Uni­dad forzada de priis­tas en en­cuen­tro con J.A. Mea­de

El Sol de Cuernavaca - - Local - IS­RAEL MA­RIANO

Fue­ron po­cos los priis­tas que acom­pa­ña­ron a José An­to­nio Mea­de, precandidato a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca; pa­ra no ver­se mal, los mi­li­tan­tes tri­co­lo­res afir­ma­ron que es­tu­vie­ron pre­sen­tes los que eran ne­ce­sa­rios. En el si­tio de la reunión hu­bo de­ma­sia­da se­gu­ri­dad, va­llas, "re­te­nes", cer­cas y áreas vip; mu­chos se des­ani­ma­ron. Des­pués de to­do un aca­rreo se­lec­ti­vo, so­la­men­te al­gu­nos al­cal­des y dipu­tados priis­ta cum­plie­ron el en­car­go de lle­var en­tre 10 a 20 per­so­nas. Aden­tro, fue evi­den­te la uni­dad forzada.

Es­ta vez no hu­bo mo­vi­li­za­ción de ma­sas, ni el aca­rreo se hi­zo pre­sen­te. Aun­que, los res­pon­sa­bles de los sec­to­res sí tu­vie­ron que lle­var una po­rra, cu­yas pla­ye­ras im­pro­vi­sa­das fue­ron pin­ta­das allí mis­mo. Pa­ra ejem­plo, las del Or­ga­nis­mo Na­cio­nal de Mu­je­res Priis­tas (ONMP­ri). Tam­bién, se po­dían ver car­te­les he­chos de úl­ti­mo mo­men­to, és­tos del Mo­vi­mien­to Te­rri­to­rial (MT); so­bre­sa­lían glo­bos, ésos que se uti­li­zan en los fes­te­jos de quin­cea­ñe­ras, los cua­les lle­va­ban las le­tras, po­co cla­ras, de su ape­lli­do.

Los úni­cos mo­men­tos bue­nos fue­ron cuan­do la ban­da in­ter­pre­ta­ba te­mas mu­si­ca­les, con­jun­to que al­gún ave­za­do se le ocu­rrió lle­var. Pe­ro era no­to­rio que esa fies­ta no era co­mo en otros mo­men­tos. Tal vez el po­co tono era por las sa­las VIP que los priis­tas de al­cur­nia no qui­sie­ron com­par­tir, o po­si­ble­men­te por­que el lu­gar en don­de se hi­zo el re­ci­bi­mien­to es­tu­vo apar­ta­do, o pue­de que se de­ba a que era el pri­mer en­cuen­tro con el aban­de­ra­do tri­co­lor; co­mo sea, los priis­tas mo­re­len­ses se con­tu­vie­ron y no echa­ron la ca­sa por la ven­ta­na.

No pu­do fal­tar la tra­di­cio­nal tor­ta y ju­go, que só­lo fue re­par­ti­do pa­ra unos cuan­tos. La in­di­ca­ción fue que los asis­ten­tes lle­va­rían el dis­tin­ti­vo ro­jo en su ves­tua­rio, y así ya no fue ne­ce­sa­rio des­ple­gar ban­de­ras o uten­si­lios.

La ci­ta fue a las 9:30 ho­ras, pe­ro el precandidato Mea­de Ku­ri­bre­ña lle­gó a las 11:00 ho­ras. An­tes, se reunió con la cla­se po­lí­ti­ca priis­ta de Mo­re­los en un sa­lón con­ti­guo; lue­go, sa­lió al even­to prin­ci­pal y ca­mi­nó en­tre sa­lu­dos. Iba son­rien­te, acom­pa­ña­do de su es­po­sa. En su dis­cur­so, re­to­mó la ocu­rren­cia del "yo me­ro", has­ta in­vo­lu­cró a su "to­ca­yo" (Jor­ge Mea­de Oca­ran­za), al que le pi­dió que re­pi­tie­ra esa fra­se cuan­do le pre­gun­ta­rá quién va a ga­nar la Gu­ber­na­tu­ra en Mo­re­los.

Tre­ce mi­nu­tos de dis­cur­so, lue­go se des­pi­dió. El priis­mo mo­re­len­se es­ta vez no qui­so de­mos­trar múscu­lo, y aun­que in­ten­tó de­mos­trar uni­dad, to­da se­ñal fue forzada. Hu­bo un mo­men­to en que Jor­ge Mea­de pi­dió a los as­pi­ran­tes que subie­ran con él, a don­de da­ba su dis­cur­so; "es­ta­mos to­dos", di­jo a Del Va­lle, Pa­co Mo­reno, Ro­sa­li­na Ma­za­ri, Sa­muel Pal­ma y Ama­do Orihue­la, pe­ro fal­tó Ma­tías Na­za­rio. A pe­sar de to­do, los priis­tas mo­re­len­ses in­ten­ta­ron son­reír, ce­le­brar y unir­se con la vi­si­ta de su precandidato a la Pre­si­den­cia, pe­ro fue más a fuer­za que con ga­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.