El fu­tu­ro lo­gro de Ur­qui­za…

El Sol de Cuernavaca - - Análisis - DA­NIEL MAR­TÍ­NEZ CASTELLANOS

Gustavo Ur­qui­za Bel­trán, Se­cre­ta­rio de In­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Estado de Mo­re­los, fue elec­to ayer por ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da co­mo el nue­vo rec­tor de la ins­ti­tu­ción en re­le­vo de Je­sús Ale­jan­dro Ve­ra Ji­mé­nez con lo que de­be­rá ini­ciar, por lo me­nos así los es­pe­ran mu­chos dam­ni­fi­ca­dos del ve­ris­mo, una nue­va épo­ca para la UAEM.

La pe­ti­ción de una de las con­se­je­ras uni­ver­si­ta­rias, que lue­go se­ría se­cun­da­da por va- rios más, de que Ur­qui­za se hi­cie­ra car­go de for­ma in­me­dia­ta es evi­den­cia del des­gas­te que los con­flic­tos in­ter­nos y ex­ter­nos de la ins­ti­tu­ción ge­ne­ra­ron en la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria. La uni­ver­si­dad, con to­do y su au­to­no­mía, no es­tá ais­la­da del estado, del país, del mun­do. La idea de una ins­ti­tu­ción ais­la­da que só­lo se de­be res­pon­der a sí mis­ma es un con­tra­sen­ti­do del de­ber so­cial que real­men­te tiene la uni­ver­si­dad.

Lo que Ur­qui­za pro­po­ne, “una uni­ver­si­dad de ex­ce­len­cia”, es una va­ria­ción enor­me al le­ma que es­co­gió Ve­ra de “uni- ver­si­dad so­cial­men­te res­pon­sa­ble”; no de­bie­ra, por­que la par­te más im­por­tan­te del com­pro­mi­so que una uni­ver­si­dad pú­bli­ca con los re­cur­sos que se des­ti­nan a la UAEM es ser de ex­ce­len­cia. Pe­ro la dis­tan­cia, po­drá juz­gar el lec­tor, es ki­lo­mé­tri­ca.

Por­que Ve­ra ideo­lo­gi­zó la mi­sión uni­ver­si­ta­ria, la tra­to de con­ver­tir en una ins­ti­tu­ción de de­nun­cia, jus­ta o no, y la ale­jó del ca­rác­ter cien­tí­fi­co que nun­ca de­bió per­der.

Fal­ta­rá ver si Ur­qui­za Bel­trán, con to­do y el enor­me res­pal­do que lo­gró del con­se­jo uni­ver­si­ta­rio, tiene al ta­ma­ño su­fi­cien­te para des­en­tra­ñar las ma­ra­ñas que su an­te­ce­sor de­jó, y para des­mon­tar un apa­ra­to de pro­pa­gan­da al que se re­fi­rió de sos­la­yo cuan­do men­cio­nó aque­llo de que en la UAEM se de­be de­fen­der el derecho a la li­bre ex­pre­sión; un co­men­ta­rio que ha­bría si­do ab­sur­do en ca­si cual­quier uni­ver­si­dad pe­ro que, pues­to en la UAEM, se con­vier­te en una mues­tra de pru­den­cia y, por cier­to, de cam­bio en el es­ti­lo per­so­nal de re­gir a la ins­ti­tu­ción.

Por lo pron­to, pa­re­cie­ra que el nue­vo rec­tor tiene los su­fi­cien­tes arres­tos co­mo para, sin de­jar la so­li­da­ri­dad ins­ti­tu­cio­nal con su an­te­ce­sor, em­pe­zar a po­ner or­den en las fi­nan­zas uni­ver­si­ta­rias y cons­truir una nue­va re­la­ción con las ins­ti­tu­cio­nes del estado y la Fe­de­ra­ción.

Si eso se lo­gra, po­dría con­si­de­rar­se que el rec­tor Gustavo sal­vó de hun­dir­se a la uni­ver­si­dad y mu­chos le aplau­di­rán, aunque se tra­te só­lo de per­mi­tir que la ins­ti­tu­ción se man­ten­ga abier­ta.

Des­pués de Ve­ra, lo­grar eso, es lo­grar mu­cho.

Twit­ter: @mar­ti­ne­lli­to Co­rreo elec­tró­ni­co: dmar­ti­nez@ el­sol­de­cuer­na­va­ca.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.