Ju­lián Güi­tron Fuen­te­vi­lla

El Sol de Cuernavaca - - Portada - Ju­lián Güi­trón

EN­CI­CLO­PE­DIA JU­RÍ­DI­CA DE LA FA­CUL­TAD DE DE­RE­CHO DE LA UNAM NUE­VA EDI­CIÓN VI­GÉ­SI­MA SE­GUN­DA PAR­TE

Tra­di­cio­nal­men­te la jus­ti­fi­ca­ción de las nor­mas ci­vi­les que dan pre­fe­ren­cia a la ma­dre en el otor­ga­mien­to de la guar­da y cus­to­dia de los me­no­res de edad se fun­da­men­ta­ba en una idea pre­con­ce­bi­da, en la cual la mu­jer go­za­ba de una es­pe­cí­fi­ca ap­ti­tud pa­ra cui­dar a los hi­jos. Es­ta jus­ti­fi­ca­ción es­ta­ba acor­de con una vi­sión que es­ta­ble­cía una cla­ra di­vi­sión de los ro­les atri­bui­dos al hom­bre y a la mu­jer. El gé­ne­ro re­sul­ta­ba un fac­tor de­ter­mi­nan­te en el re­par­to de fun­cio­nes y ac­ti­vi­da­des, lo que con­lle­va un cla­ro do­mi­nio so­cial del hom­bre so­bre la mu­jer, la cual se con­ce­bía úni­ca­men­te co­mo ma­dre y ama de ca­sa que de­bía per­ma­ne­cer en el ho­gar y ve­lar por el cui­da­do y bie­nes­tar de los hi­jos. Es­ta idea no es com­par­ti­da por la pri­me­ra sa­la de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción y re­sul­ta inad­mi­si­ble en un or­de­na­mien­to ju­rí­di­co co­mo el nues­tro, en el cual el prin­ci­pio de igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res re­sul­ta uno de los pi­la­res fun­da­men­ta­les del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. La ten­den­cia cla­ra, en es­tos tiem­pos, mar­ca el rum­bo ha­cia una fa­mi­lia en la que sus miem­bros fun­da­do­res go­zan de los mis­mos de­re­chos y en cu­yo seno y fun­cio­na­mien­to han de par­ti­ci­par y coope­rar a fin de rea­li­zar las ta­reas de la ca­sa y el cui­da­do de los hi­jos. La mu­jer ha de­ja­do de ser re­du­ci­da al pa­pel de ama de ca­sa y, por el con­tra­rio, ejer­ce en ple­ni­tud, con li­ber­tad e in­de­pen­den­cia, la con­fi­gu­ra­ción de su vi­da y su pa­pel en la fa­mi­lia. Es­ta pri­me­ra sa­la tam­bién se se­pa­ra de aque­llas jus­ti­fi­ca­cio­nes ba­sa­das en que la pre­sun­ción de que la ma­dre al ser la más ap­ta y ca­pa­ci­ta­da pa­ra el otor­ga­mien­to de la guar­da y cus­to­dia, tie­ne sus­ten­to en la reali­dad so­cial y en las cos­tum­bres im­pe­ran­tes den­tro del nú­cleo so­cial na­cio­nal. Es un he­cho no­to­rio que el fun­cio­na­mien­to in­terno de las fa­mi­lias, en cuan­to a la dis­tri­bu­ción de ro­les en­tre el pa­dre y la ma­dre, ha evo­lu­cio­na­do ha­cia una ma­yor par­ti­ci­pa­ción del pa­dre en la ta­rea del cui­da­do de los me­no­res, se ha con­ver­ti­do en una fi­gu­ra pre­sen­te que ha asu­mi­do la fun­ción cui­da­do­ra. Di­cha evo­lu­ción no se ha ge­ne­ra­li­za­do en to­das las fa­mi­lias, pe­ro sí pue­de evi­den­ciar­se en mu­chas de ellas y esa di­ná­mi­ca de­be re­fle­jar­se en la me­di­da ju­di­cial que se adop­te so­bre la guar­da y cus­to­dia de los hi­jos me­no­res. En cla­ra con­tra­po­si­ción con el pa­sa­do, en el que el re­par­to de las ta­reas de la ca­sa, in­clui­do el cui­da­do de los hi­jos, ve­nía im­pues­to por la tra­di­ción co­mo al­go da­do, aho­ra, el re­par­to de las fun­cio­nes fa­mi­lia­res ha de ser ob­je­to de dis­cu­sión, de ne­go­cia­ción, de pac­to en­tre los cón­yu­ges. Si se res­pe­ta el mar­co de la ne­ce­sa­ria e in­sus­ti­tui­ble li­ber­tad y au­to­no­mía de las par­tes (los miem­bros de la pa­re­ja), cual­quier re­par­to re­sul­ta per­fec­ta­men­te vá­li­do, efi­caz y me­re­ce­dor de pro­tec­ción.

En cual­quier ca­so, lo re­le­van­te es que no exis­te una so­la reali­dad en la que la mu­jer ten­ga co­mo fun­ción úni­ca y pri­mor­dial, el cui­da­do de los me­no­res.

Am­pa­ro di­rec­to en re­vi­sión 1573/2011. 7 de mar­zo de 2012. Cin­co vo­tos.

Po­nen­te: Ar­tu­ro Zal­dí­var Le­lo de La­rrea. Se­cre­ta­rio: Javier Mi­jan­gos y

Gon­zá­lez.

¿QUÉ PA­SA CON LOS BIE­NES DEL ME­NOR O IN­CA­PA­CI­TA­DO?

Del ar­tícu­lo 425 al 442 del Có­di­go Ci­vil pa­ra la Ciu­dad de Mé­xi­co se re­gu­la es­ta ma­te­ria. En pri­mer lu­gar se le­gis­ló so­bre los re­pre­sen­tan­tes le­gí­ti­mos del me­nor, que son quie­nes ejer­cen la pa­tria po­tes­tad; ex­pre­sa­men­te el nu­me­ral 425 or­de­na: “Los que ejer­cen la pa­tria po­tes­tad son le­gí­ti­mos re­pre­sen­tan­tes de los que es­tán ba­jo de ella, y tie­nen la ad­mi­nis­tra­ción le­gal de los bie­nes que les per­te­ne­cen, con­for­me a las pres­crip­cio­nes de es­te Có­di­go”.

En la hi­pó­te­sis de que quien ad­mi­nis­tre los bie­nes del me­nor sea nom­bra­do por con­sen­so, el ar­tícu­lo 426 de­ter­mi­na que: Cuan­do la pa­tria po­tes­tad se ejer­za a la vez por el pa­dre y por la ma­dre, o por el abue­lo y la abue­la, o por los adop­tan­tes, el ad­mi­nis­tra­dor de los bie­nes se­rá nom­bra­do por mu­tuo acuer­do; pe­ro el de­sig­na­do con­sul­ta­rá en to­dos los ne­go­cios a su con­sor­te y re­que­ri­rá su con­sen­ti­mien­to ex­pre­so pa­ra los ac­tos más im­por­tan­tes de la ad­mi­nis­tra­ción.

En cuan­to a la ti­tu­la­ri­dad de la pa­tria po­tes­tad, se in­clu­ye ade­más la re­pre­sen­ta­ción en jui­cio del me­nor, al res­pec­to el nu­me­ral 427 del có­di­go ana­li­za­do or­de­na que: La per­so­na que ejer­za la pa­tria po­tes­tad re­pre­sen­ta­rá tam­bién a los hi­jos en jui­cio; pe­ro no po­drá ce­le­brar nin­gún arre­glo pa­ra ter­mi­nar­lo, si no es con el con­sen­ti­mien­to ex­pre­so de su con­sor­te, y con la au­to­ri­za­ción ju­di­cial cuan­do la ley lo re­quie­ra ex­pre­sa­men­te.

La im­por­tan­cia que pa­ra el de­re­cho fa­mi­liar tie­ne la si­tua­ción del me­nor con bie­nes se le­gis­la en el pre­cep­to 428, que al res­pec­to ex­pre­sa:

Los bie­nes del hi­jo, mien­tras es­té en la pa­tria po­tes­tad, se di­vi­den en dos cla­ses: I. Bie­nes que ad­quie­ra por su tra­ba­jo; y II. Bie­nes que ad­quie­ra por cual­quier otro tí­tu­lo.

El Có­di­go Ci­vil di­vi­de el des­tino de los bie­nes que el me­nor ha­ya ad­qui­ri­do por su tra­ba­jo, se le otor­ga la pro­pie­dad, la ad­mi­nis­tra­ción y el usu­fruc­to de és­tos. En cuan­to a los bie­nes que el me­nor hu­bie­re ad­qui­ri­do por cual­quier tí­tu­lo de do­mi­nio, el nu­me­ral 430 dis­po­ne lo si­guien­te:

En los bie­nes de la se­gun­da cla­se, la pro­pie­dad y la mi­tad del usu­fruc­to per­te­ne­cen al hi­jo; la ad­mi­nis­tra­ción y la otra mi­tad del usu­fruc­to co­rres­pon­de a las per­so­nas que ejer­zan la pa­tria po­tes­tad. Sin em­bar­go, si los hi­jos ad­quie­ren bie­nes por he­ren­cia, le­ga­do o do­na­ción y el tes­ta­dor o do­nan­te ha dis­pues­to que el usu­fruc­to per­te­nez­ca al hi­jo o que se des­ti­ne a un fin de­ter­mi­na­do, se es­ta­rá a lo dis­pues­to.

Con­si­de­ran­do la fi­gu­ra del usu­fruc­to y el por­cen­ta­je a que tie­nen de­re­cho los ti­tu­la­res de la pa­tria po­tes­tad, el ar­tícu­lo 431 del có­di­go en co­men­to or­de­na: “Los pa­dres pue­den re­nun­ciar su de­re­cho a la mi­tad del usu­fruc­to, ha­cien­do cons­tar su re­nu­ncia por es­cri­to o de cual­quier otro mo­do que no de­je lu­gar a du­da”.

Tra­tán­do­se de fru­tos ci­vi­les, co­mo ré­di­tos y ren­tas que per­te­nez­can a los hi­jos, se legislan en el ar­tícu­lo 433 del có­di­go en aná­li­sis:

Los ré­di­tos y ren­tas que se ha­yan ven­ci­do an­tes de que los pa­dres, abue­los o adop­tan­tes en­tren en po­se­sión de los bie­nes cu­ya pro­pie­dad co­rres­pon­da al hi­jo, per­te­ne­cen a és­te, y en nin­gún ca­so se­rán fru­tos de que de­ba go­zar la per­so­na que ejer­za la pa­tria po­tes­tad.

La res­pon­sa­bi­li­dad ju­rí­di­ca pa­ra los ti­tu­la­res de la pa­tria po­tes­tad, en cuan­to al go­ce del usu­fruc­to, tie­ne un tra­ta­mien­to es­pe­cial en el có­di­go, el cual in­di­ca en el nu­me­ral 434 lo si­guien­te: El usu­fruc­to de los bie­nes con­ce­di­do a las per­so­nas que ejer­zan la pa­tria po­tes­tad, lle­va con­si­go las obli­ga­cio­nes que ex­pre­sa el Ca­pí­tu­lo II del Tí­tu­lo VI, y ade­más, las im­pues­tas a los usu­fruc­tua­rios, con ex­cep­ción de la obli­ga­ción de dar fian­za, fue­ra de los ca­sos si­guien­tes: I. Cuan­do los que ejer­zan la pa­tria po­tes­tad han si­do de­cla­ra­dos en quie­bra, o es­tén con­cur­sa­dos; II. Cuan­do con­trai­gan ul­te­rio­res nup­cias; y III. Cuan­do su ad­mi­nis­tra­ción sea no­to­ria­men­te rui­no­sa pa­ra los hi­jos.

CRÍ­TI­CA AL LE­GIS­LA­DOR DE LA CDMX

Aten­dien­do a la ex­pli­ca­ción ge­ne­ral que hi­ci­mos en la uni­dad 4 de es­ta obra, en re­la­ción con el ma­tri­mo­nio de me­no­res y su eman­ci­pa­ción, es­ta fi­gu­ra ju­rí­di­ca ha que­da­do abro­ga­da y co­mo el de­cre­to del 13 de ju­lio de 2016 no in­clu­yó los nu­me­ra­les 31-I, 93, 412, 435, 438-I, 442, 443-II, 451, 473, 499, 607 bis, 624-II, 636, 641 y 643, que en esen­cia se re­fie­ren a las res­tric­cio­nes le­ga­les por eman­ci­pa­ción, es im­por­tan­te sub­ra­yar que a par­tir de la fe­cha pre­ci­ta­da la si­tua­ción del hi­jo o hi­ja eman­ci­pa­da por ma­tri­mo­nio ten­drá, en­tre otras, las si­guien­tes con­se­cuen­cias.

El ar­tícu­lo 31, que ha­bla del do­mi­ci­lio le­gal, dis­po­ne en la frac­ción I que la del me­nor de edad no eman­ci­pa­do se­rá el de quien ejer­za la pa­tria po­tes­tad.

Res­pec­to a las ac­tas de eman­ci­pa­ción por ma­tri­mo­nio, el ar­tícu­lo 93 del Có­di­go Ci­vil or­de­na que: “En los ca­sos de eman­ci­pa­ción por efec­to del ma­tri­mo­nio —por­que ya no exis­te es­ta fi­gu­ra de­be abro­gar­se es­te pre­cep­to— no se ex­ten­de­rá ac­ta por se­pa­ra­do; se­rá su­fi­cien­te pa­ra acre­di­tar­la, el ac­ta de ma­tri­mo­nio.”

En el te­ma de la pa­tria po­tes­tad y su ter­mi­na­ción por ma­tri­mo­nio del eman­ci­pa­do, que se re­gu­la en el ar­tícu­lo 412 del Có­di­go Ci­vil de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ya no tie­ne ra­zón de ser a pe­sar de que tex­tual­men­te pres­cri­be: “Los hi­jos me­no­res de edad no eman­ci­pa­dos es­tán ba­jo la pa­tria po­tes­tad mien­tras exis­ta al­guno de los as­cen­dien­tes que de­ban ejer­cer­la con­for­me a la Ley”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.