Tla­ya­ca­pan, cu­na de los chi­ne­los

Los na­ti­vos en­con­tra­ron la ma­ne­ra de des­qui­tar­se de los es­pa­ño­les que los traían a mar­chas for­za­das

El Sol de Cuernavaca - - Local - OFELIA ES­PI­NO­ZA

AT­la­ya­ca­pan se le con­si­de­ra­da la cu­na del chi­ne­lo. Du­ran­te el Vi­rrei­na­to, con ese tra­je los ori­gi­na­rios de esa co­mu­ni­dad apro­ve­cha­ban sus tres días de des­can­so pa­ra bur­lar­se de los co­lo­ni­za­do­res, quie­nes los te­nían como es­cla­vos pa­ra cons­truir el con­ven­to de San Juan Bau­tis­ta, obra que tar­dó 40 años en edi­fi­car­se.

Juan Car­los Sa­la­zar, uno de los guías de Tla­ya­ca­pan, ex­pli­có que apro­xi­ma­da­men­te en 1534 se ini­ció la cons­truc­ción del ex con­ven­to, en don­de los es­pa­ño­les es­cla­vi­za­ron a los ori­gi­na­rios pa­ra que lo cons­tru­ye­ran.

Du­ran­te mu­chos años, a los in­dí­ge­nas no se les da­ban des­can­sos, por lo que tra­ba­ja­ban to­dos los días del año. Des­de esa fe­cha, los co­lo­ni­za­do­res to­ma­ron a los ha­bi­tan­tes de Tla­ya­ca­pan pa­ra ha­cer los tra­ba­jos pe­sa­dos. Y en días pre­vios a la cua­res­ma, los es­pa­ño­les rea­li­za­ban sus fes­te­jos en don­de dis­fru­ta­ban del vino y la co­mi­da, a los que no se in­cluía a los na­ti­vos.

En el si­glo XVII, los es­pa­ño­les op­ta­ron dar tres días de des­can­so, an­tes del miér­co­les de ce­ni­za, a los po­bla­do­res; es ahí don­de los na­ti­vos for­ma­ron sus cua­dri­llas que sa­lían a las ca­lles pa­ra bur­lar­se de los es­pa­ño­les.

“Lo que ha­cían pa­ra bur­lar­se era uti­li­zar una más­ca­ra de car­tón, po­nién­do­la con la piel blan­ca, ojos de co­lo­res, la bar­ba la po­nían con va­rias tren­ci­tas; a es­tos per­so­na­jes se le lla­ma­ba huehuet­zin o huehue, que sig­ni­fi­ca vie­jo o an­ciano feo”, na­rró el guía.

Cuan­do los ori­gi­na­rios rea­li­za­ban es­tá sá­ti­ra te­nían que ha­cer muy agu­da y dis­tin­ta su voz, por­que en ca­so de que fue­ran iden­ti­fi­ca­dos eran en­ce­rra­dos y gol­pea­dos a la­ti­ga­zos por ha­cer esa bur­la.

Con el pa­so de al­gu­nos años, na­ció el chi­ne­lo. Con és­te se ri­di­cu­li­zó al hom­bre es­pa­ñol, pues lo ves­tían de mu­jer; es de­cir que al per­so­na­je ca­rac­te­ri­za­do se le pu­so ves­ti­do blan­co, una más­ca­ra y un enor­me som­bre­ro ador­na­do de cha­qui­ra y tres plu­mas, tal y como lo uti­li­za­ban las mu­je­res es­pa­ño­las de esa épo­ca.

Por su par­te, Jo­sé Luis Pé­rez, uno de los or­ga­ni­za­do­res del Huehuet­zin, ex­pli­có que la pa­la­bra chi­ne­lo pro­vie­ne del náhuatl tzi­ne­loa. Los chi­ne­los apro­ve­cha­ban esas fe­chas pa­ra po­der bai­lar con las hi­jas de los es­pa­ño­les, es­to sin que fue­ran cas­ti­ga­dos; po­dían bai­lar con una o dos mu­je­res, por lo que en Tla­ya­ca­pan el chi­ne­lo no bai­la so­lo, sino acom­pa­ña­do de alguna da­ma.

“Tla­ya­ca­pan es el úni­co lu­gar en don­de ha­bla el chi­ne­lo, por­que en otros la­dos no ha­blan, y tie­nen un tono en es­pe­cial; otra ca­rac­te­rís­ti­ca que tie­ne el chi­ne­lo, aquí, es el bai­le, só­lo se ocu­pan dos pa­so sen­ci­llos. Aquí to­da­vía se con­ser­va la mú­si­ca ori­gi­nal, que se pu­do res­ca­tar con la ban­da ori­gi­nal de San­ta­ma­ría, con un per­so­na­je que se le apo­da­ba “Chu­cho El Muerto” (Je­sús Me­za) que era quien chi­fla­ba los chi­ne­los, y don Bri­gi­do San­ta­na res­ca­ta­ba los so­nes ori­gi­na­les”, re­sal­tó Jo­sé Luis.

Pre­vio al car­na­val, pun­tua­li­zó que el even­to de­no­mi­na­do Huehuet­zin se efec­túa con per­so­na­jes ves­ti­dos de man­ta con ro­pa vie­ja y más­ca­ras de car­tón, imi­tan­do al es­pa­ñol. Es­te even­to, di­jo, se lle­va­rá a ca­bo el pró­xi­mo 10 de fe­bre­ro. Al con­cluir el re­co­rri­do, lle­ga­rá la ban­da Bri­gi­do San­ta­na, que to­ca los so­nes ori­gi­na­les del chi­ne­lo; des­pués se jun­ta­rán las cua­tro com­par­sas, ahí los ori­gi­na­rios de Tla­ya­ca­pan pon­drán los ten­di­dos en la ex­pla­na­da y da­rán a los vi­si­tan­tes el pon­che de le­che, el mui­cle y el agua de chi­cha.

Tla­ya­ca­pán tie­ne como sím­bo­lo el chi­ne­lo

Cortesía

Las más­ca­ras uti­li­za­das en el brin­co/

Des­de pe­que­ños adop­tan la tra­di­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.