Se­pa­ra­tis­mo en Mo­re­los

El Sol de Cuernavaca - - Análisis - CAR­LOS FÉ­LIX Co­men­ta­rios: cfe­lix7@hot­mail.com Twit­ter: @Car­lo­sFe­lix1

Hoy, la as­pi­ra­ción y exor­dio de la le­tra de la “Mar­cha Mo­re­len­se”, es­cri­ta en 1930 por el Maes­tro Ma­nuel León Díaz, es­tá más le­jos que nun­ca de cum­plir­se. Eso de “uni­dos co­mo her­ma­nos” y “bo­rre­mos de nues­tra al­ma la lu­cha fra­tri­ci­da” sue­na, hue­co, pue­ril e inal­can­za­ble. La dis­cor­dia, la des­con­fian­za y el en­cono han po­la­ri­za­do a la so­cie­dad, a sus de­va­lua­das y des­gas­ta­das au­to­ri­da­des y a sus ins­ti­tu­cio­nes. To­do el mun­do quie­re pin­tar su ra­ya y ha es­co­gi­do un ban­do. O una ban­da, co­mo se quie­ra ver.

Sin ir más le­jos, el Po­der Le­gis­la­ti­vo de Mo­re­los apro­bó una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal para crear de gol­pe, sin aná­li­sis y de for­ma por de­más irres­pon­sa­ble, cua­tro nue­vos mu­ni­ci­pios, a se­cas, pues no hay tal co­sa que “mu­ni­ci­pios in­dí­ge­nas”. Des­de ahí se evi­den­cia su ig­no­ran­cia. El ye­rro es ma­yúscu­lo, pues no se han to­ma­do en cuen­ta los fac­to­res mí­ni­mos para su or­ga­ni­za­ción, ad­mi­nis­tra­ción y sub­sis­ten­cia. Ape­nas en ju­nio del año pa­sa­do, con 29 vo­tos a fa­vor, el Pleno del Con­gre­so del estado apro­bó re­for­mar el ar­tícu­lo 40 de la Cons­ti­tu­ción del Estado la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Estado de Mo­re­los a fin de re­gu­lar el pro­ce­di­mien­to para la crea­ción de nue­vos mu­ni­ci­pios y per­mi­tir la erec­ción de en­ti­da­des mu­ni­ci­pa­les in­dí­ge­nas. La re­for­ma de­ter­mi­na que una vez de­mos­tra­dos los an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos de ca­rác­ter in­dí­ge­na, no re­sul­ta ne­ce­sa­rio que di­cha co­mu­ni­dad cuen­te con más de 30 mil ha­bi­tan­tes, ten­gan po­ten­cial eco­nó­mi­co para sos­te­ner un go­bierno y, por lo tan­to, pue­dan se­guir sub­sis­tien­do, lo que per­mi­ti­rá que sean va­rias co­mu­ni­da­des de ca­rác­ter in­dí­ge­na las que al­can­cen su ob­je­ti­vo de cons­ti­tuir­se en mu­ni­ci­pios.

An­tes de es­to, Te­moac, el 17 de mar­zo de 1977, lo­gró su “in­de­pen­den­cia” co­mo un mu­ni­ci­pio dis­tin­to al que per­te­ne­cía has­ta en­ton­ces, Za­cual­pan de Amil­pas. Es­te re­co­no­ci­mien­to no lo ha ob­te­ni­do Te­jal­pa, por­ción den­sa­men­te po­bla­da de Jiu­te­pec. La co­sa es que de un plu­ma­zo, son ya 37 los mu­ni­ci­pios que con­for­man nues­tra en­ti­dad fe­de­ra­ti­va, pues Xo­xo­cotla, Hue­ya­pan, Te­tel­cin­go y Coa­te­tel­co se han se­pa­ra­do de Puente de Ixtla, Tetela del Volcán, Cuautla y Mia­catlán, con el con­si­guien­te per­jui­cio eco­nó­mi­co-pre­su­pues­tal para el re­cién crea­do mu­ni­ci­pio y el que de­ja­rá de per­ci­bir in­gre­sos por las se­pa­ra­das po­bla­cio­nes. Pe­ro no me ma­lin­ter­pre­ten: sien­to un pro­fun­do res­pe­to por las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, su his­to­ria, len­gua, sa­bi­du­ría, cul­tu­ra y tra­di­cio­nes. Ese no es el pun­to. El asun­to es có­mo van a so­bre­vi­vir y si se con­ver­ti­rán en otro Oco­te­pec (con su ron­da, abu­sos y cos­tum­bres) o ha­brá quie­nes quie­ran se con­vier­tan en al­go co­mo los Ca­ra­co­les, re­gio­nes or­ga­ni­za­ti­vas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas (mu­ni­ci­pios au­tó­no­mos re­bel­des za­pa­tis­tas), pe­que­ños te­rri­to­rios ba­jo con­trol de las ba­ses de apo­yo al EZLN en el Chiapas.

Co­mo re­fe­ren­cia, Te­tel­cin­go se hi­zo cé­le­bre por las fo­sas clan­des­ti­nas (irre­gu­la­res) lo­ca­li­za­das en ese si­tio, mien­tras que la co­mu­ni­dad de Hue­ya­pan fue una de las más afec­ta­das por el sismo del pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre. Xo­xo­cotla ha si­do es­ce­na­rio de di­ver­sos he­chos de vio­len­cia, co­mo el des­alo­jo por par­te de las fuer­zas fe­de­ra­les que di­sol­vie­ron un blo­queo que es­ta­ba a fa­vor de los maes­tros du­ran­te la lu­cha del MMB, el Mo­vi­mien­to Ma­gis­te­rial de Ba­ses con­tra la Alian­za por la Ca­li­dad Edu­ca­ti­va, an­te­ce­den­te pa­nis­ta de la Re­for­ma Edu­ca­ti­va del PRI. Coa­te­tel­co des­ta­ca por su la­gu­na y cer­ca­nía con Al­pu­ye­ca y la zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Xo­chi­cal­co.

An­tes del pa­sa­do jue­ves 9 de no­viem­bre, 31 de los 33 mu­ni­ci­pios te­nían un nom­bre de ori­gen náhuatl, de­ri­va­do de la pre­sen­cia nahua en el estado. So­lo Emi­li­ano Za­pa­ta y Aya­la de­ben su nom­bre a un per­so­na­je de la his­to­ria de Mé­xi­co. Aho­ra son 35 y de ellos, los más re­cien­tes, ade­más de Te­moac, son, Za­ca­te­pec (1938), Tetela del Volcán (1937), Te­mix­co (1933), Emi­li­ano Za­pa­ta y Atlatlahu­can (1932) y Huit­zi­lac, en 1921. An­tes de ellos, la ma­yo­ría fue­ron re­co­no­ci­dos co­mo mu­ni­ci­pios en 1824 (Cuer­na­va­ca y Cuautla), en 1825 ( Jo­na­ca­te­pec), en 1826, (Za­cual­pan, Ye­ca­pixtla, Yau­te­pec, Xo­chi­te­pec, To­to­la­pan, Tla­ya­ca­pan, Tla­quil­te­nan­go, Tla­ti­za­pán, Te­te­ca­la, Te­poztlán, Te­pal­cin­go, Puente de Ixtla, Mia­catlán, Jiu­te­pec y Jan­te­tel­co. En 1847, Jo­jutla, en 1848, Tlal­ne­pantla, en 1849, Ma­za­te­pec; en 1861, Coatlán del Río; en 1868, Aya­la y Ama­cu­zac y en 1898, Axo­chia­pan.

Un he­cho cu­rio­so: el lu­gar don­de se vo­tó para la crea­ción de los nue­vos mu­ni­ci­pios mo­re­len­ses, es Ca­sa Ca­ta­lu­ña, se­de al­ter­na del Con­gre­so de Mo­re­los, y que nos re­fie­re a la re­gión de Es­pa­ña que ha vi­vi­do du­ros mo­men­tos por su afán se­pa­ra­cio­nis­ta, por ser, co­mo Galicia y el País Vas­co, “na­cio­na­li­da­des his­tó­ri­cas”.

Pe­ro hay más ejem­plos: la ex­tin­ción de la URSS, la se­pa­ra­ción de Che­cos­lo­va­quia (hoy Re­pú­bli­ca Checa) y Es­lo­va­quia, Ti­mor Orien­tal (an­tes co­lo­nia de Por­tu­gal), Ko­so­vo, an­tes de Ser­bia, la an­ti­gua Yu­gos­la­via, o Su­dán del Sur. Y hay mu­chos más: Bre­ta­ña, Cór­ce­ga y Nor­man­día quie­ren de­jar Fran­cia, co­mo Si­ci­lia y Cer­de­ña, Ita­lia. La pro­pia Gran Bre­ta­ña (Es­co­cia, Irlanda y Ga­les) se ha se­pa­ra­do de la Unión Eu­ro­pea, con­ser­van­do su mo­ne­da, la li­bra es­ter­li­na, la más co­ti­za­da del mun­do, que no des­apa­re­ció ni cuan­do era par­te de la zo­na del eu­ro. El estado de Ca­li­for­nia, la sex­ta eco­no­mía del mun­do (más ri­co que Fran­cia y con más po­bla­ción que Po­lo­nia) vi­ve una efer­ves­cen­cia si­mi­lar, pues un gru­po sub­ver­si­vo quie­re de­jar la Unión Ame­ri­ca­na en des­pre­cio a Do­nald Trump. La cam­pa­ña “Yes Ca­li­for­nia” (o #Ca­le­xit en re­des so­cia­les) bus­ca ge­ne­rar un re­fe­ren­do en 2018 que, de apro­bar­se, ha­ría que el estado fue­ra un país in­de­pen­dien­te.

En Mé­xi­co, ya se dio el Mo­vi­mien­to Re­pú­bli­ca de Ba­ja Ca­li­for­nia, un mo­vi­mien­to ciu­da­dano for­ma­do por un gru­po de ti­jua­nen­ses en oc­tu­bre de 2013, co­mo ex­pre­sión del des­con­ten­to por la re­for­ma ha­cen­da­ria fe­de­ral me­xi­ca­na de ese año, en la que dis­pu­so la ho­mo­lo­ga­ción del im­pues­to al va­lor agre­ga­do (IVA) en las zo­nas fron­te­ri­zas con la ta­sa pre­va­len­te el res­to de la re­pú­bli­ca. Al­go así co­mo en al­gún tiem­po Te­xas, que bus­ca­ba no de­pen­der ni de Mé­xi­co ni de los Es­ta­dos Uni­dos, o la her­ma­na re­pú­bli­ca de Yu­ca­tán, que geo­grá­fi­ca y cul­tu­ral­men­te sí lle­gó a ais­lar­se del res­to de los es­ta­dos del pac­to fe­de­ral, pues la Pe­nín­su­la, al in­de­pen­di­zar­se de Es­pa­ña, sin de­rra­mar una so­la go­ta de sangre y sin dis­pa­rar nin­gu­na ba­la, el 15 de sep­tiem­bre de 1821, se unió a la Con­fe­de­ra­ción Me­xi­ca­na el 29 de ma­yo de 1823 co­mo Re­pú­bli­ca Fe­de­ra­da, na­cien­do así la I Re­pú- bli­ca de Yu­ca­tán, tal co­mo apa­re­cen en los de­cre­tos del Con­gre­so yu­ca­ta­nen­se.

Pe­ro en Mo­re­los, el se­pa­ra­tis­mo se ma­ni­fies­ta de peor ma­ne­ra en vís­pe­ras del pro­ce­so elec­to­ral del 2018, con fren­tes, alian­zas y aso­cia­cio­nes con­tra na­tu­ra, vía me­ro prag­ma­tis­mo po­lí­ti­co para llegar al po­der, y don­de lo que me­nos im­por­ta es la pla­ta­for­ma ideo­ló­gi­ca o la vo­ca­ción por el ser­vi­cio pú­bli­co. La po­la­ri­za­ción den­tro de los par­ti­dos, las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad y los sec­to­res so­cia­les ha evi­den­cia­do las pro­fun­dad di­fe­ren­cias entre pai­sa­nos, La cri­sis al in­te­rior de la UAEM, agu­di­za­do por el re­le­vo en la rec­to­ría, han si­do el ca­ta­li­za­dor de fi­lias y fo­bias que se han en­tre­mez­cla­do con los que creen que Ve­ra es un per­se­gui­do po­lí­ti­co y para otros, un pi­llo.

Re­cu­rro a Jor­ge Bu­cay. Es­te psi­co dra­ma­tur­go ar­gen­tino, di­jo: “¿Por qué es im­po­si­ble la in­de­pen­den­cia? Por­que para ser in­de­pen­dien­te ha­bría que ser au­to­su­fi­cien­te, y na­die lo es. Na­die pue­de pres­cin­dir de los de­más en for­ma per­ma­nen­te. Ne­ce­si­ta­mos de los otros, irre­me­dia­ble­men­te, de mu­chas y di­fe­ren­tes ma­ne­ras.”

Has­ta la pró­xi­ma en­tre­ga, don­de po­drán se­guir le­yen­do lo que hay en mi men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.