El He­ral­do de Chihuahua: rum­bo al si­glo

El Sol de Cuernavaca - - Análisis - FE­DE­RI­CO OSORIO ALTÚZAR

Así co­mo no se con­ci­be al dia­rio “El Dic­ta­men”, De­cano de la Pren­sa Na­cio­nal, sin el ale­gre y fe­liz Puer­to de Ve­ra­cruz, tam­po­co se­ría po­si­ble su­po­ner a Chihuahua, el Estado Gran­de, sin el pe­rió­di­co “El He­ral­do”, con la de­no­mi­na­ción pro­pia de la En­ti­dad.

Se en­fi­la “El He­ral­do de Chihuahua” ha­cia los cien años de edad. Cum­ple no­ven­ta, no­ta­ble ha­za­ña de sus fun­da­do­res y sos­te­ne­do­res, al fren­te de cu­yo me­dio in­for­ma­ti­vo es­tá el li­cen­cia­do Ja­vier H. Con­tre­ras, au­tor de nu­me­ro­sos y muy va­lio­sos li­bros. “El Me­dio es el Mensaje”, fi­gu­ra en su pro­lí­fi­ca obra.

A sus ca­si cien años, el He­ral­do de Chihuahua lu­ce co­mo un vehícu­lo de co­mu­ni­ca­ción en ple­ni­tud: man­tie­ne vi­go­ro- sos la­zos de unión con la co­mu­ni­dad a la que des­ti­na su ta­rea co­ti­dia­na, pre­ser­va el cli­ma de to­le­ran­cia y li­ber­tad de ex­pre­sión en sus pá­gi­nas; abre sus es­pa­cios en fun­ción de los de­be­res de ob­je­ti­vi­dad y di­ná­mi­ca en las no­ti­cias, y en lo que se re­fie­re a la opi­nión en­ten­di­da co­mo ser­vi­cio. En mo­do al­guno co­mo di­fu­sor de dog­mas y pre­jui­cios. De ma­ne­ra si­mi­lar, al igual que en sus primeros días.

Con mo­ti­vo de su no­na­gé­si­mo aniver­sa­rio, el cuer­po di­rec­ti­vo dio a la luz la pu­bli­ca­ción de un es­plén­di­do vo­lu­men en el que re­co­ge los mo­men­tos cla­ve del de­ve­nir lo­cal y na­cio­nal, sin de­jar de la­do el acae­cer in­ter­na­cio­nal.

Em­pie­za con el presunto ase­sino del ge­ne­ral Ál­va­ro Obre­gón y con­clu­ye con da­tos re­la­ti­vos al pe­so me­xi­cano, al te­ma de los mi­gran­tes. El re­co­rri­do bio­grá­fi­co es de las nue­ve dé­ca­das de su exis­ten­cia.

Lle­va el se­llo editorial de la Or­ga­ni­za­ción Editorial Me­xi­ca­na: OEM.

Las pa­la­bras de do­ña Pa­qui­ta Ra­mos de Váz­quez Ra­ña, al final de la pre­sen­ta­ción de esta me­mo­ria, son efec­ti­va­men­te ple­nas de elo­cuen­cia “Leer el He­ral­do de Chihuahua for­ta­le­ce el or­gu­llo, aun sin vi­vir en Chihuahua. Leer el He­ral­do de Chihuahua nos per­mi­te vi­vir en Chihuahua aun re­si­dien­do a mi­les de ki­ló­me­tros”.

Vi­ve El He­ral­do de Chihuahua sus me­jo­res tiem­pos de ma­du­rez in­for­ma­ti­va y crea- do­ra de opi­nión. En sus pá­gi­nas vi­ven y per­vi­ven las pal­pi­ta­cio­nes del Estado Gran­de: sus vi­ci­si­tu­des dia­rias, su pu­jan­za, el an­sia de se­guir sien­do idén­ti­co a sí mis­mo por en­ci­ma de la ad­ver­si­dad.

Co­mo mu­chas de las co­sas en es­te mun­do su­blu­nar, pa­só su ni­ñez, su ado­les­cen­cia y ju­ven­tud dan­do ser­vi­cio ge­ne­ro­so a su en­torno so­cial, el que lo vio na­cer.

De­cir El He­ral­do es alu­dir a su fun­ción prin­ci­pal de en­te­rar acer­ca de los su­ce­sos co­ti­dia­nos, pe­ro tam­bién a su ca­li­dad de vo­ce­ro de lo que po­dría su­ce­der en ca­so de per­sis­tir en los mis­mos erro­res u omi­sio­nes.

En po­cas pa­la­bras, ha­ce ho­nor a su nom­bre a tra­vés del ejer­ci­cio co­ti­diano que rea­li­za.

Tiem­pos di­fí­ci­les, acia­gos, afron­ta el país en ma­te­ria de in­for­ma­ción, en lo to­can­te a ex­pre­sar la reali­dad de lo fe­no­mé­ni­co, de lo apa­ren­te y en­ga­ño­so. Con ra­zón, se afir­ma en me­dios in­ter­na­cio­na­les que so­mos el te­rri­to­rio más pe­li­gro­so para ex­pre­sar la ver­dad que es­tá en la in­ti­mi­dad de los he­chos.

Sin em­bar­go, te­ne­mos en El He­ral­do de Chihuahua un ejem­plo de ho­nes­ti­dad, de fo­ro abier­to a to­das las ideas, de es­pa­cio con­fia­ble, por su ve­ra­ci­dad y ob­je­ti­vi­dad. Fe­li­ci­ta­cio­nes a su di­rec­tor, el Lic. Ja­vier H. Con­tre­ras, y a su gru­po de tra­ba­jo.

Una cen­tu­ria ha­bla con voz fuer­te de lo que ha si­do, es y po­drá ser, en el me­dia­to e in­me­dia­to fu­tu­ro. Los li­de­raz­gos con esta ca­li­dad y pres­tan­cia con­fir­man en la idea de que so­mos una de­mo­cra­cia viva, en don­de el Estado de Derecho ha­ce va­ler la impu­tación so­bre la im­pu­ni­dad, asi­mis­mo en cu­yo so­lar la li­ber­tad es luz re­lu­cien­te e inex­tin­gui­ble.

http:/fe­de­ri­coo­so­rioal­tu­zar. blogs­pot.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.