Lle­gan las “mu­las” de Cor­pus Ch­ris­ti des­de el Es­ta­do de Mé­xi­co

Ha­ce 40 años, don Luis se de­di­ca a la ela­bo­ra­ción de las fi­gu­ras re­pre­sen­ta­ti­vas del día de Cor­pus Ch­ris­ti

El Sol de Cuernavaca - - Portada -

IS­RAEL MA­RIANO

Don Luis a sus 75 años, ca­da año vie­ne a Cuer­na­va­ca, apro­ve­cha los días pre­vios al jue­ves 15 de junio que se con­me­mo­ra el día de las mu­las o jue­ves de cor­pus ch­ris­ti, don­de la Igle­sia Ca­tó­li­ca ce­le­bra 60 días des­pués del do­min­go de re­su­rrec­ción, la eu­ca­ris­tía que se reali­zó el jue­ves san­to du­ran­te la úl­ti­ma ce­na; los pro­duc­tos que ven­de son ela­bo­ra­dos por sus ma­nos, de sus fi­gu­ras “mu­li­tas” ga­na 10 y 20 pe­sos, es ori­gi­na­rio de Ler­ma, Es­ta­do de Mé­xi­co.

Pa­ra ga­nar unos pe­sos apro­ve­cha es­ta tem­po­ra­da, pues des­de ha­ce 40 años co­men­zó a tra­ba­jar las fi­gu­ras, con uni­cel y to­to­moxtle, me­jor co­no­ci­da co­mo ho­ja de elo­te, pe­da­zos de ma­de­ra e hi­los de co­lo­res, que al fi­nal dan for­ma a un ani­ma­li­to que car­ga ma­le­tas o cos­ta­les.

Don Luis es­ta­ba en el Cen­tro de Cuer­na­va­ca, en una mano con un pe­que­ño hilo car­ga­ba a las “mu­li­tas” de 20 pe­sos, y en otra ad­he­ri­dos a un va­ra, las de 10 pe­sos, por­que se pue­den co­lo­car en la so­la­pa, “es­tas son pa­ra las da­mas”, ata­jó de in­me­dia­to, y “es­tán he­chas de ho­ji­tas”, co­men­tó des­con­fia­do, por­que no en­ten­día por­que tan­tas pre­gun­tas.

Aun­que lle­va un ra­ci­mo de es­tas fi­gu­ras, men­cio­nó que le lle­vó ca­si to­do el año ha­cer­las y te­ner­las lis­tas ca­si una quin­ce­na an­tes de la fe­cha de la ce­le­bra­ción, “¿cuán­tas van a que­rer o qué?”, re­tó, al­zan­do los ojos ba­jo el som­bre­ro.

Se­gún los re­la­tos, a pe­sar de que es­ta tra­di­ción ini­ció co­mo una for­ma de dar gra­cias a Dios por la co­se­cha ob­te­ni­da, pos­te­rior­men­te dio vi­da a una gran fe­ria que con­gre­ga­ba ar­te­sa­nos y co­mer­cian­tes de mu­chos pun­tos de Mé­xi­co, quie­nes traían mer­can­cías tam­bién a lo­mo de mu­la, ya que en esa épo­ca las acé­mi­las con los bu­rros eran los pre­fe­ri­dos de los arrie­ros pa­ra tras­la­dar su mer­can­cía y ven­der­la en los cen­tros ur­ba­nos.

Hoy en día de las mu­las, es­tas fi­gu­ras tam­bién se usan en bro­ma, pues, al re­ga­lar a una per­so­na, se le ca­ta­lo­ga co­mo ter­ca; no obs­tan­te, en cuan­to a la re­li­gión, las per­so­nas lle­van a sus hi­jos a las igle­sias con un atuen­do de “in­di­to”, ves­ti­dos de man­ta, con bi­go­tes pin­ta­dos; mien­tras que a las ni­ñas se les pue­de dis­fra­zar con tren­zas y hua­ra­ches, y en la es­pal­da col­ga­das fi­gu­ras de hua­ca­li­tos con co­ma­les, so­pla­do­res de pal­ma, pla­tos, anafres y cu­cha­ras to­do en mi­nia­tu­ra.

Luis Huer­ta tie­ne un pues­to de pe­rió­di­cos en la ciu­dad de Ler­ma, pe­ro apro­ve­cha la tem­po­ra­da de las “mu­las” pa­ra ga­nar­se un di­ne­ro ex­tra, aun­que la gen­te ya no com­pra mu­cho es­tas fi­gu­ras, el fin de semana ad­vir­tió que es­ta­rá en Te­poztlán, pues “los ame­ri­ca­nos son los que más com­pran”.

Froy­lán Tru­ji­llo

Don Luis tra­ba­ja las fi­gu­ras con ma­te­rial co­mo uni­cel y ho­ja de elo­te, así co­mo ma­de­ra e hi­los de co­lo­res/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.