do­se en esa fe­cha el Cris­to Cru­ci­fi­ca­do del Se­ñor de Xo­chi­ten­go que se en­con­tra­ba en la ca­pi­lla del mis­mo nom­bre, ac­tual­men­te de Gua­lu­pi­ta.

LA HIS­TO­RIA DEL SE­ÑOR DE XO­CHI­TEN­GO

En 1907, de acuer­do a la his­to­ria, un se­ñor, quien nun­ca di­jo su nom­bre, pro­ve­nien­te del estado de Oaxaca, lle­gó a un pue­bli­to que se en­con­tra­ba entre ran­cho de Es­tra­da y ran­cho las Ti­na­jas. Don­de se cuen­ta que arri­ba de una mu­la lle­va­ba una ca­ja que de­jó en una ca­sa al cui­da­do de una se­ño­ra. És­ta con­te­nía la ima­gen de un San­to Cris­to.

Una noche, con­ti­núa la his­to­ria, la sse­ño­ra oyó al­gu­nos­gu­nos rui­do­rui­dos ex­tra­ños en su cuar­to, po­por lo que fue a cer­cio­rar­se y no­tó que pro­ve­nían de la ca­ja don­de se en­con­tra­ba el San­to Cris­to, se oía un cru­jir.

Co­mo bue­nab mu­jer le en­tró cu­rio­si­dad­cur y de­ci­dió­ci­dió abrir lal ca­ja, al ha­cer­lo no­tó qque la pre­cio­sa ima­gen es­ta­baest ba­ña­da de su­dor; ees­to la mo­ti­vo para que al día si­guien­te em­pren­die­ra el camino al pue­blo dde Cuautla de Amil­pas pa­ra­par dar par­te a los re­li­gio­sos do­mi­ni­cos.

Así, los rre­li­gio­sos con­vo­ca­ron­vo­ca­ron a la gen­te, se ador­nó to­do­tod el camino con flo­res y se for­ma­ron pre­cio­sos ar­cos que ma­ni­fes­ta­ban la fe y la ale­gría de to­da la co­mu­ni­dad.

Des­pués el en­ton­ces pue­blo re­ci­bió a la ima­gen co­mo su pa­trono y se dio ini­cio así a la fies­ta tra­di­cio­nal del Se­ñor del Pue­blo.

DE FIES­TA EN CUARESMA

La fes­ti­vi­dad del Se­ñor del Pue­blo se rea­li­za el se­gun­do vier­nes de cua- res­ma, y es la fies­ta re­li­gio­sa más im­por­tan­te de la He­roi­ca, la cual for­ti­fi­ca la iden­ti­dad del pue­blo cuautlen­se, sien­do uno de los ele­men­tos que ha lo­gra­do fu­sio­nar la his­to­ria de Cuautla y su re­li­gio­si­dad.

GUDE SERVÍN

LA IGLE­SIA per­ma­ne­ce ce­rra­da des­de el 19 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.